Crónica: Hispana ya ha sido deportada cinco veces

Crónica: Hispana ya ha sido deportada cinco veces. La mujer se ha hecho toda una experta en cruzar la frontera. Ahora en problemas

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo)
  • Crónica: Hispana ya ha sido deportada cinco veces
  • La mujer se ha hecho toda una experta en cruzar la frontera
  • Autoridades federales serán severas con ella si se viene de nuevo

Crónica deportada cinco veces. Un policía que patrullaba las calles de la ciudad de Edinburg (Texas) se percató de que en una esquina se encontraba una mujer fumándose un puro y no de tabaco, sino que, de marihuana. El uniformado la abordó para detenerla, pues eso es ilegal en ese estado. No tenía ni la mínima idea de quién se trataba.

Cuando la fémina vio que se acercaba el agente, trató disimuladamente de tirar el cigarrillo de mota, pero ya era demasiado tarde, pues hacía rato que le tenía el ojo puesto, por lo cual no tenía escapatoria. La mujer, desconocida hasta ese momento, fue arrestada en el acto bajo el cargo de posesión de marihuana.

Se llevaron tremenda sorpresa: Crónica deportada cinco veces

Crónica deportada cinco veces
Imagen referencial.Shutterstock

La mujer fue recluida al Centro de Detención del condado de Hidalgo bajo esa acusación menor. Cualquiera habría creído que en cuestión de un par de horas estaría libre de nuevo tras pagar la respectiva fianza, pero se equivocaron, puesto que ella en teoría ni siquiera debía estar en suelo estadounidense.

Al momento de su arresto ella no portaba ningún tipo de identificación, pero cuando le tomaron sus datos biométricos le salió todo su largo historial criminal. El resultado de sus huellas dactilares reveló que se trataba de Yuliana Cardona Cuellar, quien ha sido deportada del país no una, ni dos, tampoco tres, sino que en cuatro ocasiones. Archivado como: Crónica deportada cinco veces

Una verdadera delincuente

Crónica deportada cinco veces
Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo)

De acuerdo con los expedientes judiciales expuestos ante la prensa por la Oficina del Alguacil de Hidalgo, Yuliana había sido removida de Estados Unidos cuatro veces tras cometer diversos delitos, algunos de ellos considerados muy graves. La última ocasión en que la deportaron fue en octubre de 2016.

Entre la lista de fechorías cometidas por la mexicana de 40 años se encuentran estas: negarse a revelar su identidad a un representante de la ley, invasión de morada en segundo grado, causar heridas de manera intencional a otra persona, manejar bajo la influencia del alcohol o las drogas (DUI en inglés). Archivado como: Crónica deportada cinco veces

Fue entregada a Inmigración

Crónica deportada cinco veces
Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo)

Luego de descubrir su extenso prontuario, Yuliana fue entregada por las autoridades locales al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que la expulsó del país por quinta ocasión. Yuliana es un claro ejemplo de lo que es pasar por encima de las leyes estadounidenses y hasta cierto punto correr con suerte.

Y es que esta mujer que ahora mismo se encuentra en su tierra natal ya está advertida que no le van a tolerar que lo haga otra vez. Parece que la mexicana no quería entender que la justicia en Estados Unidos no es como la de su país o el resto de las naciones de Latinoamérica, donde hay quienes se mueven a su antojo sin tener mayores repercusiones legales. Archivado como: Crónica deportada cinco veces

Si decide regresar le irá muy mal

Crónica deportada cinco veces
Archivo/MH

Parece que Yuliana ya conoce muy bien el camino que la trae de su tierra a Estados Unidos, pues han sido cuatro veces las que se atrevió a regresar, pero se le fue informado que, si lo hace una vez más, será enjuiciada por ‘reentry’ lo que podría acarrearle una condena de hasta una década tras las rejas.

