Limpieza facial: 11 mitos que debes erradicar de tu cara

Cuidar nuestra piel es muy importante como también darle esa atención especial al cuidado y limpieza facial. Te damos 11 mitos para erradicar

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Cuidar la piel del rostro es esencial para lucir una belleza fresca.
  • Sin embargo, hay mitos respecto a la limpieza facial que ya es hora de que erradiques.
  • Te mostramos varios de ellos para que puedas saber cuál es la verdad.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano; sin embargo, en muchas ocasiones los seres humanos pueden llegar a adquirir hábitos o prácticas que resulten en un deterioro de él. Así, es importante recordar que cuidar nuestra piel es muy importante, así como también darle esa atención especial al cuidado y limpieza de nuestro rostro. Por eso en esta ocasión hablaremos acerca de 11 mitos sobre la limpieza facial.

Mito 1: No lavar tu rostro durante la ducha

¿Acostumbras a lavar tu rostro en la ducha? ¡Presta atención! Aunque existe el mito de que es malo realizar esta práctica, el experto en dermatología, Dr. Shasa Hu, afirma que no puede haber nada más lejano de la realidad. De hecho, Hu asegura que lavar nuestro rostro mientras nos duchamos puede llegar a favorecer la salud de nuestro rostro, pues el vapor que genera el agua promueve que los poros se abran y así tener una mejor exfoliación.

Mito 2: Mínimo debe lavarse dos veces al día el rostro

La dermatóloga Dr. Hadley King afirma este mito no es verdad y el lavado del rostro depende mucho del tipo de piel de cada persona. Por ejemplo, para una persona con piel seca es suficiente lavar su rostro una vez al día por la noche.  En cambio para una persona con rostro graso se recomienda mínimo lavarse la cara dos veces al día. Como también se recomienda lavar la cara (independientemente del tipo de piel), después de una rutina de ejercicio o de haber usado mucho maquillaje.

Shutterstock

Mito 3: Siempre debe aplicarse una limpieza doble con un limpiador a base de aceite y agua

Cuando se habla del cuidado de la piel del rostro, surgen muchas dudas que se derivan de creencias arraigadas en las culturas; sin embargo, los cuidados con los que crecieron nuestras madres y abuelas podría no ser el mismo que los actuales. Nuevamente la dermatóloga King, explica: “Si se utiliza primero un limpiador a base de aceite, posteriormente es necesario limpiar con uno de agua. Pero si se aplica primero uno a base de agua, no es necesario utilizar el de aceite”.

Mito 4: Para comprobar la efectividad de un producto de limpieza, te debe arder el rostro

Al hablar del cuidado de nuestro rostro, no aplica el dicho “No hay dolor, no hay ganancia”. Ningún producto limpieza de rostro debería ocasionar ardor o algún tipo de molestia. Si esto sucede debes prestar atención pues quizás tu piel sea muy sensible o incluso el producto podría causarte una infección. Por eso, en muchos envases encontrarás una advertencia para probar primero en una pequeña zona de la piel.

Shutterstock

Mito 5: Agua y jabón son suficientes.

Cuando hablamos de la limpieza de nuestro rostro, es importante mencionar que el jabón normal no es ideal para el lavado de la cara. Lo mejor es adquirir un limpiador suave y sin perfume, especial para nuestro tipo de tez. Por lo general, las rutinas de belleza incluyen diferentes tipos de productos que son catalogados como “necesarios”, y aunque es posible que estos contribuyan a que tengas un cutis más sano, estos no siempre son necesarios.

Mito 6: Usar un paño para secar el rostro es malo

La realidad es que la única razón por la que secarse con un paño sería malo es si este estuviera contaminado con hongos o bacterias o si estuviera hecho a base de una tela muy abrasiva. Asimismo, es posible que usar un paño en el rostro se ligue a la idea de que tallarás de manera brusca las zonas más delicadas de tu piel, pero si lo haces de manera suave y delicada, esto no tendría por qué ser un problema.

Shutterstock

Mito 7: Limpiarse con una toallita desmaquillante es suficiente

Una toallita desmaquillante es el inicio de una limpieza facial, pero los expertos nos dicen que no debe ser lo único. Después de usarla se debe enjuagar con agua para retirar cualquier posible residuo. La mayoría de las toallitas desmaquillantes resultan prácticas y útiles, ya que pueden ser transportadas a cualquier sitio y sacarte de apuros en tus viajes y paseos, pero esto no significa que sean el único paso suficiente para una rutina de skincare.

Mito 8: No es necesario lavar tus manos antes de lavarte la cara

Lavarse la cara al despertar y antes de ir a la cama es una recomendación que ha pasado de generación en generación, y sus beneficios van más allá de mantener sano e hidratado a nuestro rostro, pero, ¿es necesario lavarnos las manos antes? La respuesta es sí, y esto es porque nuestras manos siempre están en contacto con diversos elementos y bacterias, por lo que el primer paso para limpiar nuestro rostro es primero lavar nuestras manos.

Shutterstock

Mito 9: No afecta no retirar el maquillaje antes de lavar tu rostro

Maquillarse puede ser un hobby o una necesidad, pero lo cierto es que uno de los requisitos para mantener una piel sana es retirarlo después de usarlo, sin importar la hora del día. Si no usas mucho maquillaje utilizar un limpiador podría funcionar para retirar el maquillaje y para limpiar para posteriormente enjuagar con agua. Sin embargo, si es necesario primero retirar el maquillaje y luego proceder a la limpieza facial.

Mito 10: Cualquier limpiador es bueno para tu piel

Seguramente has pasado por el pasillo de belleza en el supermercado, en donde existe una gran variedad de productos para el cuidado personal, pero ¿te has preguntado cuáles de ellos son los más adecuados para ti? El mito de que cualquier limpiador es bueno para tu piel, de acuerdo con los expertos, no puede estar más alejado de la realidad. Esto se debe a que cada tipo de piel es diferente y, por lo tanto, requiere de cuidados especiales.

Shutterstock

Mito 11: Uso de cepillos faciales

El mito nos cuenta que el hacer uso de cepillos faciales repararán los poros abiertos y disminuirán el exceso de grasa en el cutis. La mala noticia es que esto no es así, y es posible que los cepillos faciales hagan más daño del que imaginas. No es recomendable excederse en el uso de los cepillos faciales, pero se sabe que una cualidad de estos es que estimulan la microcirculación sanguínea y ayudan a desintoxicar la piel de suciedad y residuos de maquillaje.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado