Hijo de inmigrantes hispanos construye su futuro “de beca en beca”

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Jesús Lara, hijo de inmigrantes hispanos, construye su futuro “de beca en beca” en una de las universidades más costosas de EE.UU. y del mundo
  • Estudia Ingeniería mecánica en Georgia Tech, colegio que está en el “Top 10” de las mejores universidades estadounidenses
  • Sueña con diseñar centros de rehabilitación para personas con discapacidad, como su hermano menor autista

Sin financiamiento familiar o personal para forjar su carrera en ingeniería mecánica, Jesús Lara, hijo de inmigrantes mexicanos, construye su futuro “de beca en beca” en una de las universidades públicas más costosas y de mayor calidad en la enseñanza en Estados Unidos y en el mundo: Georgia Tech.

– Mis padres me decían: “Yo caminé así de lejos para que tú caminaras más lejos en la vida. Ese es mi reto más grande”, relata Jesús en una entrevista para Mundo Hispánico.

Y cuando sus padres le dicen a Jesús cuán lejos han caminado, es algo literal.

Ambos emigraron hace muchos años desde México para laborar en Estados Unidos. Él, como trabajador de la industria de la construcción; ella, de colaboradora doméstica- para obtener los recursos suficientes para proveer a su familia de lo indispensable, una tarea de por sí complicada que se dificulta aún más cuando hay que destinar una parte significativa de esos fondos en la atención de una persona autista, como es el hermano de Jesús.

Inspirado en todo ello, una de las metas profesionales de Jesús es construir o diseñar centros de rehabilitación para niños especiales.

“Poder también ir al país de mis padres, México, y hacer allá escuelas para que los niños de varias edades puedan aprender las materias necesarias a fin de que puedan ser exitosos, y ayudar a que los niños de escasos recursos tengan un mejor futuro”.

 

Hijo de inmigrantes hispanos construye su futuro "de beca en beca"
Mundo Hispánico

 

Sus padres, luego de ver tanta pobreza en México, quisieron darse una oportunidad de mejorar no solo para ellos mismos, sino también para sus hijos, así que hace veinte años decidieron trasladarse a Estados Unidos para vivir.

“Gracias a Dios ellos pudieron darme un futuro aquí. Cuando yo fui a México pude experimentar esa pobreza y apreciar mucho de todo el esfuerzo que hicieron ellos para venir a este país”, refiere.

Al paso de los años, llegó la hora de Jesús para cursar una educación universitaria. Pero también llegó el momento de librar un escollo monumental en un propósito que parecía tan ilógico como inaccesible: reunir el dinero suficiente para pagar una matrícula de educación superior, pero para lograrlo debía conseguir la astronómica cifra de… ¡120 mil dólares!

“El costo de mi carrera de ingeniería mecánica asciende a 30 mil dólares anuales. Mis padres no tienen trabajos profesionales, así que me tocó dedicarme a encontrar los recursos yo mismo”, relató.

En México, su mamá no tuvo oportunidad alguna de recibir una educación profesional y en Estados Unidos ha laborado en la limpieza doméstica, un oficio que le reditúa apenas unos 6 mil dólares al año.

Su papá, como trabajador de la construcción operando maquinaria, obtiene en el mismo lapso entre 35 mil y 38 mil dólares.

La suma de ambos sueldos resulta notoriamente insuficiente para costearle a Jesús una educación universitaria.

 

[trend video=”479977″ player=”14557″ title=”Abogado de inmigración responde sus preguntas” duration=”1205″ description=”Abogado de inmigración responde sus preguntas” uploaddate=”2019-10-19 17:39:31″ thumbnailurl=”https://cdn.brid.tv/live/partners/11583/thumb/479977_t_1571506800.png”]

Hijo de inmigrantes hispanos construye su futuro “de beca en beca”

 

Además, los padres de Jesús deben reservar de 5 mil a 10 mil dólares anuales para financiar la atención médica de su hermano menor, a quien los especialistas diagnosticaron autismo desde que el pequeño tenía la edad de un año y medio.

