¿Qué hacer si te detiene la policía al conducir en Estados Unidos?

  • Saber comportarse, clave para un conductor cuando es detenido por un policía
  • Cómo el estado el vehículo puede llamar la atención de un oficial
  • El adiestramiento del policía vs. quienes tratan de huir en una persecución

¿Cómo me comporto si un policía me pide detenerme al conducir en Estados Unidos? Esa pregunta gravita en la mente de la gran mayoría de los conductores hispanos (si no es que en la de todos ellos) por las obvias implicaciones que tiene una situación semejante.

Y el recelo es válido, sobre todo cuando le respaldan datos estadísticos de reconocidas instituciones, como la Stanford University, que analizó los resultados de más de 100 millones de paradas de tránsito en 21 entidades de Estados Unidos entre 2011 y 2017.

El análisis estadístico, denominado Stanford Open Policity Project concluyó, entre otros muchos datos, que la probabilidad de los conductores hispanos de ser detenidos al conducir en Estados Unidos es 30 por ciento superior a la de sus pares de raza banca, y 10 por ciento arriba de la de los afroamericanos.

Pues bien, el oficial Raymond Granell, del Departamento de Policía del Condado de Cobb, en Georgia, precisa en una plática con Mundo Hispánico cuáles son las actitudes recomendables para lidiar con un caso de esa índole, y cuáles sus recomendaciones para evitar el llamar la atención de los policías en función del estado del auto.

¿Qué hacer si te detiene la policía al conducir en Estados Unidos?

Mundo Hispánico

El oficial Granell dice que si un policía le detiene a la hora de conducir lo recomendable es mantener ambas manos en el volante, a fin de que el agente vea claramente en dónde están. Si los cristales están subidos, conviene bajarlos para que el policía mire cuántas personas van a bordo, y si es de noche, hacerlo, recomienda él, es “mucho mejor”.

Acerca del estado del vehículo, el policía recomienda al propietario mantener la apariencia original del auto, ya que, si uno le modifica la suspensión, el sistema de escape con un mofle ruidoso, o cambia las llantas, “como hacen muchos jóvenes”, por otras de aro fino, “obviamente esas cosas llaman la atención del oficial porque hacen el auto menos seguro”.

Primero que todo, el conductor no debe maniobrar un automóvil si está embriagado o si ingirió alguna droga. Nunca.

Además, el conductor debe ser consciente de la inutilidad de creer que puede escapar en su auto de una persecución policiaca, pues los policías están entrenados para conducir en situaciones de esa naturaleza, y sus unidades poseen los aditamentos y equipos para circular en esas condiciones.

“Nos dan entrenamiento de alta velocidad para persecuciones y de otro tipo de controles que se usan para controlar vehículos que se tratan de usar para evadir la justicia. Además, debe pensarse que su vehículo tiene un tag registrado a nombre de un dueño, y, eventualmente, vamos a toparnos con la persona que iba manejando el carro”.

Además, “hay cámaras en todos lados. Si tiene un accidente, no huya, quédese en el área. Va a ser más beneficioso que salir huyendo”.

Este aspecto resulta importante porque, como ha dicho el oficial Granell en otras pláticas con Mundo Hispánico, sea uno culpable o no culpable de un percance, la persona involucrada no debe marcharse del sitio porque, enfatiza:

“Si Ud. se va, yo le garantizo que habrá alguien con un teléfono, grabando su tag, y más adelante un oficial que se dedica a investigar a los famosos ´hit-n-run´ (modismo que designar a quienes chocan y huyen) va a llegar a su casa y ahí Ud. tiene que ir donde un juez, y entonces se vuelve un problema mucho más costoso y más difícil de resolver”. Conclusión: si choca, no huya

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+