Crónica: Guatemalteco ebrio desata tremenda persecución

Crónica Guatemalteco ebrio persecución El sujeto trató de escapar del policía que pretendía multarlo. Y se salvó de milagro

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross
  • Crónica: Guatemalteco ebrio desata tremenda persecución
  • El sujeto trató de escapar del policía que pretendía multarlo
  • Antes de su huida cometió una serie de infracciones peligrosas

Crónica Guatemalteco ebrio persecución. El oficial dominicano Benny Peña se encontraba como de costumbre patrullando las calles de la ciudad de Norcross (Georgia) cuando se percató de que en una calle donde la velocidad es de 45 millas por hora, se conducía un vehículo a casi al doble del límite establecido. “Le voy a dar su multa”, pensó el uniformado.

Peña salió tras él y luego de darle alcance, le prendió la sirena y las luces azules para dejarle saber al conductor que debía detener la marcha. La sorpresa del agente fue que este, en lugar de disminuir la velocidad y hacerse a la orilla de la vía, aceleró a toda la potencia que le daba su camioneta.

Su idea era escapársele a la policía: Crónica Guatemalteco ebrio persecución

Crónica Guatemalteco ebrio persecución
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

En su intento de huir del representante de la ley y el orden, el chofer se pasó varios semáforos en rojo, una que otra señal de pare e hizo varios giros inapropiados, todo esto a alta velocidad. Para su suerte, a esa hora de la madrugada (las 3am) no había tantos carros en su camino, de lo contrario, de seguro se habría registrado un accidente.

A todo esto, Peña ya había pedido refuerzos. Ya venían en camino muchas más patrullas, pues se oían a lo lejos sus sirenas. El conductor sabía que era cuestión de un par de minutos para que las autoridades lograran acorralarlo, así que intentó otra estrategia más en su afán de evadir el arresto. Archivado como: Crónica Guatemalteco ebrio persecución

Quiso huir a pie, pero su esfuerzo fue en vano

Crónica Guatemalteco ebrio persecución
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

El motorista ingresó a un complejo de apartamentos, abrió la puerta de la camioneta y se echó a correr hacia un área boscosa. El oficial Peña hizo exactamente lo mismo, pero detrás de él, mientras que las sirenas del resto de las patrullas que venían de camino se escuchaban cada vez más cerca.

Seguramente eso traía muy nervioso al conductor, quien tuvo la mala suerte de tropezarse con algo en la oscuridad y cayó encima de unos arbustos. Peña, que estaba a solo unos cuantos metros de distancia al verlo caído se le fue encima para no darle tiempo de que fuera a pararse y defenderse, o peor aún, a sacar alguna arma. Archivado como: Crónica Guatemalteco ebrio persecución

Se trataba de un hombre hispano: Crónica Guatemalteco ebrio persecución 

Crónica Guatemalteco ebrio persecución
Oficina del Alguacil del condado de Gwinnett

Fue hasta entonces que Peña descubrió que se trataba de un conductor hispano. Tras esposarlo, lo identificó como Roky Eli Lima Perez, de 30 años y de origen guatemalteco. Justo en el instante que ya estaba esposado, comenzaron a llegar los colegas del oficial dominicano. Policías tanto de Norcross como del condado de Gwinnett.

Por más que hubiera hecho para prevenir que lo capturaran, la posibilidad de que huyera era muy remota, pues literalmente ya lo tenían rodeado. Y en caso de que hubiese logrado esconderse en el bosque o subirse a alguno de los árboles, es seguro que los perros de la unidad canina lo habrían detectado. Archivado como: Crónica Guatemalteco ebrio persecución

Muy mala decisión la que tuvo Roky

se salvó el hispano
Departamento de Policía de la ciudad de Norcross

El centroamericano fue arrestado formalmente y acusado de múltiples cargos graves, entre ellos: conducir de manera temeraria, intentar evadir a la policía, conducta desordenada y resistirse al arresto. Fue recluido al Centro de Detención de Gwinnett donde le impusieron una fianza de más de 5 mil dólares.

Roky también enfrenta las siguientes infracciones de tránsito: conducir sin poseer una licencia válida, manejar con excesiva velocidad, pasarse una luz en rojo, salirse del carril de manera inapropiada y para colmo, conducir ebrio, pues también le detectaron alcohol en su organismo, a pesar de que él declaró que solo una cerveza se había tomado. Archivado como: Crónica Guatemalteco ebrio persecución

No vale la pena cometer esta clase de locuras

se salvó el hispano
A como pudo, el guatemalteco sacó su celular a pesar de que ya estaba esposado y se puso a textear con quién sabe quién mientras que lo llevaban a la cárcel.

¿En qué cabeza cabe que acá en Estados Unidos alguien va a poder escapársele a la policía? Solo en la mente de una persona intoxicada seguramente, pues basta con que el oficial diga un solo código por radio para que decenas de sus compañeros por aire, agua y tierra (dependiendo de las circunstancias), acudan en su auxilio.

Por cierto, Roky no tiene estatus legal en el país y debe ser agradecido porque de haber hecho esta ‘burrada’ en cualquier momento del año pasado, se habría ganado un viaje sin derecho a retorno para su país. Le fue bien que en la cárcel de Gwinnett ya no estén los agentes de Inmigración. Espero aproveche esta segunda oportunidad que le está dando la vida y se comporte mejor en adelante. Gracias por leer mi crónica de hoy en MundoHispánico. Hasta la próxima.

Continua artículo relacionado