Desconozco qué tan fuertes sean los lazos que dejó acá en Estados Unidos, pero francamente nada vale la pena como para perder su libertad por tanto tiempo. Yo que ella me buscaría una forma de ganarme la vida decentemente en su país y comenzaría de cero. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Archivado como: Crónica deportada cinco veces

Castigado por volver tras ser deportado

Crónica deportada cinco veces
AP

Sadat Álvarez Sánchez fue deportado de Estados Unidos, pero tuvo el valor de regresarse poco después y logró burlar los controles fronterizos, lo que hoy pagará muy caro. El mexicano, de 40 años, fue condenado a 30 meses de cárcel por su “osadía” e inmediatamente volverá a ser expulsado del país. Las autoridades le han advertido que si se atreve a volver, le irá aún peor.

El caso de Álvarez Sánchez es un fiel ejemplo de lo severas que están las autoridades estadounidenses con los deportados que se atreven a volver ilegalmente. En 2005 Álvarez Sánchez participó en un violento robo a mano armada en Carolina del Norte y tras ser capturado lo acusaron de intento de asesinato y secuestro, entre otros cargos graves.

Fue él mismo quien llamó a la policía

Crónica deportada cinco veces
Sadat Álvarez Sánchez (Oficina del Alguacil del condado de Hall)

En abril de 2018 cumplió con su sentencia y fue expulsado de EE.UU. Inmigración juraba que se había librado de él, pero estaban muy equivocados. Y es que el sujeto solo estuvo unas cuantas semanas al lado de los suyos en México y se regresó al ‘norte’. Se logró colar sin ser descubierto, pero no supo aprovechar en nada esa suerte.

Y es que, en septiembre del año pasado, apenas cinco meses después de haber sido removido, lo cacharon nuevamente, solo que esta vez en Georgia. La Oficina del Alguacil del condado de Hall atendió una llamada de emergencia del mismo Álvarez Sánchez. El mexicano pidió llamó al 911 para denunciar que afuera de su vivienda estaba un sujeto que pretendía matarlo.

