ÚLTIMA HORA: Lanzan gas lacrimógeno contra migrantes que intentaron cruzar a EE.UU.

Los migrantes que se acercaban a la frontera de EE. UU. desde México fueron envueltos con gas lacrimógeno el domingo, luego de que algunos intentaron romper la cerca que separa a los dos países.

Agentes de los Estados Unidos dispararon el gas, según un reportero de The Associated Press en la escena. Los niños gritaban y tosían en medio del caos.

La migrante hondureña Ana Zúñiga, de 23 años, dijo que vio a los migrantes abrir un pequeño agujero en el cable de la concertina en un hueco en el lado mexicano de un dique, en cuyo momento los agentes de Estados Unidos les lanzaron gases lacrimógenos.

 

TE PUEDE INTERESAR: Denuncian desaparición de hondureña que despreció frijoles (VIDEO)

 

“Corrimos, pero cuando corres el gas te asfixia más”, dijo la migrante mientras acunaba a su hija de tres años, Valery, en sus brazos.

Milenio TV de México también mostró imágenes de varios migrantes en la frontera tratando de saltar por encima de la cerca.

 

 

A pocos metros de distancia en el lado estadounidense, los compradores entraban y salían de un centro comercial.

También el periódico Excélsior mostró un video en el que supuestamente se ve a un agente de la Patrulla Fronteriza disparar balas de goma a inmigrantes.

 

 

Los helicópteros de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos volaron sobre sus cabezas, mientras que los agentes de los Estados Unidos vigilaban a pie más allá de la cerca de alambre en California.

La oficina de la Patrulla Fronteriza en San Diego dijo a través de Twitter que los cruces de peatones han sido suspendidos en el puerto de entrada de San Ysidro en las instalaciones del Este y del Oeste. Todo el tráfico hacia el norte y hacia el sur se detuvo.

 

 

El domingo anterior, algunos migrantes centroamericanos superaron un bloqueo de la policía mexicana que estaba de guardia cerca del cruce internacional de la frontera. Parecían pasar fácilmente sin usar la violencia, y algunos de los migrantes se llamaban unos a otros para permanecer en paz.

 

 

Una segunda línea de la policía mexicana que llevaba escudos antidisturbios de plástico montaba guardia frente a una aduana mexicana y una plaza de inmigración.

 

Esa línea de policía había instalado altos paneles de acero detrás de ellos, fuera del cruce de Chaparral en el lado mexicano de la frontera.

 

 

Más de 5,000 migrantes han acampado en un complejo deportivo en Tijuana, después de abrirse paso por México en las últimas semanas en caravana.

 

Muchos esperan solicitar asilo en los EE. UU., pero los agentes en el punto de entrada de San Ysidro procesan menos de 100 solicitudes de asilo por día.

 

 

Irineo Mujica, quien ha acompañado a los migrantes durante semanas como parte del grupo de ayuda Pueblo Sin Fronteras, dijo que el objetivo de la marcha del domingo hacia la frontera de los Estados Unidos era hacer que la situación de los migrantes fuera más visible para los gobiernos de México y los Estados Unidos.

 

“No podemos tener a todas estas personas aquí”, dijo Mujica.

El alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, declaró el viernes una crisis humanitaria en la ciudad fronteriza de 1.6 millones, que dice que está luchando para adaptarse a la multitud de inmigrantes.