Sacerdote se emborracha y protagoniza pelea; arrestan a José Ángel De León

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Sacerdote se emborracha y protagoniza pelea; arrestan a José Ángel De León
FOTO: Oficina del Alguacil del Condado de Webb
  • El sacerdote católico José Ángel De León fue detenido en Laredo
  • De León amenazó a los clientes de un bar
  • El ministro religioso se resistió al arresto: “¡Soy sacerdote, soy sacerdote!”

El sacerdote católico José Ángel De León fue detenido en Texas acusado de intoxicación pública, luego de que se lió en una pelea en la calle. El Departamento de Policía de Laredo (LPD, por sus siglas en inglés) presentó cargos en contra del ministro religioso, luego que varias personas reportaron una pelea entre varios hombres ebrios.

Relacionado

José Ángel De León, de 35 años, es sacerdote adscrito a la Diócesis de Laredo y la institución reconoció en un comunicado que el hombre es uno de sus ministros de culto. Sin embargo, no detallaron en qué parroquia o iglesia de Texas está asignado. Las autoridades religiosas sólo explicaron que el sacerdote De León ya no está oficiando servicios religiosos.

El sacerdote José Ángel De León es detenido por pelearse ebrio

El sacerdote José Ángel De León es detenido por pelearse ebrio
El sacerdote católico José Ángel De León fue detenido en Laredo, cuando protagonizaba una escandalosa pelea en la calle y en estado de ebriedad. (FOTO: Oficina del Alguacil del Condado de Webb)

De acuerdo a la orden de arresto en contra de José Ángel De León, consultada por MundoHispánico en Texas, el sacerdote clamó que tenía contactos “en el otro lado”, refiriéndose a Nuevo Laredo, México antes de trabarse en una pelea en presunto estado de ebriedad muy grave y contra otros hombres en plena calle.

El lunes 28 de junio del 2021, a las 2:35 de la madrugada, varios vecinos del norte del área metropolitana de Laredo llamaron al número de emergencias para reportar que en la intersección de las calles San Eduardo Avenue y Burnside Street, en la colonia Los Amores, varios hombres traían un sainete por una escandalosa pelea a golpes, gritos e insultos.

El sacerdote gritó “¡no, no estoy bien! ¿no estás viendo?”

La Diócesis de Laredo reconoció que el padre está adscrito a ella
El sacerdote José Ángel De León está adscrito a la Diócesis de Laredo, en el sureste de Texas, aunque ya no desempeña labores en ninguna parroquia o iglesia. (FOTO: Tomada de LinkedIn)

Varios patrulleros del LPD llegaron a la esquina de la pelea que reportaron los vecinos y encontraron a dos hombres hispanos tundiéndose uno al otro a puñetazos. Uno de los hombres, posteriormente identificado como el sacerdote católico José Ángel De León, estaba tirado en la calle por los golpes de su rival.

Los agentes del LPD les ordenaron a los dos hombres que pararan su pelea, ya que estaban asustando a los vecinos y les exigieron que se identificaran. Uno de los policías se acercó al hombre tirado y le preguntó si estaba bien o necesitaba ayuda médica. De manera violenta le respondió al policía: “¡No, no estoy bien! ¿No está viendo?”, dijo De León.

El sacerdote De León despedía un fuerte aliento a alcohol

El sacerdote José Ángel De León despedía un fuerte aliento a alcohol
FOTO: Tomada de Facebook

El oficial del LPD que se acercó al sacerdote José Ángel De León anotó en su reporte que el hombre despedía un fuerte aliento a alcohol, balbuceaba en su modo de hablar y cuando se levantó se balanceaba de un lado para el otro, sin poder contenerse parado en el mismo lugar.

Los patrulleros le cuestionaron al sacerdote José Ángel De León si sabía en dónde estaba y qué le había pasado. Sin embargo, el ministro religioso en su primera versión admitió ante los agentes que no sabía por qué se estaba peleando, ni tampoco cómo había llegado a la esquina de San Eduardo Avenue y Burnside Street.

José Ángel De León estaba bebiendo en un bar con un amigo

José Ángel De León estaba bebiendo en un bar con un amigo
FOTO: Tomada de Facebook

En su testimonio, con su voz balbuceante, el sacerdote José Ángel De León les dijo a los patrulleros que él estaba departiendo con un amigo en el Blue Moon Country Bar & Patio, ubicado en el 9801 de McPerson Road. Según el sacerdote, él y su amigo habían acordado ir a una fiesta después de salir del bar, en la colonia Los Amores.

De acuerdo al sacerdote José Ángel De León en algún momento, cuando ya estaba en la esquina de San Eduardo Avenue y Burnside Street, varios hombres salieron para atacarlos y él se tuvo que defender. Según la segunda versión del sacerdote, varios hombres lo pusieron en una camioneta Chevy Silverado negra, cuando salió del Blue Moon Country Bar & Patio.

