La deconstrucción de la geométrica en la arquitectura de una casa

Desafiando nociones tradicionales de la arquitectura, con la deconstrucción de la geométrica no se sacrifica el entorno natural de una casa.

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Fotos: Agencia Reforma / Video: MH
  • Este es un ejemplo actual de la descontrucción de la geométrica.
  • Es un estile insigne de las construcciones contemporaneas.
  • Esta tendencia desafía lo tradicional y hasta moderno en la arquitectura.

Las líneas y formas de su arquitectura, dice el arquitecto Daniel Libeskind, son parte de su obra, caracterizada por la deconstrucción de la geométrica. En esta casa, el autor de proyectos de alto reconocimiento como el Museo Judío de Berlín, reproduce el estilo insigne de sus construcciones.

“Desafiando las nociones tradicionales y modernas de la casa en el paisaje, este diseño audaz no se sacrifica a su entorno natural, sino que incorpora selectivamente los elementos que contiene para mejorar tanto la casa como sus alrededores de Connecticut”, señaló el artífice.

Una vivienda con una brillante volumetría

La vivienda se distingue por su brillante volumetría, diseñada con un planteamiento plegable que se desenvuelve en torno su estructura, incluso lúdicamente emulando una gran envolvente. Foto: Agencia Reforma

La vivienda se distingue por su brillante volumetría, diseñada con un planteamiento plegable que se desenvuelve en torno su estructura, incluso lúdicamente emulando una gran envolvente. Con una superficie total de 185 metros cuadrados, el objetivo fue crear una residencia que entremezclara vanguardia sin sacrificar la posibilidad de tener un hogar acogedor.

Con ello en mente, con el uso del acero inoxidable fue posible crear una coraza con acabado de espejo, un revestimiento hecho con el fin de acentuar el brillo y exagerar los cambios de luz conforme la progresión de las estaciones del año.

Sutileza y complejidad

La casa, cuyo nombre nace a partir de las características del planteamiento en papel, con 18 planos, 36 puntos y 54 líneas, tiene un desarrollo en el que la cinta en espiral define el espacio habitable. Foto: Agencia Reforma

La casa, cuyo nombre nace a partir de las características del planteamiento en papel, con 18 planos, 36 puntos y 54 líneas, tiene un desarrollo en el que la cinta en espiral define el espacio habitable. “Dentro del desplazamiento de la cinta, el cerramiento se logra mediante grandes planos de vidrio que en las uniones prácticamente desaparecen. Hay porches en todos los lados y desde el interior, se generan vistas pintorescas sin obstáculos de prados de heno y colinas distantes”, explicó Libeskind.

Esta cualidad asimétrica se reproduce al interior con trazos de roble blanco macizo teñido y con mobiliario artesanalmente diseñado con roble local. No obstante, aún en esta definición del programa conforme las estancias comunes que componen una vivienda, fueron definidos con sutiles cambios de elevación en el piso hecho de concreto.

Continua artículo relacionado