Plan de infraestructuras de Biden recibe el apoyo del Senado en un voto clave

El plan de infraestructuras del presidente estadounidense, Joe Biden, recibió este miércoles el respaldo del Senado, que votó a (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
  • El apoyo del Senado llega al Plan de Infraestructura del presidente Joe Biden
  • El ejecutivo afirma que la Casa Blanca está revisando si abrir las fronteras con Europa
  • Un teléfono rojo con China puede ser una realidad para Biden

Washington, 28 jul (EFE News).- El plan de infraestructuras del presidente estadounidense, Joe Biden, recibió este miércoles el respaldo del Senado, que votó a favor de debatir la iniciativa después de semanas de tira y afloja entre demócratas y republicanos. El resultado muestra la voluntad de los dos partidos de aprobar uno de los planes más importantes de Biden, que busca invertir aproximadamente un billón de dólares a lo largo de 8 años en la reconstrucción de puentes, ferrocarriles, puertos y aeropuertos del país.

En concreto, el plan de Biden superó un voto de procedimiento con 67 votos a favor y 32 en contra, lo que significa que el debate se centrará ahora en el contenido de la iniciativa. Fue necesario que varios senadores republicanos votaran a favor del proyecto porque los demócratas tienen una estrecha mayoría de 50 escaños, una cifra insuficiente para aprobar la medida por sí solos. En la mayoría de casos, se necesitan 60 votos.

Se llegó a un acuerdo

Shutterstock

Hoy por la mañana los republicanos anunciaron que habían llegado a un acuerdo con los demócratas y la Casa Blanca para desbloquear el plan de infraestructuras. Y es que, hace solo una semana, los republicanos del Senado bloquearon de manera unánime el plan de Biden y ni siquiera accedieron a debatir la iniciativa durante una votación clave.

En un comunicado, Biden dio este miércoles la bienvenida al acuerdo y consideró que muestra al mundo que la democracia estadounidense puede funcionar y hacer “grandes cosas”. Hace un mes, Biden y un grupo de 22 senadores demócratas y republicanos anunciaron a bombo y platillo fuera de la Casa Blanca que habían llegado a un acuerdo, pero más tarde las negociaciones se complicaron, especialmente por las reticencias de los republicanos sobre cómo se financiará la inversión en infraestructuras.

La inversión de Biden

Unas gráficas que representan el concepto de finanzas
Shutterstock

Actualmente, el plan está valorado en aproximadamente un billón de dólares a lo largo de 8 años, de los que 550.000 serán para nuevos proyectos, según detalló la Casa Blanca este miércoles. En marzo, Biden propuso una inversión de 2,3 billones pero la Casa Blanca tuvo que rebajarla ante las críticas de los republicanos. El objetivo del plan de Biden es modernizar lo que ha llamado “infraestructura física”: carreteras, puentes, ferrocarriles, puertos y aeropuertos, entre otros.

Fuera del pacto quedó la llamada “infraestructura humana”, que es necesaria, por ejemplo, para reabrir los centros de educación para niños que han cerrado durante la pandemia, así como para combatir la pobreza, la crisis climática y expandir “Medicare”, un programa de cobertura sanitaria para las personas mayores de 65 años. Esos puntos han sido incluidos en un paquete de gasto social de 3,5 billones de dólares que los demócratas quieren impulsar en solitario a través de una fórmula legislativa conocida como reconciliación, que permite aprobar un proyecto de ley con mayoría simple de 50 votos, en vez de los 60 que hacen falta normalmente. EFE News

Biden asegura que la Casa Blanca estudia si abrir fronteras a Europa

Shutterstock

Washington, 15 jul (EFE News).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este jueves que el equipo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19 está estudiando si abrir fronteras al Espacio Shengen, cerradas desde el inicio de la pandemia, y que en los próximos días dará una respuesta. Biden hizo este anuncio en una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, Angela Merkel, con la que se había reunido previamente y, según reconoció el mandatario, también le planteó el tema de la apertura fronteriza.

“Está en proceso de qué tan pronto podemos levantar la prohibición, está en proceso ahora”, dijo Biden preguntado por una periodista alemana. “Podré responderle esa pregunta en los próximos días: lo que es probable que suceda. Estoy esperando saber de nuestra gente en nuestro equipo de la covid sobre cuándo debería hacerse”, añadió.

Se entiende la postura de Biden

El presidente de EE.UU. Joe Biden
Shutterstock

Por su parte, Merkel confirmó haber planteado el problema en la reunión, pero públicamente se mostró comprensiva con los tiempos del Ejecutivo estadounidense. La canciller reconoció que la expansión de la variante Delta “es un nuevo desafío” y dijo que antes de tomar una decisión como la de abrir fronteras Estados Unidos quiere asegurarse de que sea “sostenible” en el tiempo.

“Ciertamente, no sería sensato tener que retirarlo después de solo unos días”, aseguró. Estados Unidos mantiene sus fronteras cerradas a los viajeros procedentes de los 26 países del Espacio Shengen, así como de Irlanda y del Reino Unido, mientras que permite la entrada desde naciones en una situación pandémica peor. A pesar de las presiones de múltiples sectores económicos o del hecho de que zonas como la Unión Europea hace semanas que han abierto sus países a los estadounidenses, Washington se ha resistido a la reciprocidad. EFE News

Biden estudia crear un “telefono rojo” con China

Shutterstock

Washington, 16 jul (EFE News).- La administración que preside Joe Biden examina la posibilidad de establecer una línea directa de emergencia con el gobierno chino, similar al llamado “teléfono rojo” establecido entre EE.UU. y la Unión Soviética durante la Guerra Fría, que permitió la comunicación directa con el Kremlin como un forma de evitar una guerra nuclear.

Aunque la idea está todavía en proyecto y aún no ha sido planteada formalmente a China, Biden quiere desarrollar una herramienta de comunicación rápida para reducir el riesgo de conflicto entre Estados Unidos y China, según publicó este jueves la CNN. La cadena, que cita como fuente a personas relacionadas con la conversaciones sobre el dispositivo, asegura que una línea directa con Pekín permitiría a Biden, o a los altos funcionarios de su equipo de seguridad nacional, hacer inmediatamente llamadas telefónicas o enviar mensajes encriptados al presidente Xi Jinping o a sus colaboradores más cercanos.

La razón principal para este teléfono

Teléfono rojo para representar el de Biden
Shutterstock

Por ejemplo, se podría compartir información urgente sobre movimientos militares repentinos o mensajes de advertencia enviados sobre ciberataques. La idea de establecer una línea directa con Pekín se remonta al menos a la administración de Barack Obama, aunque el concepto no se plasmó en un memorando de seguridad nacional clasificado hasta el último año de la administración Trump, según una fuente familiarizada con el mismo, agrega la cadena.

Los funcionarios de la administración de Biden han continuado con la idea, dijeron las fuentes, pero quedan numerosos detalles por resolver, incluido el hecho de que los chinos acepten la instalación del dispositivo. Durante mucho tiempo EE.UU. ha tenido problemas para obtener respuestas rápidas de Pekín cuando se trata de asuntos urgentes, dijeron a CNN funcionarios estadounidenses, por lo que este sistema mejoraría las comunicaciones en este sentido. La cadena precisa que ya existe una línea directa similar entre las autoridades de China y el Pentágono y, aunque se debe usar exclusivamente para asuntos militares, rara vez se le da utilidad para cualquier tema. EFE News

Continua artículo relacionado