Sensaciones de amplitud para disminuir el calor (con alberca incluida)

Nada mejor que una alberca dentro de casa para disminuir el calor y este es un ejemplo de una residencia donde se aprovechó todo el espacio.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Fotos: Agencia Reforma
  • Nada mejor que una alberca dentro de casa para disminuir el calor tropical.
  • La temperatura en Mérida puede llegar ser alta, por lo la gente necesita refrescarse.
  • Es una residencia en la que cada espacio fue aprovechado al máximo.

La temperatura en Mérida puede llegar hasta los 45 grados (mucho calor), por lo la gente necesita refrescarse. Para ello, nada mejor que una alberca, platicó Francisco Barnés, socio de Workshop, Diseño y Construcción. El despacho yucateco es el autor de Casa Picasso, una residencia en la que cada espacio fue aprovechado al máximo pues, aunque tiene sólo 3 metros de frente en su parte más angosta, luce espaciosa y fresca gracias a su vegetación constante y a su alberca con agua de color turquesa.

“La diseñamos para una familia extranjera con un hijo, por eso necesitaban dos habitaciones con alberca, y para rentarla cuando no la usen”, señaló el arquitecto Barnés. En el terreno había una construcción deteriorada, la cual se demolió parcialmente. Era un área pequeña, explicó el creativo, porque en el estado es común ver terrenos con casas muy grandes que, al heredarse, fraccionan el espacio para repartirlo. Por ello, Casa Picasso tiene una fachada igualita que la de al lado.

Los retos de la construcción

El terreno empieza en cerca de 4.5 metros y donde se cierra a 3 metros es la parte de la cocina y piscina. “Ése fue el mayor reto, porque al ser un terreno tan estrecho la circulación tenía que ser lineal, no teníamos dos crujías o un pasillo lateral”, recordó el artífice.

“Lo que hicimos fue que entras normal, por donde está la sala, y en el segundo espacio tiramos el techo y creamos el cubo de las escaleras de madera, debajo de ellas hay una bodega”. Luego se pasa a un tercer espacio, que son los servicios, donde hay un medio baño y un clóset de lavado. Enseguida está la cocina y, al final, hay una pequeña terraza que da paso al jardín y la alberca, para disminuir el calor.

Aprovechan espacios

Conscientes de que debían maximizar la superficie, los arquitectos apostaron por una altura y media en la habitación principal, en planta baja; además, crearon un núcleo bajo en los sanitarios como un elemento que los divide y que es el clóset. “Lo rodeas y del otro lado tienes los lavabos, y en la parte de atrás están el inodoro y la regadera”, indicó Barnés.

“Al tener esas alturas y las visuales que se fugan se crea esa sensación de que el espacio es mucho más amplio”. Bajo ese concepto eligieron colores claros, como el concreto y los muros que, en su mayoría son blancos, sólo algunos tienen un azul muy pálido.
También crearon núcleos de jardín, pues en la recámara principal se aprecia un vergel en la parte de atrás, pero es el mismo para la entrada principal. (Archivado como Alberca Calor)

El proyecto arquitectónico

En la planta alta hay otra habitación con un baño, queda sobre los espacios de servicio. El proyecto arquitectónico fue respetuoso con su entorno vegetal, por ejemplo, había un árbol que implicó hacer ciertos cortes especiales para bordearlo, donde ahora están los escalones; desafortunadamente, en temporada de huracanes se cayó y ahora hay un en su lugar una palmera.

La interacción de interior y exterior fue la base del diseño, así como el uso de materiales y texturas naturales características de la península yucateca. Así, el patio central está rodeado de muros de piedra, vegetación tropical y la piscina es de chukum (acabado de cemento blanco, polvo extra fino de piedra caliza y resina del árbol del Chukum). “Observas la fachada y no sabes qué va a haber adentro, lo que más nos gusta es que la misma casa te va regalando sorpresas”, concluyó el artífice. (Archivado como Alberca Calor)

Continua artículo relacionado