De repente el sacerdote se puso muy pendenciero por el alcohol

De repente el sacerdote se puso muy pendenciero por el alcohol
FOTO: Tomada de Facebook

El sacerdote José Ángel De León sostiene que los hombres lo llevaron a esa esquina para golpearlo entre todos. Los agentes pudieron localizar al compañero de parranda del sacerdote, quien corroboró que ambos estaban tomando en el Blue Moon Country Bar & Patio, pero el que ministro religioso fue el que estaba impertinente y violento debido a su ebriedad.

Según el amigo del sacerdote el religioso José Ángel De León, debido a su ebriedad, se puso muy beligerante en contra de un grupo de hombres que estaban sentados en otra mesa. El amigo del sacerdote aseguró que le pidió a De León que se calmara para evitarse problemas, pero no le hizo caso e incluso retó a los otros clientes.

“¡Yo tengo gente del otro lado!”

"¡Yo tengo gente del otro lado!", dijo el sacerdote De León
FOTO: Tomada de Facebook

“¡Yo tengo gente del otro lado, van a ver pendejos!”, les gritó el sacerdote José Ángel De León a los hombres de la otra mesa con los que quería pelearse en medio de su borrachera, amenazándolos con sus supuestos contactos en Nuevo Laredo, Tamaulipas, que es un territorio violento y controlado por bandas de narcotraficantes de México.

Luego de que su amigo le insistiera con decisión que se fueran para evitarse problemas, el sacerdote José Ángel De León aceptó irse del Blue Moon Country Bar & Patio. Le pidieron a otro amigo que los llevara a la fiesta en la colonia Los Amores. El amigo pasó a recogerlos y luego los dejó en la San Eduardo Avenue para que fueran a seguir la parranda.

El sacerdote se traba en una pelea en la calle

El sacerdote se traba en una pelea en la calle
FOTO: Tomada de Facebook

Cuando los dos amigos iban caminando por la calle llegó una camioneta Chevy Silverado en color negro con tres hombres, quienes se bajaron y le reclamaron al sacerdote José Ángel De León las pendencias que les había hecho en el Blue Moon Country Bar & Patio momentos antes y fue cuando comenzó la pelea.

A lo lejos, cuando ya se escuchaban las patrullas que llegaban para atender el reporte de emergencia, algunos de los hombres de la camioneta Chevy Silverado escaparon del lugar. Luego sucedió el inusual encuentro de los patrulleros del LPD con el sacerdote José Ángel De León y el testimonio de su amigo.

Los policías no querían detener al sacerdote

Los policías no querían detener al sacerdote José Ángel De León
FOTO: Tomada de Facebook

Los patrulleros del LPD, al principio, no quisieron detener al sacerdote José Ángel De León en consideración de su investidura religiosa como ministro de un culto. Los agentes le dijeron que lo iban a llevar a su casa para que descansara. Sin embargo, el propio sacerdote agravó su situación con la policía.

Cuando los agentes acompañaban al sacerdote para llevárselo a su casa, llegó a la calle una camioneta Ford Expedition en color marrón. La camioneta era manejada por un hombre identificado como Pablo De León, quien se bajó de forma agresiva. No se detalla cuál es su relación con el sacerdote José Ángel De León.

“¡Quiero levantar gente!”

"¡Quiero levantar gente!"
FOTO: Tomada de Facebook

Pablo De León le preguntó al sacerdote: “¿Qué paso? ¡Quiero levantar gente! Dame nombres”, urgiéndole para que le revelara quiénes lo habían golpeado. Los patrulleros les ordenaron a José Ángel De León y Pablo De León que se fueran y dejaran de hacer escándalo. Sin embargo, el sacerdote no hizo caso.

El cura José Ángel De León entonces gritó: “¡Quiero levantar gente!”. En la jerga criminal de la frontera entre Texas y Tamaulipas ‘levantar’ o ‘levantón’ es un sinónimo de secuestro o ataque para tundir a alguien o con fines mucho más graves. Los patrulleros ya no esperaron más y entonces trataron de detener al ministro religioso ante sus intenciones violentas.

El sacerdote José Ángel De León termina en la cárcel

El sacerdote José Ángel De León termina en la cárcel
FOTO: Tomada de Facebook

Los agentes del LPD intentaron ponerle las esposas a José Ángel De León para detenerlo y el hombre se sacudió de manera violenta, gritándole a los policías “¡soy sacerdote, soy sacerdote!”. Los mismos patrulleros que habían intentado ayudarlo lo detuvieron por los cargos de resistirse al arresto, intoxicación pública e interferir con el trabajo de un servidor público.

El sacerdote José Ángel De León sigue detenido en la cárcel del Condado de Webb, en Laredo, a la espera de enfrentar la primera audiencia con un juez. La Diócesis de Laredo informó que está al tanto del arresto de su ministro de culto, que cooperarán con las autoridades en el proceso legal hacia su sacerdote y no harán más comentarios.