Lo cacharon con las manos en la masa

Crónica: Hispana ya ha sido deportada cinco veces La mujer se ha hecho toda una experta en cruzar la frontera Autoridades federales serán severas con ella si se viene de nuevo Un policía que patrullaba las calles de la ciudad de Edinburg (Texas) se percató de que en una esquina se encontraba una mujer fumándose un puro y no de tabaco, sino que, de marihuana. El uniformado la abordó para detenerla, pues eso es ilegal en ese estado. No tenía ni la mínima idea de quien se trataba. Cuando la fémina vio que se acercaba el agente, trató disimuladamente de tirar el cigarrillo de mota, pero ya era demasiado tarde, pues hacía rato que le tenía el ojo puesto, por lo cual no tenía escapatoria. La mujer, desconocida hasta ese momento, fue arrestada en el acto bajo el cargo de posesión de marihuana. Se llevaron tremenda sorpresa Imagen referencial.Shutterstock La mujer fue recluida al Centro de Detención del condado de Hidalgo bajo esa acusación menor. Cualquiera habría creído que en cuestión de un par de horas estaría libre de nuevo tras pagar la respectiva fianza, pero se equivocaron, puesto que ella en teoría ni siquiera debía estar en suelo estadounidense. Al momento de su arresto ella no portaba ningún tipo de identificación, pero cuando le tomaron sus datos biométricos le salió todo su largo historial criminal. El resultado de sus huellas dactilares reveló que se trataba de Yuliana Cardona Cuellar, quien ha sido deportada del país no una, ni dos, tampoco tres, sino que en cuatro ocasiones. Una verdadera delincuente Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo) De acuerdo con los expedientes judiciales expuestos ante la prensa por la Oficina del Alguacil de Hidalgo, Yuliana había sido removida de Estados Unidos cuatro veces tras cometer diversos delitos, algunos de ellos considerados muy graves. La última ocasión en que la deportaron fue en octubre de 2016. Entre la lista de fechorías cometidas por la mexicana de 40 años se encuentran estas: negarse a revelar su identidad a un representante de la ley, invasión de morada en segundo grado, causar heridas de manera intencional a otra persona, manejar bajo la influencia del alcohol o las drogas (DUI en inglés). Fue entregada a Inmigración Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo) Luego de descubrir su extenso prontuario, Yuliana fue entregada por las autoridades locales al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que la expulsó del país por quinta ocasión. Yuliana es un claro ejemplo de lo que es pasar por encima de las leyes estadounidenses y hasta cierto punto correr con suerte. Y es que esta mujer que ahora mismo se encuentra en su tierra natal ya está advertida que no le van a tolerar que lo haga otra vez. Parece que la mexicana no quería entender que la justicia en Estados Unidos no es como la de su país o el resto de las naciones de Latinoamérica, donde hay quienes se mueven a su antojo sin tener mayores repercusiones legales. Si decide regresar le irá muy mal Archivo/MH Parece que Yuliana ya conoce muy bien el camino que la trae de su tierra a Estados Unidos, pues han sido cuatro veces las que se atrevió a regresar, pero se le fue informado que, si lo hace una vez más, será enjuiciada por ‘reentry’ lo que podría acarrearle una condena de hasta una década tras las rejas. Desconozco que tan fuertes sean los lazos que dejó acá en Estados Unidos, pero francamente nada vale la pena como para perder su libertad por tanto tiempo. Yo que ella me buscaría una forma de ganarme la vida decentemente en su país y comenzaría de cero. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Castigado por volver tras ser deportado AP Sadat Álvarez Sánchez fue deportado de Estados Unidos, pero tuvo el valor de regresarse poco después y logró burlar los controles fronterizos, lo que hoy pagará muy caro. El mexicano, de 40 años, fue condenado a 30 meses de cárcel por su “osadía” e inmediatamente volverá a ser expulsado del país. Las autoridades le han advertido que si se atreve a volver, le irá aún peor. El caso de Álvarez Sánchez es un fiel ejemplo de lo severas que están las autoridades estadounidenses con los deportados que se atreven a volver ilegalmente. En 2005 Álvarez Sánchez participó en un violento robo a mano armada en Carolina del Norte y tras ser capturado lo acusaron de intento de asesinato y secuestro, entre otros cargos graves. Fue él mismo quien llamó a la policía Sadat Álvarez Sánchez (Oficina del Alguacil del condado de Hall) En abril de 2018 cumplió con su sentencia y fue expulsado de EE.UU. Inmigración juraba que se había librado de él, pero estaban muy equivocados. Y es que el sujeto solo estuvo unas cuantas semanas al lado de los suyos en México y se regresó al ‘norte’. Se logró colar sin ser descubierto, pero no supo aprovechar en nada esa suerte. Y es que, en septiembre del año pasado, apenas cinco meses después de haber sido removido, lo cacharon nuevamente, solo que esta vez en Georgia. La Oficina del Alguacil del condado de Hall atendió una llamada de emergencia del mismo Álvarez Sánchez. El mexicano pidió llamó al 911 para denunciar que afuera de su vivienda estaba un sujeto que pretendía matarlo. Lo cacharon con las manos en la masa Cuando los patrulleros llegaron al lugar, no encontraron al sospechoso, pero tras conversar un instante con Álvarez Sánchez, notaron que algo no andaba bien y decidieron entrar a su casa. Los uniformados encontraron que tenía en su poder metanfetaminas, por lo que fue arrestado en el acto. Cuando Álvarez Sánchez fue recluido en la prisión de la localidad tomaron sus huellas dactilares y descubrieron que había dado un nombre falso, lo que agravó su situación. ICE me ha dicho en múltiples ocasiones que no están dispuestos a tolerar que un extranjero se burle del sistema al volver tras ser deportado. Por actuar con impulsos se puede hasta perder la vida Obviamente la agencia federal ha dicho que será más estricta con aquellos que cometieron violaciones graves a la ley, algo que espero tomen en cuenta todos aquellos que ya tuvieron la mala suerte de dejar forzosamente el ‘sueño americano”. En la actualidad si alguien es deportado de EE.UU. tiene que pensarlo no una, sino hasta mil veces antes de decidir volver al país. Primero porque cada vez es más complicado burlar los controles migratorios en la frontera sur y es por ello por lo que muchos inmigrantes mueren en el intento ya sea ahogados en el Río Bravo o sofocados en el temible desierto, sin mencionar las decenas o quizás cientos que quedan abandonados y al final nunca más nadie sabe de su paradero.
Archivo/MH

Cuando los patrulleros llegaron al lugar, no encontraron al sospechoso, pero tras conversar un instante con Álvarez Sánchez, notaron que algo no andaba bien y decidieron entrar a su casa. Los uniformados encontraron que tenía en su poder metanfetaminas, por lo que fue arrestado en el acto.

