Avispón asesino: Además de matar, es una golosina sabrosa y letal

  • Avispón asesino: Golosina sabrosa y mortal.
  • En Japón, el avispón asesino es, a la vez, una amenaza letal y una golosina sabrosa.
  • En algunas zonas de ese país son consideradas como un snack delicioso y un ingrediente estimulante en las bebidas.

El avispón asesino está aterrorizando a la gente en el estado de Washington, pero yas desde hace mucho tiempo representa una amenaza, a veces mortal, para los excursionistas y agricultores en las montañas del Japón rural.

Y será por eso de “Si no puedes contra ellos, únete a ellos” que los japoneses encontraron la forma de sacarle provecho al feroz insecto que nos tiene a todos espantados.

Ellos… se lo comen como golosina y lo incluyen en algunas bebidas como estimulante.

Avispón asesino

Captura de Video

Un artículo del NY Times explica que algunos japoneses los aprecian por lo crujientes y el veneno poderoso y estimulante que agregan al licor.

El avispón asesino, o avispón gigante asiático, se ha considerado tradicionalmente un manjar en una parte accidentada del país, Chubu.

Las larvas a menudo se conservan en frascos, y se cocinan fritas o al vapor con arroz para hacer un plato salado llamado hebo-gohan. Los avispones adultos, que pueden medir hasta dos pulgadas de largo, se fríen en brochetas, con aguijón y todo, hasta que el caparazón se vuelva ligero y crujiente. Dejan una sensación de calor y hormigueo cuando se comen.

Los avispones también pueden darle al licor un toque extra. Se toman los insectos vivos y se ahogan en shochu, una bebida destilada clara. Cuando sienten que están muriendo, los avispones liberan su veneno en el líquido, y este se almacena hasta que se vuelve de un tono ámbar oscuro.

Torao Suzuki es un anciano de 75 años, que se dedicaba a cazar avispones asesinos. Eliminaba de 40 a 50 nidos al año, y segura que lo picaban hasta 30 veces cada temporada. “Duele, se hincha y se pone rojo, pero eso es todo”, dijo sobre las picaduras. “Creo que soy inmune”.

Suzuki explica que él no se come los avispones, pero a otros les encantan. “Incluso cuando le digo a la gente que les van a picar, todavía se los comen. Dicen que los hace potentes”, dice al NYTimes.

La Sociedad de Apreciación de las Avispas Oomachi en Nagano una vez alcanzó cierta fama nacional por hacer galletas de arroz con los insectos horneados. Desde entonces, la producción se detuvo, ya que los miembros del grupo murieron o se volvieron demasiado viejos para preparar los refrigerios, dijo Sachiko Murayama, de 70 años, quien está en el consejo de una cooperativa comercial local.

En las ciudades japonesas, sin embargo, ha habido un pequeño resurgimiento en el interés por comer insectos. Algunos jóvenes se sienten atraídos por la novedad y la idea de que los insectos son una fuente de proteínas ecológica.

En Tokio, el avispón asesino gigante está en el menú de más de 30 restaurantes.

Shota Toguchida, propietario de un restaurante chino en la ciudad, dijo que vendió tragos de licor casero de avispón asesino por 2.000 yenes ($ 19), principalmente a hombres de mediana edad.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+