Joven inmigrante lucha contra grave enfermedad (VIDEO)

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.

[anvplayer video="4491242" station="CMG MundoHispanico"]

La vida de María Guadalupe Ruiz era totalmente normal hasta hace unos meses. Vivía feliz junto a su esposo y dos niños en un pequeño apartamento en Marietta, donde el presupuesto alcanzaba para pagar las cuentas y tenían suficiente para mantener una estabilidad económica.

La joven de 25 años, originaria de México y beneficiaria del programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) incluso se encontraba estudiando para finalizar su carrera.

Sin embargo, durante el pasado mes de mayo de este mismo año, todo cambió para ella. Un desmayo y el aborto de uno de sus pequeños gemelos comenzó a generar sospechas.

“Yo me empecé a sentir mal cuando mi tercer embarazo. Estaba como a los principios de mes. Me empecé a sentir demasiado débil. Demasiado cansada, mi cabeza me dolía bastante. Empecé a tener sangrados, perdí a un bebé a causa de todo esto. Y después de que perdí a este bebé, estaba en riesgo de que perdiera al otro. Trataba de cuidarme lo más posible porque esto no sucediera. Los doctores siempre decían que era por el embarazo y que no me preocupara que todo estaba bien”, explicó la joven madre.

TE PUEDE INTERESAR: Policía hispano salva a mujer de auto en llamas (VIDEO)

Pese a ello, Ruiz notó que algo no estaba bien y que no se trataba de los malestares usuales del embarazo. Si no, de algo más. Se sentía extraña y no podía ejercer las mismas actividades diarias de siempre.

“Era algo más. Era una debilidad tan grande que yo no era capaz de hacer mis cosas yo misma. No era capaz de bañarme, de cuidar a mis hijos. Me sentía impotente”, agregó.

Según las palabras de la joven, no fue hasta que dio a luz a su tercer hijo cuando los médicos comenzaron a buscar la razón original de su malestar y a prescribirle nuevos análisis.

“Me refirieron con un neurólogo, un cardiólogo y un hematólogo. Estos doctores hicieron diferentes tipos de análisis. Yo salí positiva en DNA que significa que probablemente podía tener Lupus”, dijo.

Ruiz enfrenta una enfermedad rara, que podría provocarle la muerte si no cumple con las indicaciones de su médico. Hoy, apenas puede hacer frente al costoso tratamiento. Foto: Samantha Díaz/MH

Pero tras más análisis, y ya en el mes de agosto, los facultativos descubrieron que Ruiz no tenía Lupus sino el síndrome antifosfolípido,  una enfermedad rara que provoca que la sangre se coagule y no circule adecuadamente.

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el síndrome produce altas tasas de mortalidad y si no se trata a tiempo, puede aumentar el riesgo de muerte en cualquier paciente.

LEE ADEMÁS: Falta mano de obra en la industria de la construcción (VIDEO)

“El doctor me dijo que mi sangre se coagula y yo puedo sufrir un derrame cerebral o un infarto en cualquier momento sin yo darme cuenta porque mis arterias se van tapando”, detalló la joven.

De acuerdo con la ‘soñadora’, la solución para la enfermedad es un tratamiento semanal y la prescripción de anticoagulantes de por vida.

Se trata de una circunstancia que mantiene en vilo a la joven y a toda su familia, ya que no ha podido iniciar su tratamiento por los altos costos que representa.

“Los anticoagulantes son caros, pero los puedo comprar con más facilidad. Pero el tratamiento es el problema. Este tratamiento va por venas y me lo tengo que poner la oficina del doctor. Cada tratamiento, cada sección vale 600 dólares. Como yo esto lo voy empezando, tengo que tomar secciones por dos meses, semanalmente. No puedo pararlo una vez haya comenzado. Tengo que terminarlo cuando el doctor diga. Después de los dos meses, él va a ver si lo puedo ir tomando cada dos semanas, según los resultados”, explicó.

Es por ello que la joven ha agotado todos sus recursos económicos, entre citas, análisis y medicamentos. Hoy, apenas le quedan ahorros para iniciar el tratamiento. Una medida que debe tomar a tiempo pues si no lo hace, podría costarle la vida según las recomendaciones de su médico.

“Mi esposo es el único que trabaja. Tenemos tres niños chiquitos. Ya recurrí a cualquier recurso que pueda tener y no encuentro manera, no tenemos ya para pagar nuestro apartamento. Nuestros ahorros se fueron terminando, citas con doctores; $250 cada vez que voy. Es tanto que ya no puedo más. Debo bastante. Cada vez que me pongo mal me hospitalizan y cada vez que entro al hospital, tengo miedo, salen cuentas demasiado grandes que ya no puedo cubrir”, lamentó.

“Cada vez tengo miedo de sentirme mal e ir al hospital porque ya no quiero tener más cuentas. Pues yo necesito mi tratamiento para tener una vida más tranquila”, añadió.

Ruiz señaló, además, que ha buscado maneras de solicitar un seguro médico para apalear los gastos, pero que le ha sido imposible.

NO TE PIERDAS: Candidata a gobernadora de Georgia busca incluir a inmigrantes indocumentados

“Intentamos con el ‘Obamacare’, pero no pudimos. Ahora que yo intento aplicar a ‘Obamacare’, me dicen que han cambiado las reglas. Yo he llamado a asociaciones y todo va bien hasta que me piden mi número de seguro social. Yo les doy ni número de seguro social y me dicen: ‘este número no es para un seguro médico. Esto es para trabajar y punto. ‘Tú no tienes derecho porque no eres ciudadana ni residente’. Cada vez que me dicen eso es como si me dieran un golpe al corazón y me dijeran: ‘no tienes derecho a vivir, no tienes derecho a intentarlo, a intentar estar bien por tus hijos y por ti misma’”, expresó.

Hoy, la joven espera por un milagro y apela al buen corazón de la comunidad. “Yo, no es que pida comida o pida cosas materiales, no, eso no es así. Eso yo puedo conseguirlo. Antes de esto nosotros teníamos una vida tranquila. Con lo que mi esposo ganaba teníamos suficiente para vivir. Pero con esto, mi vida no es igual. No nos alcanza. Es demasiado complicado. Yo pido ayuda. Yo no pido no siquiera $20, aunque sea con $1 yo puedo ir ahorrando y pagar. Cada día va pasando más sin tener mi tratamiento. Cada día es un peligro para mí: un no sé qué va a suceder mañana”, manifestó.

“Pero si me dejo caer, si no haga nada, ¿qué de mis hijos? Así que decidí seguir y luchar hasta donde pueda. Por mis hijos y por mí, porque yo los traje a este mundo porque quise, no para que sufrieran sino porque les quería dar amor y los quería cuidar”, finalizó.

Si usted desea cooperar con el tratamiento de Ruiz, puede visitar su página en GoFundMe y donar en línea: https://www.gofundme.com/maliincamy-ruiz-de-sebastian

ES TENDENCIA:

[anvplayer video=”4491085″ station=”CMG MundoHispanico”]

Regresar al Inicio