Cuando Álvarez Sánchez fue recluido en la prisión de la localidad tomaron sus huellas dactilares y descubrieron que había dado un nombre falso, lo que agravó su situación. ICE me ha dicho en múltiples ocasiones que no están dispuestos a tolerar que un extranjero se burle del sistema al volver tras ser deportado.

Por actuar con impulsos se puede hasta perder la vida

Crónica: Hispana ya ha sido deportada cinco veces La mujer se ha hecho toda una experta en cruzar la frontera Autoridades federales serán severas con ella si se viene de nuevo Un policía que patrullaba las calles de la ciudad de Edinburg (Texas) se percató de que en una esquina se encontraba una mujer fumándose un puro y no de tabaco, sino que, de marihuana. El uniformado la abordó para detenerla, pues eso es ilegal en ese estado. No tenía ni la mínima idea de quien se trataba. Cuando la fémina vio que se acercaba el agente, trató disimuladamente de tirar el cigarrillo de mota, pero ya era demasiado tarde, pues hacía rato que le tenía el ojo puesto, por lo cual no tenía escapatoria. La mujer, desconocida hasta ese momento, fue arrestada en el acto bajo el cargo de posesión de marihuana. Se llevaron tremenda sorpresa Imagen referencial.Shutterstock La mujer fue recluida al Centro de Detención del condado de Hidalgo bajo esa acusación menor. Cualquiera habría creído que en cuestión de un par de horas estaría libre de nuevo tras pagar la respectiva fianza, pero se equivocaron, puesto que ella en teoría ni siquiera debía estar en suelo estadounidense. Al momento de su arresto ella no portaba ningún tipo de identificación, pero cuando le tomaron sus datos biométricos le salió todo su largo historial criminal. El resultado de sus huellas dactilares reveló que se trataba de Yuliana Cardona Cuellar, quien ha sido deportada del país no una, ni dos, tampoco tres, sino que en cuatro ocasiones. Una verdadera delincuente Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo) De acuerdo con los expedientes judiciales expuestos ante la prensa por la Oficina del Alguacil de Hidalgo, Yuliana había sido removida de Estados Unidos cuatro veces tras cometer diversos delitos, algunos de ellos considerados muy graves. La última ocasión en que la deportaron fue en octubre de 2016. Entre la lista de fechorías cometidas por la mexicana de 40 años se encuentran estas: negarse a revelar su identidad a un representante de la ley, invasión de morada en segundo grado, causar heridas de manera intencional a otra persona, manejar bajo la influencia del alcohol o las drogas (DUI en inglés). Fue entregada a Inmigración Yuliana Cardona Cuellar (Oficina del Alguacil del condado de Hidalgo) Luego de descubrir su extenso prontuario, Yuliana fue entregada por las autoridades locales al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que la expulsó del país por quinta ocasión. Yuliana es un claro ejemplo de lo que es pasar por encima de las leyes estadounidenses y hasta cierto punto correr con suerte. Y es que esta mujer que ahora mismo se encuentra en su tierra natal ya está advertida que no le van a tolerar que lo haga otra vez. Parece que la mexicana no quería entender que la justicia en Estados Unidos no es como la de su país o el resto de las naciones de Latinoamérica, donde hay quienes se mueven a su antojo sin tener mayores repercusiones legales. Si decide regresar le irá muy mal Archivo/MH Parece que Yuliana ya conoce muy bien el camino que la trae de su tierra a Estados Unidos, pues han sido cuatro veces las que se atrevió a regresar, pero se le fue informado que, si lo hace una vez más, será enjuiciada por ‘reentry’ lo que podría acarrearle una condena de hasta una década tras las rejas. Desconozco que tan fuertes sean los lazos que dejó acá en Estados Unidos, pero francamente nada vale la pena como para perder su libertad por tanto tiempo. Yo que ella me buscaría una forma de ganarme la vida decentemente en su país y comenzaría de cero. