Crónica: Policía hispano toca pechos de mujer muerta y es arrestado

blank
blank

  • Crónica: Policía toca pechos de mujer muerta y es arrestado
  • Un policía hispano de Los Angeles fue arrestado por tocar los pechos de una mujer muerta durante un procedimiento.
  • El oficial fue arrestado y acusado después de que se descubrió un video en el que acariciaba el cadáver lascivamente.

Un oficial hispano del Departamento de Policía de Los Ángeles, California, fue arrestado y acusado después de una investigación sobre las denuncias de que acarició los senos de una mujer muerta mientras respondía a una llamada por sobredosis en octubre.

¿No es una de las noticias más bizarras que has escuchado alguna vez?

¿No se supone que la policía debe cuidarnos? ¿No se supone que un cadáver es algo que no debe ultrajarse? Parece que el abuso sexual va más allá de la muerte.

Crónica: Policía hispano toca pechos de mujer muerta

Twitter @Breaking911

El oficial David Rojas y su compañero acudieron a un domicilio por un llamado respondiendo a un informe de una posible mujer muerta en una unidad residencial el 20 de octubre.

Inspeccionaron la escena y determinaron que la mujer aparentemente habría muerto de una sobredosis. Aparentemente, las cosas habrían sucedido, más o menos, así, según las fuentes oficiales.

“Hay que hacer el papeleo”, dijo Rojas a su compañero. “¿Por qué no traes de la patrullera lo que necesitamos y acabamos con esto?”

“Bueno, ya traigo”. El compañero de Rojas salió de la casa para buscar los documentos para el procedimiento e informar a la estación.

Rojas contempló a la mujer. Era una lástima que estuviese muerta… o no…

Miro a los costados, su compañero aún caminaba despacio hacia la patrullera.

Miró a la mujer.

Entonces, con disimulo, apagó la cámara que siempre lleva la policía para capturar en video lo que sucede cuando están de servicio.

“Estamos solos, belleza”, le susurró al cuerpo.

Acercó su mano y simuló tomarle el pulso en el cuello.

Después la deslizó hacia el pecho y se detuvo un instante.

Miró de nuevo dónde estaba su compañero. Aún abría la puerta de la patrullera. Le tomaría unos minutos volver.

Acercó su mano acariciando los pechos cada vez más fríos de la mujer. Se entretuvo un rato palpando. Sabía que ella no podría protestar, eso le encendía.

Escuchó los pasos de su compañero que ya estaba cerca. Sacó sus manos de los pechos de la muerta y encendió su cámara de nuevo.

Lo que él no sabía es que su cámara había estado grabando de manera automática durante dos minutos más después de ser apagada.

Quizá tampoco sabía que hace aproximadamente un mes, el jefe Michel Moore y el sindicato implementaron un protocolo en el que el Departamento de Policía de Los Ángeles puede verificar aleatoriamente las imágenes de video de las cámaras usadas en el uniforme de los oficiales.

Quizá fue una venganza desde el “Más Allá”, pero Rojas entregó la cámara al final de su turno, según el protocolo, y el oficial a cargo de mirar el video de las cámaras eligió precisamente la de Rojas, al azar.

Los funcionarios de la LAPD confirmaron que Rojas apagó su cámara corporal y luego “tocó de manera inapropiada el cuerpo de la mujer”.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank