¡Hasta cerraron la Iglesia! Celebran boda de hija del Chapo Guzmán y se ‘burlan’ del gobierno de AMLO (FOTOS)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
¡Hasta cerraron la Iglesia! Celebran boda de hija del Chapo Guzmán y se ‘burlan’ del gobierno de AMLO (FOTOS)
  • Revelan imágenes de la boda de la hija del Chapo Guzmán
  • Informan que cerraron la catedral de Culiacán para la misa
  • Asimismo se detallan más aspectos de la ceremonia

Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, contrajo nupcias con Édgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, la “Emperatriz” del narco, vinculada con Ismael Zambada García, “El Mayo”, de acuerdo a información publicada por Reforma y otros medios de comunicación.

La boda de la hija del Chapo Guzmán sucedió en Culiacán, con una misa a puerta cerrada en la Catedral de la capital sinaloense, donde miembros del Cártel de Sinaloa y familiares de los novios acordonaron con cinta amarilla alrededor del templo.

Al lugar de la boda de la hija del Chapo llegaron en camionetas blindadas y carros de lujo, con distintos invitados. Entre ellos se presume que asistió Ovidio Guzmán López, hermano de la novia, y quién el 17 de octubre fue detenido y luego liberado por elementos de la Guardia Nacional, luego de que el Cártel de Sinaloa sitió Culiacán y amenazó a militares y sus familiares.

Esta información se puede ver en distintos medios de comunicación y sus portales de internet tales como Reforma en donde detallan que hasta se cerró la catedral para llevar a cabo la boda de la hija del Chapo Guzmán.

Los novios llevaron a un sacerdote cercano a las familias para que oficiara el acto, pero este corresponde a la diócesis de Culiacán, que dirige el Obispo Jonás Guerrero Corona, ex secretario particular del Cardenal Norberto Rivera Carrera. A Jonás Guerrero se le ha involucrado en temas de protección de sacerdotes pederastas.

El festejo de la boda de la hija del Chapo Guzmán fue en un salón de fiestas en un lugar llamado Álamo Grande, propiedad del empresario sinaloense Antonio Sosa Valencia. Ahí se hizo la recepción, la cual se amenizó por la banda de música regional y norteña Calibre 50 y el cantante Julión Álvarez.

Esta boda se dio a conocer a través de redes sociales, primero por un video que se compartió por Instagram a la cuenta @Chicapicosa2, luego circularon fotografías en Facebook, donde se pudo apreciar de qué forma llegaron los novios a la Catedral.

Alejandrina Gisselle es empresaria, dueña de la marca, El Chapo Guzmán, que de acuerdo con el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial, es para poder utilizar el sobrenombre de su padre en vestuario, calzado y sombrería.

Esa marca perteneció antes a una señora de nombre Ángeles Moreno Rodríguez, según consta en el acta de cesión de derechos, la cual se firmó en Guanajuato.

Además, también es accionista junto con su hermano César, de la empresa Gisselle Artículos Escolares y de Oficina, firma registrada en Guadalajara, Jalisco. También tiene acciones en la empresa Servicios Especializados en Vacunación CEGIVAL, registrada en Puerto Vallarta, también en Jalisco.

Su madre Alejandrina María Salazar Hernández, se casó de manera legal con Guzmán Loera el 2 de agosto de 1977. Con ella, el capo habría tenido cuatro hijos: Alejandrina Gisselle, César, Iván Archivaldo y Jeús Alfredo.

Por otro lado, el novio es Édgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, conocida como la “Emperatriz” del narco, vinculada con Ismael Zambada García, “El Mayo”.

Blanca Margarita Cázares Salazar es señalada por el Gobierno de Estados Unidos por formar parte de una red de personas que tienen empresas activas en distintos estados del país, principalmente Sinaloa.

Entre esas empresas están tiendas de ropa, casas de cambio y tiendas de importaciones, las cuales se mantienen activas en Culiacán.