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima. Castigado por volver tras ser deportado AP Sadat Álvarez Sánchez fue deportado de Estados Unidos, pero tuvo el valor de regresarse poco después y logró burlar los controles fronterizos, lo que hoy pagará muy caro. El mexicano, de 40 años, fue condenado a 30 meses de cárcel por su “osadía” e inmediatamente volverá a ser expulsado del país. Las autoridades le han advertido que si se atreve a volver, le irá aún peor. El caso de Álvarez Sánchez es un fiel ejemplo de lo severas que están las autoridades estadounidenses con los deportados que se atreven a volver ilegalmente. En 2005 Álvarez Sánchez participó en un violento robo a mano armada en Carolina del Norte y tras ser capturado lo acusaron de intento de asesinato y secuestro, entre otros cargos graves. Fue él mismo quien llamó a la policía Sadat Álvarez Sánchez (Oficina del Alguacil del condado de Hall) En abril de 2018 cumplió con su sentencia y fue expulsado de EE.UU. Inmigración juraba que se había librado de él, pero estaban muy equivocados. Y es que el sujeto solo estuvo unas cuantas semanas al lado de los suyos en México y se regresó al ‘norte’. Se logró colar sin ser descubierto, pero no supo aprovechar en nada esa suerte. Y es que, en septiembre del año pasado, apenas cinco meses después de haber sido removido, lo cacharon nuevamente, solo que esta vez en Georgia. La Oficina del Alguacil del condado de Hall atendió una llamada de emergencia del mismo Álvarez Sánchez. El mexicano pidió llamó al 911 para denunciar que afuera de su vivienda estaba un sujeto que pretendía matarlo. Lo cacharon con las manos en la masa Cuando los patrulleros llegaron al lugar, no encontraron al sospechoso, pero tras conversar un instante con Álvarez Sánchez, notaron que algo no andaba bien y decidieron entrar a su casa. Los uniformados encontraron que tenía en su poder metanfetaminas, por lo que fue arrestado en el acto. Cuando Álvarez Sánchez fue recluido en la prisión de la localidad tomaron sus huellas dactilares y descubrieron que había dado un nombre falso, lo que agravó su situación. ICE me ha dicho en múltiples ocasiones que no están dispuestos a tolerar que un extranjero se burle del sistema al volver tras ser deportado. Por actuar con impulsos se puede hasta perder la vida Obviamente la agencia federal ha dicho que será más estricta con aquellos que cometieron violaciones graves a la ley, algo que espero tomen en cuenta todos aquellos que ya tuvieron la mala suerte de dejar forzosamente el ‘sueño americano”. En la actualidad si alguien es deportado de EE.UU. tiene que pensarlo no una, sino hasta mil veces antes de decidir volver al país. Primero porque cada vez es más complicado burlar los controles migratorios en la frontera sur y es por ello por lo que muchos inmigrantes mueren en el intento ya sea ahogados en el Río Bravo o sofocados en el temible desierto, sin mencionar las decenas o quizás cientos que quedan abandonados y al final nunca más nadie sabe de su paradero.
Getty Images

Obviamente la agencia federal ha dicho que será más estricta con aquellos que cometieron violaciones graves a la ley, algo que espero tomen en cuenta todos aquellos que ya tuvieron la mala suerte de dejar forzosamente el ‘sueño americano”. En la actualidad si alguien es deportado de EE.UU. tiene que pensarlo no una, sino hasta mil veces antes de decidir volver al país.

Primero porque cada vez es más complicado burlar los controles migratorios en la frontera sur y es por ello por lo que muchos inmigrantes mueren en el intento ya sea ahogados en el Río Bravo o sofocados en el temible desierto, sin mencionar las decenas o quizás cientos que quedan abandonados y al final nunca más nadie sabe de su paradero.

Continua artículo relacionado