Entonces, ¿cómo podría el hijo de un inmigrante indocumentado costearse por sí mismo una educación universitaria?

Afortunadamente Jesús ha encontrado un gran apoyo de sus maestros y patrocinadores, contrario a los que ocurre en otras universidades con sus estudiantes hispanos que siguen padeciendo insultos raciales.

“Postulándose a becas para hispanos, como la que otorga la Hispanic Scholarship Fund (HSF)”, detalla Jesús.

“Me puse yo a buscar becas y muchos de mis maestros que no eran hispanos, pero que conocían de becas, me hablaron sobre muchas de ellas, tanto las destinadas a hispanos como al público en general”.

Así consiguió Jesús los 120 mil dólares requeridos para financiar su carrera.

 

[trend video=”482664″ player=”14557″ title=”Mujeres y niñas inmigrantes corren más riesgos por políticas de Trump” duration=”182″ description=”Mujeres y niñas inmigrantes corren más riesgos por políticas de Trump” uploaddate=”2019-10-23 18:45:52″ thumbnailurl=”https://cdn.brid.tv/live/partners/11583/thumb/482664_t_1571856372.png”]

Hijo de inmigrantes hispanos construye su futuro “de beca en beca”

 

La HSF, se precisa en su portal digital, brinda becas y servicios de apoyo a la mayor cantidad posible de “estudiantes excepcionales”, y desde 1975 ha destinado más de 500 millones de dólares en becas a más de 65 mil becarios.

Proporciona recursos y servicios de apoyo a académicos, estudiantes y padres de HSF para ayudarles a navegar por el camino hacia y a través de la universidad, brindándoles información y fondos sobre cómo prepararse, planificar y pagar la universidad. La organización tiene diversos eventos, entres los cuales aparecen agendados, en noviembre, un College Camp en Phoenix, Arizona y en Portland, Oregon; así como una Cumbre de medios y entretenimiento, un evento anual, en Los Ángeles, donde también se hará un Sábado de preparación universitaria.

“En la Hispanic no tiene que tener el estudiante documentos (como ciudadanía o residencia en Estados Unidos) para poder aplicar porque esa es una ayuda para todos los hispanos”, resalta Jesús, quien explica que también buscó becas “en varias partes, a través de libros, periódicos, las noticias e internet; así pude tener las becas necesarias para mi estudio y también por medio de la escuela. Muchos de mis maestros me dijeron que hablara con la oficina de finanzas de la universidad, donde había becas para personas de escasos recursos”.

 

[trend video=”480047″ player=”14557″ title=”Atlanta United dorrota al Revolution y avanza en los Playoffs de la MLS” duration=”190″ description=”Atlanta United dorrota al Revolution y avanza en los Playoffs de la MLS” uploaddate=”2019-10-19 21:22:10″ thumbnailurl=”https://cdn.brid.tv/live/partners/11583/thumb/480047_t_1571520132.png”]

Hijo de inmigrantes hispanos construye su futuro “de beca en beca”

 

“Yo apliqué para ocho becas y gracias a Dios pude obtener cuatro -especifica Jesús-. Esas becas pagan los gastos de, por ejemplo, mi dormitorio, comidas, libros y todos los costos que están asociados con los cursos en la universidad si se tiene que pagar por ellos”.

La web bestcolleges.com, citando datos de la organización no gubernamental Pew Research Center (PRC) difundió que los índices de matriculación en las instituciones de educación superior estadounidenses “están en aumento”. Los datos recientes del PRC muestran que 2.3 millones de hispanos de entre 18 y 24 años se inscribieron en programas de grado de entre dos y cuatro años en 2014, una cifra que representa un aumento de 13% respecto de 1993. El porcentaje se atribuye a un aumento de la población hispana y un marcado descenso de su deserción en el nivel secundario.

 

[trend video=”479973″ player=”14557″ title=”Entrevista Jaime Camil” duration=”205″ description=”Entrevista Jaime Camil” uploaddate=”2019-10-19 17:33:27″ thumbnailurl=”https://cdn.brid.tv/live/partners/11583/thumb/479973_t_1571506413.png”]