Envían perro robot para olfatear u detectar la radiación en Chernobyl

Han pasado ya 34 años desde el peor accidente nuclear del que se tiene registro en la historia. Chernobyl representa uno de los (...)

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas

Han pasado ya 34 años desde el peor accidente nuclear del que se tiene registro en la historia. Chernobyl representa uno de los eventos más oscuros en el mundo, y sus efectos continúan siendo visibles hoy en día.

Una zona fantasma, el área en la que ocurrió el accidente nuclear encierra una serie de preguntas y respuestas que los científicos de todo el mundo desean conocer.

Y aunque el acceso a la zona no es seguro, y tampoco está permitido de manera oficial, algunas instituciones como la universidad de Bristol se han refugiado en la tecnología para acceder a este sitio.

La universidad de Bristol envía a un perro robot a Chernobyl, ¿Qué pretenden descubrir en el sitio del accidente nuclear?

  • 34 años después de una de las catástrofes más grandes en la historia, la robótica da un paso más hacia la investigación por medio de la robótica
  • Chernobyl tiene un nuevo habitante: el perro robot ‘Spot’ llegó a la zona afectada para contribuir con el análisis del terreno
  • Una de las misiones del robot será operar bajo condiciones de radiación

No importa cuánto tiempo pase, el accidente nuclear ocurrido en Chernobyl en 1986 continúa siendo un misterio para los científicos.

Hoy, investigadores de la universidad de Bristol han encontrado la manera de acceder a la zona del accidente para tratar de recuperar información valiosa para futuros proyectos.

Así, el 22 el robot de cuatro patas, conocido como “Spot”, llegó a Chernobyl. Específicamente, se alojó en el área que corresponde al reactor nuclear número cuatro, el sitio exacto en el que ocurrió el peor accidente nuclear de la historia.

En un esfuerzo por recuperar datos relacionados con los niveles de radiación en dicha área, científicos de la universidad de Bristol enviaron cuatro plataformas robóticas, entre ellas el ‘perro robot’ Spot, a la Planta Nuclear de Chernobyl. 

Pripyat / Chernobyl
Foto: Shuuterstock

Una de las tareas específicas de Spot será demostrar hasta qué punto puede operar en condiciones de radiación.

La ventaja de enviar un ‘perro robot’ es que, según los científicos encargados del proyecto, este es capaz de cargar con el equipo necesario para medir los niveles de radiación y permitir que se realice un análisis de dichos datos de manera remota.

David Megson-Smith, uno de los investigadores del proyecto, explicó que la tarea de Spot, el ‘perro robot’ en Chernobyl será de gran ayuda para diseñar plataformas robóticas útiles dentro de la industria nuclear.

En un video publicado por la planta eléctrica, se puede ver cómo Spot camina por las inmediaciones del área, específicamente dentro de una zona diseñada específicamente para detener la fuga de radiación proveniente del reactor número cuatro.

Chernobyl, una zona de desastre que ha causado fascinación entre la comunidad científica

Fue el 26 de abril de 1986 cuando Chernobyl se convirtió en uno de los referentes históricos más oscuros de toda la historia de la humanidad.

La planta nuclear, ubicada dentro del antiguo territorio de la Unión Soviética, sufrió una explosión ocasionada por una prueba fallida que esparció columnas de material nuclear por toda Europa.

El resultado de este accidente le costó la vida a aproximadamente treinta personas durante las primeras semanas, pero se cree que sus efectos causarán la muerte de 4,000 personas en total a largo plazo.

Aún no se sabe a ciencia cierta cuántas personas murieron de manera indirecta por este acontecimiento, ya que las muertes por cáncer y otras enfermedades no han podido ser relacionadas de manera directa con la explosión.

Parque de la ciudad de Pripyat
Foto: Shutterstock

La gravedad de la explosión dejó como resultado a varias decenas de personas fallecidas, pero también convirtió a la zona en un pueblo fantasma que, hasta el día de hoy, únicamente es visitado por un número reducido de personas.

Como nuevo residente, el ‘perro robot’ Spot llegó a Chernobyl con una tarea principal: ayudar a los científicos a medir los niveles de radiación en el área.

El éxito de esta misión podría resultar en la creación de un mapa 3D en el que se ilustre de manera detallada cada área en la que existen ondas electromagnéticas nocivas.

La universidad de Bristol se encuentra trabajando de la mano de la Iniciativa Central para el Manejo de Residuos Radiactivos para lograr avances significativos en la medición de radiación en el área.

El ‘perro robot’ fue construido por la empresa Boston Dynamics Robotics Company, con sede en Estados Unidos, y está diseñado para conducir rondas de inspección de manera independiente, así como para trasladarse en el ambiente hostil de la antigua planta nuclear.

Desde su llegada a Chernobyl, el robot ha inspeccionado la zona, pero no ha sido el único instrumento del que se han valido los investigadores.

Además de Spot, el ‘perro robot’, un equipo especializado de la universidad de Bristol también se ha dado a la tarea de conducir estudios por medio del envío de drones, sensores y escáneres remotos; aunque se trata de un gran logro para todas las instituciones involucradas, los expertos afirman que aún queda un largo camino por recorrer.

La llegada de Spot a Chernobyl se da después de que los investigadores de la universidad de Bristol visitaron la zona para estudiar los alrededores e idear la manera en la que conducirían su estudio.

David Megson-Smith, investigador asociado senior de la universidad de Bristol, explica paso a paso las tareas que ha de llevar a cabo el ‘perro robot’ durante su estancia en la planta nuclear de Chernobyl.

Megson-Smith señala que el papel de Spot en el área tiene como uno de sus principales objetivos estudiar cómo funcionan los sistemas robóticos en condiciones extremas.

Foto: Shutterstock
Continua artículo relacionado