Trump se burla del proceso de juicio político en su contra

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Trump se burla del proceso de juicio político en su contra
  • El presidente Donald Trump se burló de los demócratas por los cargos de juicio político que presentaron en su contra.
  • Señaló que el proceso es un “juicio político light” y prometió que conduciría a su reelección en 2020.
  • Los demócratas presentaron los cargos de juicio político y después manifestaron su apoyo al nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

El presidente Donald Trump se burló de los demócratas por los cargos de juicio político que presentaron en su contra, mientras buscaba arengar a sus simpatizantes en el estado clave de Pensilvania. Señaló que el proceso es un “juicio político light” y prometió que conduciría a su reelección en 2020.

Relacionado

La visita de Trump en Pensilvania se produjo en un día trascendental en el Capitolio, donde los demócratas presentaron los cargos de juicio político y poco después manifestaron su apoyo al nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) tan buscado por el mandatario.

Trump dijo que la presidenta de la Cámara de Representantes y los demócratas trataban de mostrar que pueden aprobar un proyecto de ley y llevar a cabo una pesquisa de juicio político al mismo tiempo.

“Le resta importancia al juicio político porque están avergonzados por el juicio político”, comentó. “Y nuestros números en las encuestas se han disparado al techo por su estúpido juicio político”.

“El lado positivo del juicio político y esta cacería de brujas es: Esa es la razón por la que aprobaron el T-MEC. Así que está bien para mí”, agregó.

Trump mencionó algunos de los logros durante su presidencia, como el asesinato del líder del grupo Estado Islámico Abu Bakr al-Baghdadi, un acuerdo para crear la Fuerza Espacial y una economía sólida.

Haciendo eco de una frase que utiliza con regularidad, Trump dijo: “Este país es muy respetado. Y no éramos respetados hace cuatro años. Se reían de nosotros”.

Los comentarios de Trump se produjeron menos de una semana después de que abandonó de manera anticipada una reunión de la OTAN en Londres luego de que se dio a conocer un video en el que un puñado de líderes mundiales parecían burlarse de él.

En 2016 se llevó la victoria en Pensilvania, la primera para un candidato republicano a la presidencia desde 1988, luego de acumular apoyo en las zonas rurales del estado y entre la población blanca de clase trabajadora.

El presidente ganó el estado y sus 20 votos electorales por unos 44.000 votos, y Pensilvania promete estar entre las entidades que los candidatos presidenciales disputarán más reñidamente a fin de reunir 270 votos electorales.

Mientras la mayoría de los precandidatos demócratas se enfocan en Iowa, Nueva Hampshire y otros estados donde arrancan las votaciones, el presidente ha tratado de aprovechar al máximo el acceso sin oposición a algunos de los principales estados indecisos de las elecciones generales como Pensilvania, Michigan y Wisconsin.

Demócratas anuncian sus cargos contra Trump en el juicio político

La oposición demócrata anunció este martes los cargos que imputará en contra del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el juicio político, que son abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, el demócrata Eliot Engel, anunció la noche de este lunes una rueda de prensa para el martes a las 09.00 hora de Washington (ET) en la que la oposición hará públicos los cargos.

Engel hizo este anuncio tras una reunión con la presidenta de la Cámara Baja, la demócrata Nancy Pelosi, y otros líderes opositores en el Congreso.

Aunque Engel no quiso avanzar los cargos contra Trump, el diario The Washington Post, citando tres fuentes familiarizadas con la cuestión bajo condición de anonimato, indicó que los demócratas acusarán al presidente de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

El voto en la Cámara Baja, que hará oficial la imputación de cargos contra Trump, es decir su ‘impeachment’, no tiene todavía fecha aunque se espera sea antes de que finalice el año 2019.

Los demócratas mantienen una mayoría en la Cámara Baja de 235 legisladores a 198 de los republicanos.

La convocatoria de la rueda de prensa para mañana ocurrió tras una jornada de audiencias en el Comité Judicial de la Cámara Baja, que está encargado de la redacción de los cargos contra el presidente.

En ella, el equipo de abogados de los demócratas presentó lo que considera el “ABC” del juicio político contra el presidente: abuso de poder, traición a los intereses nacionales y corrupción en las elecciones.

El presidente del comité, Jerrold Nadler, quien también estuvo en la reunión con Pelosi y Engel, describió a Trump como un “riego continuo para el país”.

“El presidente aplaudió la injerencia extranjera en nuestras elecciones en 2016, y la pidió en 2020, y luego lo cazaron”, manifestó durante la audiencia Nadler.

Se espera que el Comité Judicial vote este semana los cargos que se anunciarán este martes y que de esta manera trasladará al pleno de la Cámara Baja.

Los comités de la Cámara Baja del Congreso, dominados por los demócratas, trabajan desde hace cerca de tres meses en la construcción de un proceso de juicio político contra Trump por la petición al gobierno de Ucrania de investigar a sus oponentes.

La oposición considera que Trump abusó de su poder al condicionar el desembolso de ayuda militar a Ucrania a que su homólogo, Volodímir Zelenski, ordenase abrir una investigación sobre el exvicepresidente Joe Biden y su hijo Hunter por presunta corrupción.

También consideran que Trump ha obstruido al Congreso al tratar de bloquear la investigación en su contra.

En caso de que la Cámara Baja apruebe los cargos contra Trump, el juicio político se celebrará en el Senado, donde lo más probable es que fracase ya que los republicanos tienen una mayoría de 53 a 47 y, además, la destitución requiere una mayoría de dos tercios.

Trump sería el cuarto presidente en enfrentar un juicio político tras Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos absueltos por el Senado, y Richard Nixon, que renunció al cargo en 1974 antes de que concluyera el proceso.