Trump defiende pena de muerte para evitar tiroteos como el de sinagoga

El presidente Donald Trump defendió la pena de muerte para evitar tiroteos como el ocurrido este sábado en una sinagoga de Pensilvania y también defendió que la presencia de un guardia armado en el templo habría servido para evitar la tragedia, cuyo saldo, dijo, “es mucho más devastador” de lo que se pensaba.

“Deberíamos trabajar en reforzar las leyes relacionadas con la pena de muerte (…). Tantos incidentes, en iglesias… (los agresores) deberían pagar con el castigo último”, declaró Trump a un grupo de periodistas instantes antes de partir a Indiana.

El mandatario consideró, además, que pese a las medidas de seguridad con las que contaba la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida de Pittsburgh (Pensilvania), la presencia de un guardia de seguridad armado habría podido evitar que se produjeran víctimas mortales “más allá” del agresor. Asciende a 10 el número de muertos en la sinagoga, según medios

TE PUEDE INTERESAR: ¿A cuánto está el cambio del dólar al peso mexicano hoy 27 de octubre y por qué?

Las autoridades han confirmado que un sospechoso fue detenido y que durante el suceso se han registrado “varias muertes” y al menos seis heridos. Los medios locales apuntan a que podrían haber fallecido entre cuatro y ocho personas.

Además el presidente Donald Trump consideró que el tiroteo “definitivamente” parece ser un crimen antisemita, a la vez que lamentó que estos sucesos “sigan pasando” en el país.

“Definitivamente parece ser un crimen antisemita. Es algo que cuesta creer que siga pasando”, dijo Trump al llegar a Indianápolis (Indiana), donde participará en un evento con representantes del sector agrario.

Aunque las autoridades de EEUU no han revelado aún la cifra de muertos, Trump avanzó que “han fallecido muchas personas y otras muchas han resultado heridas”, a la vez que señaló que según algunos profesionales que han participado en la operación policial, se trata de “una de las peores escenas de un crimen” que han visto.

sinagoga

La cadena NBC señala que el detenido fue identificado como Rob Bowers, de 46 años, quien accedió al templo armado con un rifle semiautomático AR-15 y con varias pistolas, según relataron varios testigos.

Trump habló de lo sucedido con el alcalde de Pittsburg, Bill Peduto, y con el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, y aseguró que el balance “es mucho más devastador” de lo que se pensaba inicialmente.

El mandatario encomió el “soberbio” trabajo de las fuerzas de seguridad que acudieron al lugar de los hechos.

Según confirmó el director de los Servicios de Seguridad de Pittsburg, Wendell Hissrich, cuatro agentes resultaron heridos durante el tiroteo que comenzó en torno a las 10.00 hora local (14.00 GMT).

 ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+