Crónica: Hispana acosada por gringo que no “se sentía seguro” si ella estaba cerca (VIDEO)

  • Crónica: Hispana acosada por gringo que no “se sentía seguro” si ella estaba cerca (VIDEO).
  • Julia Santos tuvo que aguantarse a este hombre diciéndole una sarta de cosas racistas.
  • Pero fue valiente, filmó y denunció.

Julia Santos, de 21 años, conducía su auto por la calle Juniper Terrace, en Groveland, Massachusetts. Había salido a retirar comida para perros gratis que se ofrecía en un grupo de facebook.

Así que, fue, retiró el paquete y lo cargó en su auto.

Pero cuando volvía a casa le sucedió algo que la aterró.

Al principio le pareció algo casual. Un auto detrás de ella.

Pero, después, se dio cuenta de que la estaban siguiendo.

Para estar más segura, pasó de largo su casa, a donde se dirigía, y se metió en una calle a propósito.

Si el auto giraba y se metía ahí también, podía constatar que la estaban siguiendo.

Y, efectivamente, la silueta de otro coche siguió su mismo camino.

Julia tuvo miedo, mucho miedo, así que sacó su celular para grabar lo que pudiera pasar. Sentía que estaba sola en el mundo, vulnerable, y su única arma eran las imágenes de lo que fuera a suceder.

¿Era un loco que quería herirla? ¿Violarla? ¿Matarla? ¡Dios mío!

A Julia le tembabla el pulso, estaba realmente aterrada, como si protagonizara una película de terror. Había visto y leído tantos casos de muchachas que habían sido asaltadas. ¡Por favor, que apareciera alguien!

Julia Santos sabía que tenía que hacer algo, así que detuvo su auto y, celular en mano, se enfrentó al misterioso acosador que la había seguido por más de dos millas.

Crónica: Hispana acosada por gringo racista (VIDEO)

Captura de video y foto de @kaglOme

Resultó ser un gringo gringuísimo, rubio, con lentes de sol negras y camiseta blanca sonriendo torvamente desde su descapotable.

Y antes de que ella pudiera abrir la boca, el gringo le espetó:

“¿Por qué estás conduciendo por Juniper Terrace?”. A pesar de la pregunta, que no parecía de su incumbencia, el tipo no perdía la sonrisa.

¿Me está acosando o está flirteando conmigo?, pensó Julia. Ninguna de las dos opciones era de su gusto. Así que le contestó sin dejar de grabar.

“¿En serio? Si te preocupa, puede mirar en el Town Crier (un grupo de Facebook). Me ofrecieron una bolsa de comida para perros que tengo en la parte trasera de mi auto”.

El gringo no dejó de sonreir, pero sus preguntas eran incisivas. “¿Dónde? Juniper Terrace es una calle muy pequeña y tú nunca te detuviste”.

Julia estaba pasmada. ¿Qué demonios quería este tipo?

“Sí me detuve. Lo hice, agarré la comida para perros y me fui, y luego vi que me seguías todo el camino hasta aquí y giré aquí porque, francamente, no me siento segura en este momento”. Ya estaba, se lo había dicho. Seguía aterrada pero iba a presentar batalla a lo que el tipo quisiera hacer.

Apretó el celular en su mano.

“¿Tú no te sientes segura? Yo no me siento seguro contigo conduciendo por mi vecindario”, dijo el gringo.

Julia Santos no podía creer lo que estaba escuchando. ¿Qué significaba eso?

Entonces lo miró de nuevo, tan rubio. Y se le hizo la luz.

Página: 1 2 3