Asesor de Trump revela plan de inmigración para segundo mandato del presidente

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: Getty / Video: MH
  • Un asesor de Trump reveló la otra cara de la moneda respecto a la agenda de inmigración para el segundo mandato del presidente si es reelegido
  • El asesor dijo que Trump buscará limitar el asilo, tener en la mira a las ciudades santuario y recortar las visas de trabajo
  • Contrario a esto, el mandatario anunció ayer que de ser reelegido daría empleo y ayudas a inmigrantes

El asesor principal del presidente Donald Trump, Stephen Miller, reveló una coactiva agenda de inmigración del segundo mandato del republicano en el caso de que sea reelegido la próxima semana.

En una entrevista telefónica ofrecida a NBC News, el asesor resaltó lo que serían los cuatro principales puntos de la agenda: limitar las subvenciones de asilo, castigar y eliminar las ciudades santuario, expandir la prohibición de viajar con controles más estrictos para los solicitantes de visa y poner nuevos límites a las visas de trabajo.

Plan migratorio de Trump
Foto: Twitter.

Miller resaltó que el objetivo de la Administración Trump en una segunda vuelta será “elevar y mejorar el estándar de entrada” a EE. UU., de acuerdo con NBC News.

“En muchos casos, solucionar estos problemas y restaurar una apariencia de cordura en nuestros programas de inmigración implica una reforma regulatoria”, indicó Miller.

“El Congreso ha delegado mucha autoridad y eso subraya la profundidad de la elección que enfrenta el pueblo estadounidense”, agregó el asesor.

Miller ha encabezado una política de inmigración de línea dura que muchos tildan de cruel, racista y antitética en cuanto a los valores estadounidenses como nación de inmigrantes.

Por su parte, el también asesor de campaña de Trump asegura que su único objetivo es proteger la seguridad y los salarios de los estadounidenses.

En cuanto a la política de asilo, Miller resaltó que en un segundo mandato Trump trataría de expandir los acuerdos de “reparto de carga” con otros países para distribuir a los solicitantes de asilo a nivel mundial.

“Al presidente le gustaría expandir eso para incluir al resto del mundo”, dijo Miller. “Y si crea terceros socios seguros en otros continentes y otros países y regiones, entonces tiene la capacidad de compartir la carga de los solicitantes de asilo a nivel mundial”.

En relación a las ciudades santuarios Miller resaltó que una de las prioridades será “tomar medidas enérgicas” contra ellas.

Miller indicó que Trump impulsaría una legislación presentada por el senador Thom Tillis, republicano por Carolina del Norte, que contempla castigar a las jurisdicciones que se nieguen a entregar a los indocumentados a ICE para su deportación.

En segundo lugar, Trump promovería una ley que “prohíba la práctica”, lo que obligaría a los gobiernos locales a entregar a los indocumentados a las agencias de inmigración.

En cuanto a la prohibición de entrada al país, Miller dijo que la prioridad sería “”construir y expandir el marco que hemos creado con la prohibición de viajar, en términos de elevar el estándar para la detección y el examen para la admisión a los Estados Unidos”.

Miller indicó que se evaluarían las “tendencias ideológicas y políticas” de los solicitantes de visas para evaluar su potencial de reclutamiento por parte de grupos radicales.

“Esa será una de las principales prioridades”, dijo. “Va a requerir todo un esfuerzo del gobierno. Va a requerir la construcción de un mecanismo de selección muy elaborado y muy complejo”.

Contrario a esta otra cara de la moneda, el presidente Donald Trump dijo ayer que intentará crear más de 2 millones de nuevos empleos para los latinos en su país si es reelegido para un segundo mandato, y continuará con su política de sanciones a Cuba, Venezuela y Nicaragua, de acuerdo con la agencia Efe.

Esas promesas forman parte de un plan económico para los latinos que la Casa Blanca presentó apenas cinco días antes de las elecciones del 3 de noviembre, en las que los hispanos tendrán un papel decisivo en estados como Florida, Arizona, Texas y Nevada.

“Con los hispanos, construiremos de nuevo la mejor economía de la historia, incluso mejor que antes” de la pandemia, dijo una alta funcionaria estadounidense, que pidió el anonimato, en una rueda de prensa telefónica.

Archivado como: Plan migratorio de Trump

El llamado “plan del sueño americano”, al que tuvo acceso Efe, es un documento de apenas dos páginas que contiene promesas ambiciosas pero generales, y que no explica cómo conseguiría esos objetivos.

Si gana un segundo mandato, Trump “crearía un entorno económico que producirá más de 2 millones de nuevos empleos en la comunidad hispana”, y que añadirá “a la economía 500.000 negocios propiedad de hispanos”, además de “mejorar el acceso al capital” para esas empresas, señala el plan.

“Los pequeños negocios hispanos, y en particular los controlados por latinas, son los que más rápido crecen en nuestra economía, y aunque la crisis de covid-19 los ha perjudicado, estamos viendo ya cómo se recuperan”, subrayó la citada funcionaria.

La crisis económica derivada de la pandemia ha afectado especialmente a los latinos, y aunque la tasa de desempleo entre los hispanos ha bajado notablemente después de alcanzar un récord del 18,9 % en abril, la economía estadounidense solo ha recuperado el 54 % de los empleos que se perdieron debido a la situación sanitaria.

Archivado como: Plan migratorio de Trump

Los hispanos son la minoría más numerosa en las elecciones presidenciales que concluyen la próxima semana, con unos 32 millones de latinos que pueden votar, y ambas campañas están cortejándolos en la recta final de la campaña.

En 2016, Trump ganó apenas el 28 % del voto latino, pero lejos de perder parte de esos apoyos a lo largo de su primer mandato -como le ha ocurrido con sus simpatizantes blancos-, alrededor del 30 % de los votantes hispanos aseguran que siguen respaldando al mandatario, y su campaña confía en mejorar ahora su marca de hace cuatro años.

En lugar de revivir la retórica antiinmigrante de su campaña de 2016, Trump se ha centrado más en mensajes económicos, y el plan divulgado por la Casa Blanca también contiene promesas en el ámbito educativo, como la de distribuir un millón de becas para educación primaria y secundaria (K-12) a familias hispanas.

El documento también promete que Trump “apoyará las políticas y normas que impongan sanciones a regímenes comunistas en Sudamérica y Centroamérica, incluidas Venezuela, Cuba y Nicaragua”, uno de los puntos que hace que muchos latinos de origen cubano o venezolano apoyen al presidente en el estado clave de Florida.

Archivado como: Plan migratorio de Trump

Regresar al Inicio