10 datos rápidos acerca del Día de la Revolución en México

La Revolución Mexicana tiene mucha historia que debe ser conocida. Es por eso que te traemos 10 datos increíbles sobre esta (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock
La Revolución mexicana se conmemora cada 20 de noviembre para recordar la lucha en la que México se declaró libre de la dictadura impuesta por el presidente Porfirio Díaz, quien se colocó en el más alto mando por más de tres décadas. Este conflicto armado tuvo sus inicios un 20 de noviembre de 1910, cuando varios grupos de oposición decidieron luchar para terminar con el mandato de Díaz y llevar a México hacia un porvenir favorable para todos los estratos sociales. ¿Quieres conocer más acerca de la Revolución mexicana? ¡Descubre 10 datos que quizá no conocías!

Un conflicto planeado

La Revolución mexicana no tomó por sorpresa ni a los gobernantes ni a los participantes del conflicto: fue un domingo 20 de noviembre de 1910 cuando se convocó a todos los interesados a apuntarse para acabar con la dictadura de Porfirio Díaz. Se trató del Plan de San Luis, que Francisco I. Madero, líder de la Revolución mexicana, compartió de manera pública con los ciudadanos identificados con el movimiento.

Infiltración alemana en la Revolución Mexicana

La bandera de Alemania durante una revolución
Shutterstock

Algunos historiadores reconocen a Félix A. Sommerfeld como uno de los pioneros en los servicios de inteligencia en México y como un agente de cambio para la Revolución mexicana. Sommerfeld fue un doble agente de inteligencia que, con el paso del tiempo, se hizo aliado de Francisco I. Madero, llegando a prestar sus servicios a Estados Unidos y Alemania.

Las “Soldaderas”  en la Revolución Mexicana

La Revolución mexicana fue un conflicto armado en el que participaron diferentes grupos de oposición; sin embargo, este no podría haber perdurado sin la ayuda de las llamadas “soldaderas”. Estas mujeres integraron un grupo especializado en prestar ayuda al movimiento revolucionario, realizando curaciones a los combatientes heridos, lavando la ropa de estos o preparando alimentos, aunque también son reconocidas por haber realizado actividades de espionaje e incluso tráfico de armas provenientes de Estados Unidos.

Todo comenzó con una dictadura

Shutterstock

El conflicto armado durante la Revolución mexicana tuvo como punto de partida una dictadura, iniciada por el entonces presidente Porfirio Díaz, quien se mantuvo en el poder de 1876 hasta 1911. Durante estos años, México presenció grandes avances económicos y sociales, que poco a poco se fueron transformando en descontento entre los grupos que veían, en la dictadura, una amenaza al crecimiento del país.

La división del norte de la Revolución Mexicana

La llamada División del Norte se originó el 29 de septiembre de 1913 en Lerdo, Durango, y uno de sus principales protagonistas fue Francisco Villa, quien coordinó, con otros combatientes, el ataque a Torreón. La organización de esta División derivó en la creación de cuatro brigadas, integradas por 4,000 hombres, que poco a poco fueron creciendo en popularidad y ganando más adeptos para la Revolución.

Las enfermedades que dejó la Revolución mexicana

Imagen de virus digitalizados como concepto de enfermedades de la Revolución Mexicana
Shutterstock

No todos los combatientes que fallecieron durante el conflicto armado lo hicieron por heridas provocadas por armas de fuego; muchos de ellos sucumbieron ante contagios de viruela y paludismo. La salud de los mexicanos se vio gravemente afectada por la llegada al continente de la influenza española, que terminó por cobrar la vida de más de 300,000 personas en todo el territorio mexicano.

¿Quién fue “Adelita”?

“Adelita” una reconocida canción alusiva a la Revolución mexicana, encontró su inspiración en Adela Velarde Pérez, una niña de 13 años originaria de Durango, quien se enlistó en el conflicto revolucionario pese a su corta edad. Fue el 7 de febrero cuando se reportó que Adela Pérez Velarde dejó la vida de hogar a lado de sus padres para unirse al equipo de enfermeros del Coronel Alfredo Breceda, especializándose en la curación de heridas en combatientes.

Vestigios de una traición

Shutterstock

Fue en la Hacienda Chinameca, ubicada a aproximadamente 25 kilómetros de Cuautla, Morelos, donde ocurrió el asesinato de Emiliano Zapata a manos del equipo del coronel Jesús Guajardo. En esta hacienda aún es posible encontrar los impactos de bala que finalmente hicieron perecer al caudillo más reconocido de la Revolución. En su honor, se erige una estatua y algunas placas conmemorativas con la leyenda “Tierra y libertad”.

Homenaje a Emiliano Zapata

El estado de Morelos fue el hogar de Emiliano Zapata, y es por este motivo que ahí reposan muchos de los documentos y registros del zapatismo, como fotos y archivos del caudillo. En Anenecuilco se encuentran los muros originales de la casa donde vivió Zapata; ahí, se dan cita cientos de visitantes que cada año contemplan la colección y caminan por un sitio histórico que vio nacer a uno de los personajes más importantes de la historia de México.

La plaza de la Revolución

Shutterstock

Uno de los sitios más importantes de la Revolución se encuentra a las afueras de Zacatecas, México; se trata del cerro de la Bufa, protagonista de la “Batalla de Zacatecas” en 1914. Sobre este cerro se llegó a construir una explanada que tuvo por nombre “Plaza de la Revolución”, dedicada a tres generales: Pánfilo Natera, Francisco Villa y Felipe Ángeles.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado