10 formas de entender el amamantamiento sin prejuicios

La lactancia es algo completamente natural, aunque en algunas ocasiones las personas no puedan comprender que se trata de que (...)

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Shutterstock

¿Por qué deberían tener las nuevas mamás que defender los beneficios de la lactancia materna? Si eres una nueva mamá, esa es una pregunta bastante importante. Vas a escuchar a todo tipo de asesoramiento sobre el tema y, definitivamente, vas a ser presionada en ambos extremos del espectro. Los expertos en lactancia e incluso las abuelas reclamarán tener todas las respuestas, pero esto es lo que sabemos con certeza: ignora todo lo que te dicen. Nadie sabe lo que es correcto para ti o tu bebé excepto tú. Es tu elección elegir pecho o biberón. Por supuesto, hay pros y contras en cualquier elección.

 The Centers for Disease Control and Prevention dice: “La leche materna es ampliamente reconocida como la forma más completa de la nutrición para los bebés, con una gama de beneficios para la salud de los bebés, su crecimiento, inmunidad y desarrollo.” Pero ¿qué pasa si eres incapaz de amamantar con éxito o si te causa un dolor intenso, ansiedad o incluso depresión? Seguramente una madre cuerda es igualmente importante para garantizar la salud de su bebé. Es decir, no existe una respuesta correcta y necesitas pensar en qué es mejor para ti. Lo sabemos… es más fácil decirlo que hacerlo. Las miradas acusadoras y que te juzguen las otras mamás es algo difícil de ignorar. Así que aquí tienes 10 consejos para ayudarte a elegir entre la lactancia materna y alimentación con fórmula.

Considerar la vinculación

Shutterstock

Que te juzguen o no, no tiene tanta importancia, pero que puedas estrechar a tu bebé y disfrutar del contacto piel a piel es algo que desaparece una vez que llega a sus años de adolescencia y ya no quiere tener nada que ver contigo en ese aspecto. Piensa en la vinculación que  experimentarán. Es uno de los mayores beneficios de la lactancia materna y no durará para siempre. Cuando estés frustrada o dudando de tu elección… sólo acurrúcate con tu bebé e ignora a los demás.

Piensa en los beneficios de salud para tu hijo

Incluso aquellas que eligen no amamantar entienden que los beneficios de la lactancia materna son increíblemente valiosos para un bebé. No se puede negar que la leche materna es lo mejor gracias a las vitaminas, nutrientes y sustancias que combaten la enfermedad que obtendrá tu bebé con cada sorbo. Así que cuando no puedas evitar las miradas fijas de las mujeres en la mesa junto a ti en el almuerzo, recuerda que estás protegiendo a tu bebé, una responsabilidad que debe entender cualquier madre.

Considera los beneficios de salud para ti

Una mujer con su hijo en brazos
Shutterstock

Estar embarazada no siempre es cómodo y el acto de dar a luz es un dolor en el… bueno… en  todo. No es ningún secreto que el período pre bebé puede ser difícil, pero para algunos, después del nacimiento puede ser aún más difícil. La lactancia materna se ha demostrado que alivia la depresión postparto por la liberación de la hormona oxitocina, que promueve la crianza y la relajación. Además puede promover la curación y recuperación  del útero al tamaño normal lo más rápido posible. También puede prevenir osteoporosis y cáncer. Además, te ayuda a perder el peso del embarazo más rápido porque quemas un montón de calorías durante la lactancia.

La lactancia materna puede impulsar el coeficiente intelectual de tu bebé

Hay estudios que apoyan una conexión entre la lactancia materna y desarrollo cognitivo. En otras palabras, lo que pones en el cuerpo de tu bebé pueden impactar en lo inteligente que sea más adelante en vida. Claro, el IQ no parece importar ahora que tu bebé apenas puede levantar la cabeza, pero una investigación del Hospital infantil de Boston y de la Universidad de Harvard asegura que los bebés cuya madres los alimentaron con leche materna durante, al menos, seis meses, mostraron un mayor vocabulario a los 3 años y un mayor IQ a los 7 años.

Te asegura de que tu hijo se está alimentando

Shutterstock

Si tu hijo aceptó la lactancia materna fácilmente pero se resistió a la fórmula y los alimentos sólidos después, la lactancia materna puede ser la única manera de que te asegures de que está recibiendo la nutrición que necesita. Cuando crecen, es cada vez más importante asegurarse de que obtengan los nutrientes necesarios y, si están rechazando otros alimentos, la lactancia materna podría ser tu mejor apuesta.

Ayuda a prevenir la obesidad infantil en el futuro

Al pensar en la lactancia materna y la fórmula, considera que la primera reduce el riesgo de sobrepeso en el niño cuando sea un adolescente o un adulto. Esto es porque aprenderá desde muy joven a comer hasta que esté satisfecho, lo que conduce a unos hábitos alimenticios saludables. Además, la leche materna contiene menos grasa que la fórmula, el aumento de peso de los bebés es más lento y más regulado.

Pregúntate si tu bebé aún lo quiere

Una chica descansando con su hijo
Shutterstock

¿Quién es más importante? ¿Estás tratando de contentar a otras personas o de hacer lo mejor para tu bebé? La respuesta obvia es que tu prioridad #1 debe ser abordar lo que tu hijo quiere y necesita, a pesar de las miradas de los demás. Si tu hijo no está interesado en la lactancia materna y físicamente no puedes atender las necesidades de tu bebé, entonces no deberías nunca dejar que la opinión de otro impacte tu instinto maternal.

Abrazar la conveniencia

No importa donde vayas, donde estés o que te olvides el bolso en casa cuando apresurada por la puerta, siempre tendrás la comida de su bebé contigo. Es la mayor conveniencia y te prometemos que cuando tengas que cargar 8 millones de cosas en tu bolso de bebé (pañales, chupones, juguetes, snacks, mantitas, calcetines, toallitas, tejidos, soplos…) te alegrarás de que no necesitas también embalar un biberón o mamila.

En caso de duda, enfócate en tu hijo y su sonrisa

Una señora con su hijo cargando a su hijo
Shutterstock

Primero tienes que aceptar que no todo el mundo estará de acuerdo con tu decisión (si decides amamantar o no) y que no es tu trabajo convencer a los escépticos. Las lecciones más importantes que hemos aprendido después de convertirnos en madre es que nunca puedes complacer a todo el mundo, y no puedes confiar en los consejos u opiniones de los demás. Todos querrán meterse en lo que estás haciendo, bien o mal, y todo el mundo tiene la solución perfecta para tus problemas de lactancia materna. Ni caso. Cuando se trata de la lactancia materna y la alimentación con fórmula, la único que realmente sabe lo que es mejor… eres tú.

Recuerda que la lactancia materna es perfectamente normal y natural

Recuerda que la lactancia materna es la forma más natural de alimentar a tu bebé, y las mujeres lo han estado haciendo desde el principio de los tiempo. Claro, no todo el mundo se sentirá cómodo con ello y no tendrá sentido para todas las madres. Pero si quieres amamantar, entonces, simplemente, estás optando por hacer lo que las madres han hecho siempre. No importa cuánto tiempo (o si) decides amamantar, dónde decides hacerlo o lo que otros piensan, atente a lo correcto para ti.

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado