Hay una receta para evitar ser arrestado por un agente de tránsito

  1. Hay una receta para evitar ser arrestado por un agente de tránsito al guiar un vehículo
  2. La fórmula es hacer protocolos de manejo personales que incluyan revisiones periódicas al automóvil
  3. El objetivo es evitar la causa probable que los agentes de tránsito usan para detener a un infractor

¿Hay una receta para evitar ser detenido por la policía al guiar un vehículo, en función de las consecuencias que dejaría un arresto en un país donde carecer de licencia de conducir es un delito que puede derivar en una deportación si no se tienen documentos de residencia?

La respuesta es obvia: sí.

La receta: uno mismo.

¿Cómo es eso? Pues muy fácil: la mejor forma de no ser detenido por una infracción de tránsito es NO cometer infracciones.

Lo mejor es que sea el propio conductor quien trace y cumpla a cabalidad sus “propias reglas de conducción”, y esto sólo puede lograrse haciendo rutinas previstas en un protocolo. Un protocolo personal.

Esto implica que el conductor se haga responsable de verificar a diario el estado de luces y faros del automóvil. Si alguno no enciende o está roto lo mejor es usar el transporte público hasta reparar las averías, o conseguir un “ride”.

Puede sonar obvio, pero estas son otras recomendaciones básicas: si hay niños pequeños en el automóvil deben ir en asientos para infantes; mientras se conduzca, no se debe usar el celular; los cinturones de seguridad deben de funcionar y portarse; el número de pasajeros debe corresponder a la capacidad del vehículo; sujetar el volante con ambas manos; debe llevarse llanta de refacción y su equipo (llaves, gato, etc.); respetar total y absolutamente las señales de tránsito (stops, zonas peatonales, límites de velocidad, circulaciones específicas, zonas de aparcamiento, etc.) incluso cuando parezca que la calle luce desierta.

Y es que, ¿sabe por qué en las caricaturas y películas las patrullas aparecen de la nada escondidas tras un anuncio panorámico? Pues porque así sucede.

 

Hay una receta para evitar ser arrestado por un agente de tránsito

Mundo Hispánico

 

Pero el oficial de tránsito solo puede actuar cuando hay una infracción, y si no hay infracción, no hay multa ni detención.

Hispano prevenido vale por dos, reza el refrán. El hecho de pertenecer a una minoría y no vivir en el país propio obliga a los latinos a ser más demandantes consigo mismos, y esto incluye algo tan cotidiano como la conducción de un vehículo. ¿Por qué? Por que para los hispanos que viven en Estados Unidos sin documentos de residencia, una simple multa de tránsito puede ser un caso que acabe en una deportación.

Toda persona que está tras el volante de un vehículo motorizado está en riesgo constante de ser detenido por la policía, relata Mario Guevara, reportero de Mundo Hispánico.

El sistema de tránsito en Estados Unidos es completamente diferente al de nuestros países en América Latina. ¿Sabe usted cómo actuar y por qué un patrullero lo puede detener en la calle?

A diario miles de conductores en Estados Unidos son detenidos y multados por la policía tras haber violado una regla de tránsito.

Muchos de esos infractores son inmigrantes indocumentados que al final terminan arrestados y acusados de conducir sin licencia. En la mayoría de los estados del país esa falta representa un delito menor, aunque en localidades como Georgia, cuando se reincide, puede convertirse en un delito grave con una condena de hasta varios años de prisión.

 

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+