Crónica: “Se rompió el cuello” pero nadie sabe nada

blank
blank

  • Crónica: “Se rompió el cuello” pero nadie sabe nada.
  • Un adolescente hispano de tan solo 14 años aparece muerto con el cuello roto en un parque.
  • Pero nadie tiene la respuesta de qué le pasó al muchacho. 

Es desesperante. Luisa Rivera llora desconsolada mientras su nieta Alizabeth Cruz, de 19 años, intenta calmarla. Hace días que su abuela no come, no duerme y no deja de sollozar. Les falta Ivan.

Es que Ivan Cruz, de 14 años, era el sol de su abuela. El hijo de corazón que estaba criando por esas cosas de la vida, su pequeño orgullo.

A Luisa Rivera le dan el alma y la generosidad para criar a Ivan y Alizabeth y mucho más. De hecho, en su casa viven varios hijos adoptivos más al calor de su cocina y su amor.

Por eso, no tener respuestas duele más. Y sospecha esta abuela que nadie hará mucho esfuerzo por saber qué pasó con su nieto.

La policía respondió a un llamado al 911 en un parque de Williamsburg, Brooklyn,el miércoles pasado. Eran como las 6:30 de la tarde.

“Se cayó”, dijo una voz. “Estaba jugando en las barras y se cayó… o saltó. Necesitamos una ambulancia, no se mueve”.

Cuando los agentes y los paramédicos llegaron al lugar, había un adulto rodeado de otros muchachos mirando a Ivan inmóvil en el suelo.

Se rompió el cuello y nadie sabe nada, por Mario Guevara

Ivan Cruz- Foto: captura de Twitter @PIX11News

Luisa Rivera solloza de nuevo. No cree que Ivan se haya caído. Ya sospecha de qué se trató, porque no es una historia nueva. Ya duraba dos años el problema del adolescente en la escuela. Sufría de bullying.

Ivan lloró muchas veces en su regazo al volver de la escuela porque otros compañeros lo atormentaban en la Middle School 126.

“Abuela, no quiero volver ahí, es demasiado”.

Pero Luisa le decía que pronto todo cambiaría. Alizabeth una vez le aconsejó defenderse, y cuando Ivan lo hizo, la escuela lo suspendió. ¡A pesar de que el centro mismo sabía y avisaba a Luisa de que estaban haciéndole bullying al muchacho!

Así que, cuando se cerraron las escuelas por la pandemia de COVID-19, Ivan tuvo un respiro. Prefería quedarse en casa con su abuela y sus hermanos aunque no hubiera demasiados lujos, faltara espacio y fuera agobiante.

Pasaron una cuarentena dura, no fue fácil, pero estaban juntos y sanos.

Cuando se terminaron las restricciones para salir, Ivan Cruz decidió salir a pasear de vez en cuando. Le gustaba el parque, le encantaban los columpios y estar al aire libre.

Así que, cuando pidió permiso para salir el miércoles, abuela Luisa no tuvo inconveniente.

“No me vaya a llegar muy tarde, m’hijo, ¿oyó?, no quiero que ande por ahí tan solo”, y le besó.

“No, abu, salgo un rato y vuelvo para la cena”, Ivan sonrió y salió deprisa.

Entre ese momento y el momento en que encontraron el cuerpo del muchacho es que hay una “niebla” oficial que no deja ver qué sucedió.

Lo de que se haya caído de las barras es un poco… extraño.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+
blank