Historia de la vacunación: El camino hacia salvar 4 millones de vidas al año

Las vacunas son un arma más relevante que nunca en la era en la cual nos encontramos debido a la pandemia COVID-19 que la gente (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
Según datos de la OMS, la inmunización contra enfermedades infecciosas en todo el mundo evita entre 4 y 5 millones de muertes anuales, al evitar las complicaciones más graves derivadas de enfermedades como la influenza y, más recientemente, el Covid-19. Los esfuerzos por inmunizar a la población mundial continúan siendo prioridad para los países, así como lo es la educación en pro del sustento científico con el que las personas pueden tomar una decisión con respecto a vacunarse: ¡Descubre 10 verdades acerca de la vacunación!

Permiten erradicar enfermedades

Las vacunas no erradican enfermedades de la noche a la mañana, pero sí tienen la capacidad de contribuir con que cada vez sean menos las personas afectadas por enfermedades prevenibles. En los últimos 60 años, las vacunas han ayudado a erradicar al menos una enfermedad y están a punto de tener el mismo efecto en otra. Entre estas se encuentran la poliomielitis y la viruela, dos padecimientos que causaron la muerte de muchas personas y que dejaron secuelas graves en otras, lo cual disminuyó la calidad de vida en ciertos grupos vulnerables.

La primera vacuna se fabricó en 1796

Shutterstock

Las vacunas tienen un largo historial que avala su buen funcionamiento, y los aportes médicos para erradicar las enfermedades virales han comprobado ser más efectivos que cualquier otra medida de prevención. La primera vacuna de la que se tiene registro es la utilizada contra la viruela. Fue en 1796 cuando Edward Jenner, un médico británico, demostró la efectividad de la vacuna contra la viruela.

Contribuyen con la inmunidad de rebaño

La información de los expertos es contundente: las vacunas derivan en una inmunidad de rebaño; esto significa que la mayor parte de la población que integra una comunidad, y que ha sido vacunada en contra de una enfermedad, es menos propensa a contraer una enfermedad determinada. Esta inmunidad de rebaño también beneficia a las personas que aún no han recibido una vacuna específica, pues disminuye el riesgo de que se propague una enfermedad y se origine, por ejemplo, una pandemia.

Pueden aplicarse de manera oral

Frasco con vacuna para vacunación de rotavirus
Shutterstock

Muchas personas aseguran que el motivo por el que no se vacunan es porque le temen  a las inyecciones; este temor es muy real, y recibe el nombre de tripanofobia, que afecta a aproximadamente el 10% de la población mundial. Sin embargo, esto no es impedimento para protegerse contra ciertas enfermedades, ya que existen vacunas que se administran vía oral, como la del rotavirus, que ha disminuido considerablemente las hospitalizaciones por esta enfermedad en niños.

Los expertos recomiendan vacunarse

La Organización Mundial de la Salud ha dejado en claro que la mejor opción para prevenir algunas enfermedades es por medio de la vacunación, aún cuando parezca que el riesgo de contraerla es mínimo. Los expertos afirman que la vacunación es uno de los métodos más efectivos para evitar contagios, disminuir el riesgo de muerte o aminorar las molestias asociadas con algunas enfermedades.

No, las vacunas no causan autismo

Una persona aplicando vacunación a niña
Shutterstock

Algunos grupos de opositores de las vacunas aseguran que las inmunizaciones tienen efectos secundarios graves y permanentes, como el autismo, aunque esto no ha recibido un sustento por parte de la comunidad científica. La OMS asegura que no existe un vínculo entre la vacunación y la aparición del autismo en la infancia o en la adultez, y que este rumor se produjo después de una publicación que más tarde fue rectificada por sus autores.

Sin las vacunas, algunas enfermedades podrían regresar

La buena noticia es que las vacunas han prolongado la esperanza de vida de la población mundial; la mala, que, de continuar una tendencia hacia la no vacunación, enfermedades que ya han sido erradicadas podrían regresar. Si, por ejemplo, las personas dejaran de vacunarse contra la viruela o la influenza, estos virus podrían regresar para complicar la vida tal como la conocemos y alterar el modo en el que las sociedades se desarrollan.

Las vacunas no alteran el ADN

Shutterstock

Es importante tomar en cuenta que las vacunas no tienen la capacidad de alterar el ADN de una persona, a pesar de los rumores que puedan esparcirse debido a la falta de información verificada. Por ejemplo, la vacuna contra el Covid-19 no interactúa de manera alguna con el ADN; esta simplemente envía instrucciones a las células para iniciar un proceso de protección contra el virus que provoca la enfermedad.

Las vacunas no contienen microchips

El sitio web de la CDC incluye información relevante y actualizada para que todas aquellas personas que deseen conocer los componentes de una vacuna determinada puedan informarse al respecto. Asimismo, han explicado que los rumores que circulan con respecto a la implementación de un microchip por medio de la vacuna contra el Covid-19 son infundados, y que el único fin de la vacuna es evitar la propagación del virus.

Las vacunas mejoran la vida de los humanos

Shutterstock

¿Sabías que el último virus en ocasionar el cierre de establecimientos fue la poliomielitis? Fue entre 1950 y 1952 cuando este virus ocasionó más de 3000 muertes en Estados Unidos; no obstante, con la vacunación, muchas personas sobrevivieron a esta enfermedad. Uno de los aspectos positivos de este tipo de acontecimientos es que la poliomielitis fue erradicada en el hemisferio occidental gracias al desarrollo de la vacuna por parte de Jonas Salk, quien utilizó el virus inactivo como antígeno.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado