La Octomom “probó a todos que estábamos equivocados”

La famosa “Octomom”, Nadya Suleman, quien tuvo octillizos en 2009, esta volviendo a dar de qué hablar después de una entrevista realizada por el New York Times.

Suleman, que ahora responde al nombre de Natalie, dijo que está viviendo con sus 14 hijos en el Condado de Orange, California. En sus declaraciones al Times habló sobre cómo se ve en retrospectiva.

 TE PUEDE INTERESAR: Acusan a general retirado de haber violado a su hija

“Era egoísta e inmadura”, dijo sobre su pasado, que incluyó tiempo de rehabilitación. “Nunca quise la atención”.

De sus momentos difíciles a la vista del público, dijo que le contó todo a sus hijos. “Hablamos de todo, lo saben, lo pasaron conmigo… Fue un gran alivio para todos ellos cuando volví a ser quien era. Luchábamos financieramente, pero fue una bendición poder estar libres de eso. Eran cadenas”, comentó Suleman.

Octoman

Getty

El resultado ha sido positivo

Según los datos derivados de la investigación realizada por el Times: “Hay 14 hermanos en total, son tantos que comen en turnos. Algunos duermen en el sofá. Los octillizos son pequeños para su edad, pero son educados, cocinan, son veganos, leen dos libros al mes y hacen su tarea sin que se lo pidan. A pesar de todas las historias de terror en los tabloides desde su nacimiento, son estudiantes de cuarto grado”.

TE PUEDE INTERESAR: Las Posadas o ‘The Inn’: ¿qué significa esta celebración mexicana?

En 2016, Suleman le dijo a la revista People por qué quiso dejar de ser el foco de atención de los medios en 2013.

“Había dejado de querer hacerlo desde el primer día”, dijo en ese momento. “Estaba violando mis límites y mi sistema de valores y mi propio yo. “No lo pensé en ese momento porque estaba en modo de supervivencia, y estaba haciendo todo lo posible para ayudar a mis hijos”.

“Definitivamente hubo un catalizador, mis niñas, particularmente mi hija mayor Amerah. Tenía unos 10 años y comenzó a integrar mis rasgos y comportamientos ”, agregó a la revista People. “Después de que observé que mi hija comenzaba a emularme, la vi recorriendo el mismo camino potencialmente destructivo, y en ese momento me di cuenta de que preferiría quedarme sin hogar en mi camioneta con los 14 niños que seguir por este camino. No era lo que quería para mis hijos “.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+