La red de empresas es de la organización Cázarez Salazar, a la que también pertenece Víctor Emilio Cázares, quien en enero de 2006 fue acusado en San Diego, California, de cuatro cargos: importar drogas, actividades de criminales organizadas y lavado de dinero.

Ese expediente lo señala como la gran cabeza de la red financiera al servicio del Cártel de Sinaloa, y el 25 de octubre de 2016 fue sentenciado en Estados Unidos con una pena de 15 años de prisión y el pago de 10 millones de dólares.

Por su parte, legisladores federales criticaron la forma en la que se realizó la boda entre la hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán y el sobrino de Margarita Cázares la “Emperatriz del Narco”.

Mientras unos consideraron que la boda de la hija del Chapo Guzmán es muestra de la impunidad y tolerancia al crimen organizado, otros lo vieron como una provocación de opiniones en contra del Presidente.

Con el aval del Obispo de Culiacán, Jonás Guerrero, la Catedral de esa ciudad fue cerrada para la ceremonia, cercada con cintas y resguardada por guardias armados al servicio de los Guzmán, para que Alejandrina Gisselle contrajera nupcias con Édgar Cázares.

La coordinadora de la bancada del PRD en San Lázaro, Verónica Juárez, denostó la forma en la que se celebró esta boda, pues, dijo, evidenció la protección e impunidad.

“Al final de cuentas, la autoridad y la propia inteligencia me parece que se enteran de todo lo que ocurre, y en ese sentido, pues en todo caso, si vemos que hay personas armadas, pues la autoridad debió de haber actuado”, expuso.

“Sabemos que cerraron una iglesia y demás, pero eso atiende finalmente a esta asociación religiosa en todo caso, pero yo digo que lo que la autoridad debe de hacer es respetar el Estado de derecho y aplicar la ley con propios y con extraños. Ese es mi llamado, que la ley debe de actuar y si hay cosas que son evidentes, pues con mayor razón”.

Por su parte, Mario Delgado, coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, consideró que la boda de la hija del Chapo Guzmán muestra la influencia de grupos delincuenciales.

“Pues es el poder de estos grupos de delincuencia organizada y creo que no debería pasar. Habría que ver cómo ocurrió este evento y por qué hubo facilidades u omisiones para el mismo”, opinó en entrevista sobre la boda de la hija del Chapo Guzmán.

En tanto, Gerardo Fernández Noroña, del Partido del Trabajo (PT), acusó que Sinaloa ha sido una entidad que ha sido gobernada históricamente por el narco.

“Sinaloa ha sido tierra de poder del narco de toda la vida, de toda la vida, y ese tipo de cosas han sucedido de toda la vida y se tienen que ir cambiando”, apuntó.

Señaló la necesidad de que se imponga un Estado de derecho en aquella entidad, Gobernada por el priista Quirino Ordaz, pues indicó que la toma de un recinto religioso, que grupos criminales y que hombres armados se paseen por la calle no debe ser permitido.

Fernández Noroña aseveró que de parte de la actual Administración federal existe disposición para que se acaben los privilegios, esto tras conocerse de la boda de la hija del Chapo Guzmán.

“Se va a desarticular todo ese poder, que es un poder muy grande, un poder económico, un poder político, un poder de complicidades con los regímenes anteriores”, afirmó.

El PRI y el PAN están liquidados políticamente y todos los intereses legítimos seguirán sin molestarse, pero todos los intereses bastardos del narco, de corrupción, de negociar el cobijo el poder y todas estas cosas se están desarticulando, y ello pasa por estos temas. Va a llevar 5 años pacificar el País”.

El petista consideró que este acto (de la boda de la hija del Chapo Guzmán) también pudo ser un alarde de grupos criminales para provocar a la opinión pública contra el Presidente.

“Pues también son provocaciones, también son excesos de quien se cree intocable. Yo creo que se equivocan, están subestimando al compañero Presidente, no lo conocen, no lo conocen de nada”, consideró.

Con información de Agencia Reforma