Estudiante crea paneles solares hechos de alimentos podridos

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: Shutterstock

Desde el 2018, Carvey Ehren Maigue ha estado trabajando en unos paneles solares que podrían cambiar para siempre la manera en la que se crean y utilizan estos instrumentos.

El joven estudiante de 27 años, originario de Mapúa, Filipinas, recibió en meses pasados el premio James Dyson por crear una línea de paneles solares sustentables, elaborados a partir de desechos alimenticios provenientes de frutas y verduras.

Pero, ¿cómo funcionan estos paneles? ¡Aquí te lo decimos!

  • Carvey Ehren Maigue, un estudiante de universidad en Mapúa, Filipinas, recibió el premio James Dyson por la creación de paneles solares sustentables
  • El invento del joven estudiante de 27 años partió del uso de desechos alimenticios para absorber los rayos ultravioletas del sol y convertirlos en energía renovable
  • El proyecto de Ehren Maigue lleva gestándose tres años, y este es el segundo intento que realiza por competir en la categoría de inventos sustentables

Carvey Ehren Maigue tiene 27 años, pero se ha convertido ya en el primer ganador del premio James Dyson en la categoría de sustentabilidad.

El joven inventor recibió el premio gracias a un proyecto de paneles solares elaborados a partir de desechos alimenticios.

Estos paneles funcionan gracias a frutas y vegetales en descomposición, que absorben los rayos ultravioleta del sol y los convierten en energía renovable.

El invento fue elegido de entre casi 2,000 aplicaciones provenientes de todo el mundo; sin embargo, no es la primera vez que el proyecto es presentado para competir en esta categoría.

El premio es otorgado por la fundación británica James Dyson de inventores, diseñadores industriales y empresarios, y tiene como fin “celebrar, promover e inspirar a la nueva generación de ingenieros en diseño”

El invento de Maigue, llamado AuREUS, a diferencia de otro tipo de tecnologías, no requiere que los paneles se coloquen directamente al sol para convertir la energía, ya que se basa en la luz ultravioleta.

Entrevistado por la fundación Dyson, Maigue declaró que “AuREUS es, de hecho, un material o tecnología que permite que otros dispositivos almecenen la luz ultravioleta y la conviertan en electricidad. AuREUS se basa en un material plástico, por lo que puede tomar diferentes formas.”

¿La fuente de inspiración de Maigue? Las auroras boreales. De acuerdo con el joven inventor, su proyecto podría reemplazar las típicas ventanas de cristal “para que todo el edificio se convierta en una fuente de energía.”

Maigue es un estudiante de ingeniería, por lo que ha podido detectar que su invento puede convertir la luz visible en electricidad por medio de los desechos, toda vez que estos cuentan con compuestos orgánicos luminiscentes.

Este es el segundo intento que Maigue realiza para participar en el concurso.

Fue en 2018 cuando se unió por primera vez al premio Dyson; sin embargo, en esa ocasión no pudo acceder a las rondas finales, hecho que no disminuyó sus ganas de proponer un prototipo de paneles solares basados en el uso de desechos alimenticios.

A pesar de no ganar en ese año, Maigue decidió perfeccionar su tecnología para poder presentarla nuevamente y, así, aspirar a un mejor resultado que le permitiera llevar su invento a más personas.

A diferencia de los paneles solares presentados en 2020, en 2018 Maigue presentó una ventana hecha de cristal que utilizaba la luz solar para generar electricidad; al detectar que esta no funcionaba tal como lo esperaba, decidió probar con otro tipo de tecnología, hasta dar con los desechos alimenticios.

Foto: Shutterstock

Los paneles solares, un invento que llegó para quedarse

Los paneles solares no solo se han convertido en un invento que llegó para quedarse, sino también cada día presentan innovaciones que permiten hacer su uso más eficaz.

En todo el mundo, los científicos se encuentran estudiando diferentes formas de generar energía eléctrica; para eso, los recursos naturales se presentan como una de las opciones más viables.

En Hong Kong, un grupo de ingenieros trabajan para generar electricidad por medio de la recolección del agua de lluvia, asegurando que con tan solo una gota podrán generar energía suficiente para encender hasta 100 bombillas pequeñas tipo LED.

En cuanto a su funcionamiento, han asegurado que, desde el momento en que una gota de lluvia cae en la superficie especial, esta puede generar hasta 140V, por medio de un electrodo de aluminio y otro de óxido de indio y estaño.

Además de Hong Kong, Estados Unidos también trabaja en un nuevo modelo de paneles solares transparentes, que pueden ser utilizados en todo tipo de objetos y edificios; por ejemplo, aseguran, estos pueden instalarse en teléfonos celulares que utilizan cristal transparente.

Aunque es cierto que no es la primera vez que los paneles solares transparentes se presentan como una de las opciones más recurrentes, los responsables de los proyectos han destacado la importancia de realizar pruebas para determinar la eficacia de estos.

Según los reportes, en años pasados se llegó a implementar una tecnología parecida; sin embargo, en ese entonces no se alcanzaron resultados concluyentes, ya que los materiales utilizados no fueron del todo transparentes.

De esta manera, el grupo de científicos de la Universidad de Michigan State recurrió al uso de paneles completamente transparentes, adaptándolos para generar energía eléctrica por medio de la recepción de un tipo de luz que no es visible al ojo humano.

El equipo a cargo del proyecto de los paneles solares transparentes también dio a conocer que la fabricación de estos paneles partió del uso de una base de carbono que dota al dispositivo de una mayor transparencia.

Gracias al uso de este material, se ha logrado obtener una mayor absorción de luz, lo que ha derivado en una eficacia aproximada del 8%.

Fuente: CNN Internacional

Foto: Shutterstock
Regresar al Inicio