Utilizan impresora 3D para crear un Rib-Eye Steak comestible

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Utilizan impresora 3D para crear un Rib-Eye Steak comestible
Foto: Shutterstock

¿Alguna vez has considerado la posibilidad de consumir carne ‘creada’ en 3D, es decir, elaborada por medio de una impresión en 3D? Pues bien, una compañía con sede en Israel parece haber logrado lo imposible.

  • ¿Es posible ‘imprimir’ un filete por medio de una impresora 3D? ¡Todo parece indicar que sí!
  • Una compañía con sede en Israel ha logrado concretar la hazaña, utilizando el cultivo de un tejido animal
  • Este invento aún no cuenta con la aprobación de las autoridades sanitarias en Estados Unidos e Israel, pero se espera que muy pronto se cuente con ella

De acuerdo con el portal Bloomberg, una compañía con sede en Israel ha dado a conocer una hazaña sin precedentes. Se trata de la impresión en 3D de un filete corte Rib-Eye, que se logró ‘imprimir’ por medio del cultivo de un tejido animal.

El anuncio pone la atención sobre los planes a futuro que se podrían seguir partiendo de este logro, pues se cree que este tipo de experimentos podría significar un gran paso hacia el cultivo de carne en laboratorios.

Por el momento, si bien los resultados se consideran favorables, la compañía aún no cuenta con la aprobación de las autoridades sanitarias de Estados Unidos y de Israel, por lo que aún falta un largo camino hacia su lanzamiento comercial.

Según los datos presentados por Bloomberg, las alternativas proteicas han visto un aumento en su popularidad, lo que ha llevado a las multinacionales a buscar la manera de incorporar estas opciones en el mercado.

Así, Aleph Farms ha trabajado en una nueva tecnología de bioimpresión en 3D, que utiliza las células de animales vivos, permitiendo la generación de cortes completos de músculos y aumentando las opciones disponibles en el mercado.

La “carne cultivada” se ha convertido ya en un proyecto ambicioso en el que varias compañías de todo el mundo han enfocado sus esfuerzos; tal es el caso de la empresa BlueNalu.

La compañía, con sede en San Diego, ha anunciado que está a punto de incursionar con una opción alternativa de mariscos en el segundo semestre del 2021.

Por su parte, las empresas Future Meat Technologies, Meatable y Mosa Meat, originarias de Israel y Holanda, respectivamente, tienen la meta de producir carne cultivada para el 2022.

Quizá uno de los puntos débiles que se encuentran en este tipo de proyectos es la falta de regulación con la que cuentan las empresas.

Grabador de impresión 3D Grabador de impresión 3d procesado Concepto de fabricación de alimentos correcta
Foto: Shutterstock

Ante esto, en diciembre pasado el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se convirtió en la primera autoridad en probar la carne cultivada. Al mismo tiempo, en Singapur, las autoridades autorizaron la comercialización de este tipo de carne.

Al menos en Estados Unidos, la FDA no ha dado una fecha tentativa de cuándo el público podría tener acceso al producto.

Pero, ¿cómo funciona el proceso? Según los expertos, se imprimen las células vivas que se encuentran incubadas en una matriz, lo que permite que estas, al crecer, adquieran la textura y cualidades de la carne real.

Al tener un sistema vascular similar al de un animal real, las células y los nutrientes se combinan para dar como resultado un filete de forma y estructura similar al convencional, tanto antes como después de su cocimiento.

Al respecto, el director ejecutivo de Aleph, Didier Toubia, dijo que “No son solo proteínas. Es un producto complejo y emocionante.”

Una diferencia concreta entre un filete convencional y uno cultivado es que este último puede servirse sin guarniciones ni complementos, y podrá adaptarse a las particularidades de cada región en que sea servido.

“Con las vacas, la raza juega un papel importante, pero la calidad proviene de la alimentación. Lo mismo ocurre con nuestra carne cultivada. Nosotros controlamos el proceso de cultivo, y podemos diseñar carne para un mercado específico, ajustando la cantidad de colágeno, tejidos y grasa para adaptarnos a requerimientos específicos. La idea no es reemplazar a la agricultura tradicional, sino construir una segunda categoría de carne”, finalizó Toubia.

Además de la carne ‘impresa’ en 3D, ¿Qué otras alternativas existen para el consumo de carne?

La impresión en 3D de carne cultivada es una opción que los expertos consideran viable; sin embargo, también existen algunas alternativas que muy pronto podrían estar disponibles en el mercado.

En meses pasados, un grupo de científicos y diseñadores se unieron para incursionar en la industria alimentaria con un experimento revolucionario.

En él, los involucrados diseñaron un proyecto en el que las personas tienen la facultad de “crecer” su propia carne; esto, por medio del uso de un kit que combina células y sangre humana.

La base de este experimento es realizar un serio cuestionamiento a las prácticas de alimentación y a los fundamentos de la industria cárnica.

Ouroboros Steak, el experimento en cuestión, pretende ‘crecer’ la carne humana partiendo del uso de las propias células de cada persona, que se alimentan del suero proveniente de sangre donada.

Al igual que la carne ‘impresa’ en 3D, este experimento también tiene en la mira producir una alternativa de alimento a la proteína animal, que no cause daño al medio ambiente y que sea amigable con todos los estilos de alimentación.

De acuerdo con el científico Andrew Pelling, quien estuvo a cargo del desarrollo de Ouroboros Steak en conjunto con Grace Knight y Orkan Telhan, “El suero fetal bovino cuesta grandes cantidades de dinero y de vidas animales”; añadió que “Si bien algunas compañías de carne cultivada en laboratorios aseguran que se ha resuelto este problema, a nuestro entendimiento ningún estudio independiente o arbitrado ha validado estas aseguraciones.”

Pelling aseguró que “Conforme la industria de carne cultivada en laboratorios continúa creciendo, es importante desarrollar diseños que expongan algunas de sus complicaciones para ver más allá de su expectativa.

Costillar asado con espárragos verdes en chapa antigua
Foto: Shutterstock