Estudio revela cuánto duraría la pandemia y la OMS alerta de segunda y tercera ola

  • Según un reciente estudio la pandemia de coronavirus podría durar dos años
  • La OMS advirtió que podría darse una segunda y tercera ola de COVID-19
  • “Esta pandemia no terminará pronto” aseguraron los expertos

Según un reciente informe del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas en La Universidad de Minnesota, un grupo de expertos dijo que es probable que la pandemia de coronavirus dure hasta dos años y no se controlará la enfermedad hasta que aproximadamente dos tercios de la población mundial sea inmune al virus, reseñó Bloomberg.

Debido a la capacidad de propagarse de personas que no parecen estar enfermas, el virus puede ser más difícil de controlar que la influenza, la causa de la mayoría de las pandemias en la historia reciente, según el informe de la Universidad de Minnesota.

De acuerdo con el estudio, las personas pueden ser más infecciosas antes de que presenten los síntomas.

Después de confinar a miles de millones de personas en todo el mundo para minimizar la propagación del COVID-19 a través de los países, los gobiernos ahora permiten con ciertas regulaciones la reapertura de empresas y lugares públicos.

Sin embargo, es probable que la pandemia de coronavirus continúe en una segunda y tercera ola que podría durar más allá de 2022, dijeron los autores.

“Los mensajes de comunicación de riesgos de los funcionarios del gobierno deberían incorporar el concepto de que esta pandemia no terminará pronto”, dijeron los expertos, “y que las personas deben estar preparadas para posibles resurgimientos de olas de la enfermedad en los próximos dos años”, aseguraron.

Por otra parte, el Dr. Hans Kluge director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para Europa advirtió que los países deben prepararse para una “segunda o tercera ola” de coronavirus hasta que se desarrolle una vacuna efectiva.

El Dr. Kluge dijo que Europa permaneció “apenas bajo control” de la pandemia a pesar de una “reducción en los nuevos casos”, ya que la mayoría de los países entraron en el confinamiento.

Kluge advirtió que el “COVID-19 no desaparecerá pronto” y dijo que la salud pública debería “tener un lugar más prominente en la sociedad” incluso cuando se elimine el virus, reseñó The Daily Mail.

Los científicos de todo el mundo están compitiendo para desarrollar una vacuna contra el virus, pero es probable que falten muchos meses para crearla y que sea aprobada.

En una sesión informativa de la OMS en Europa, el Dr. Kluge dijo que era vital para los países prepararse para brotes futuros una vez que se alcanzara el primer pico.

Kluge dijo que “si la primera ola se ha ido, la cuestión es que hemos comprado el tiempo para prepararnos para una segunda o tercera ola, particularmente si aún no hay vacuna” y agregó que el tema clave era “estar preparado, ya sea para una segunda ola o para otro brote de un futuro virus”.

“Esto requerirá la colaboración y la comprensión de todos, no menos importante con la llegada del verano, de que todos tienen que hacer su parte mientras se mueven a una nueva normalidad donde la salud pública debe tener un lugar más importante dentro de la sociedad”, señaló Kluge.

Muertes por COVID-19 en EEUU superan las 60.000

El presidente estadounidense Donald Trump ha argumentado que las labores de su gobierno han evitado una cifra de muertos mucho mayor, reseñó The Associated Press.

Pero el número de decesos a causa del coronavirus en el país superó el miércoles los 60.000, una cantidad que en las últimas semanas Trump había señalado podría ser la cifra total. Había citado la cantidad estimada como señal de éxito relativo luego de que la Casa Blanca advirtió previamente que Estados Unidos podría registrar entre 100.000 y 240.000 muertes.

“No creo que nadie haya hecho un mejor trabajo con las pruebas, los respiradores, con todas las cosas que hemos hecho”, comentó Trump a los reporteros el jueves en la Casa Blanca. “Y nuestros totales de muertes —los números por cada millón de personas— son muy, muy sólidos. Estamos muy orgullosos del trabajo que hemos hecho”.

Trump también ha utilizado en varias ocasiones la cifra más elevada de cualquier estimación —el potencial de que 2,2 millones de estadounidenses podrían haber muerto si no se hubiera adoptado ninguna medida preventiva_, para tratar de sustentar su argumento.

Archivado como: duración de la pandemia

La cifra de muertes por COVID-19 en Estados Unidos seguramente seguirá aumentando.

Y, al igual que la tasa de desempleo, los números también serán corregidos, y probablemente al alza, debido a que muchos casos no se han registrado. La atención sobre las cifras de muertes también pasa por alto otros indicadores importantes, tales como los niveles de inmunidad y las tasas de infección.

“Todas estas piezas de datos son como un rompecabezas gigante que estás armando”, comentó el doctor Howard Markel, director del Centro de Historia de la Medicina de la Universidad de Michigan. “La cifra de muertos es sólo una de ellas”.

Kathleen Hall Jamieson, directora del Centro Annenberg de Política Pública en la Universidad de Pensilvania, dijo que es simplista que Trump u otros funcionarios se enfoquen en la cifra de muertos, ya que está incompleta. Los casos que en un principio no fueron clasificados de COVID-19 podrían ser integrados en fecha posterior.

“El problema es que cuando uno mira la cifra en la televisión parece real”, agregó. “Lo que no se tiene es que debería haber un asterisco junto a esa cifra”.

Archivado como: duración de la pandemia

La doctora Deborah Birx, coordinadora del equipo de respuesta de la Casa Blanca contra el coronavirus, presentó el 29 de marzo modelos que proyectaban entre 100.000 y 240.000 muertes de estadounidenses, asumiendo que continuara la aplicación de medidas de distanciamiento social.

Al mismo tiempo, Birx dijo que los modelos epidemiológicos habían pronosticado inicialmente un escenario peor de entre 1,5 millones y 2,2 millones de fallecidos sin acciones de mitigación como el distanciamiento social, lavado de manos y permanecer en casa lo más posible.

Poco después, Trump empezó a conjeturar que la cifra de 100.000 era el límite más elevado. Luego se inclinó más hacia la proyección de 60.000.

“El número mínimo eran 100.000 vidas, y creo que nos situaremos considerablemente abajo de ese número”, afirmó el mandatario el 10 de abril. “Es difícil creer eso si uno tenía 60.000… uno nunca estaría contento, pero es muchísimo menos de lo que en un principio nos dijeron y pensábamos”.

Archivado como: duración de la pandemia