Colaborador de mafia mexicana ordenó asesinato, pero David Ortiz no era el objetivo

  • Policía reveló que David Ortiz no era el objetivo.
  • Una fotografía tomada por los sospechosos minutos antes habría generado la confusión.
  • Un colaborador de un cartel mexicano ordenó el ataque, según las autoridades.

Todo apunta a que David Ortiz, conocido como Big Papi, no era el objetivo a quien buscaban asesinar, sino un hombre sentado junto a él, según indicaron las autoridades.

El hombre quien disparó hace 10 días contra David Ortiz lo confundió con el blanco real del ataque, un sujeto que estaba sentado en la misma mesa que el extoletero de los Medias Rojas en un bar, afirmaron el miércoles las autoridades dominicanas.

David Ortiz

El procurador general de la República Dominicana y el director de la policía nacional dijeron a la prensa que el intento de asesinato fue ordenado desde Estados Unidos por Víctor Hugo Gómez, colaborador de la organización criminal mexicana conocida como el Cártel del Golfo. Añadieron que Gómez había contratado a una banda de sicarios con el objetivo de eliminar a su primo, identificado como Sixto David Fernández.

De acuerdo con esta versión de las autoridades, Gómez sospechaba que su familiar lo había entregado ante investigadores antinarcóticos del país caribeño en 2011.

El primo, Sixto David Fernández, estaba sentado junto al astro del béisbol la noche del 9 de junio, cuando un sujeto se aproximó y le dio a David Ortiz un tiro en la espalda, indicaron los funcionarios. Fernández poseía un taller de automóviles y había hecho amistad con David Ortiz, de acuerdo con el procurador general Jean Alain Rodríguez y con el general Ney Aldrin Bautista Almonte, director de la policía nacional.

David Ortiz sigue hospitalizado en Boston, donde los médicos han actualizado su condición, de “delicada” a “buena”.

Al menos 11 personas han sido arrestadas en este caso, desde el hombre que presuntamente abrió fuego hasta una serie de conductores de autos y motocicletas que habrían colaborado, así como algunos cómplices menores. Rodríguez y Bautista expusieron que la confusión sobre la identidad del objetivo del ataque comenzó cuando uno de los cómplices tomó una foto borrosa de Fernández, sentado en el Dial Bar and Lounge, que se ubica en una zona adinerada de Santo Domingo.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+