Yehimi Cambrón, la indocumentada “muralista de la inmigración” en EE.UU.

  • Heredera de la afamada Escuela Mexicana de Muralismo, con cada pincelada Yehimi Cambrón, la indocumentada “muralista de la inmigración” en EE.UU., manifiesta el poder de la comunidad hispana en Atlanta
  • En sus obras plasma la resistencia de una comunidad inmigrante que “llegó a este país para quedarse” no sólo para sobrevivir sino para sobresalir
  • La pintora mexicana y profesora de arte advierte que pintará más murales en otras ciudades del país “para dejar huella”

Heredera, continuadora y cultivadora de la afamada Escuela Mexicana de Muralismo -que ha dado al mundo genios de la pintura de la talla de Murillo, Rivera, Siqueiros, Orozco, Tamayo, O´Gorman…-, Yehimi Cambrón, una artista urbana mexicana radicada en Estados Unidos, entiende su arte en este país “como una forma de resistencia” para quienes, como a menudo sucede a los hispanos, viven en un “sistema diseñado para dejarnos en las sombras… El simple hecho de crear cosas como estas es una forma de resistencia”, ratifica rodeada de sus pinturas y pinceles, arneses y brochas… y sueños.

El muralismo mexicano, que expuso los grandes valores de “la mexicanidad” para los mexicanos y hacia el exterior, halla en Yehimi Cambrón, también, una sólida base social, activa y activista.

Ataviada con una t-shirt blanca grabada con una bellísima estampa de una mariposa monarca, confiesa: “Mi trabajo se trata de levantar las voces de la gente inmigrante en Atlanta y sur de los Estados Unidos”, y con su voz suave, revestida de la solidez que sólo germina en las convicciones más profundas, señala, desafiante: “Y para recordarnos lo poderosos que somos…”.

Y Yehimi redobla el desafío: “Estoy aquí para quedarme… mis murales son una declaración de que estoy aquí para quedarme. Sé que son muchos los riesgos y que pueden pasar muchas cosas al ser indocumentada, pero mi trabajo ha tenido impacto y lo seguirá teniendo en tanto mis murales sigan aquí”.

Ella se refiere también a sus tantos años como maestra de arte y enfatiza con idéntica resolución: “He impactado en cientos de vidas aquí en Atlanta” con su labor docente.

“La raíz de mis murales es mi activismo, mi trabajo público. Es una forma de demostrar a la gente quiénes somos, para demostrar al país todo lo que ofrecemos y es un recordatorio para nuestra propia comunidad: tenemos el derecho de ir para sobrevivir y salir adelante”, añade Yehimi, tranquila pero resuelta.

Yehimi Cambrón, la indocumentada "muralista de la inmigración" en EE.UU.

Mundo Hispánico

 

El mayor de esos poderes Yehimi lo halla en la educación.

Su primer mural en tierras estadounidenses, el más pequeño de los cuatro gigantescos que ha pintado, es una mariposa monarca hembra vista desde lo alto.

El ala izquierda exhibe la típica coloración mimética negra y naranja de la especie y sus formas romboidales simétricas, mientras que la estructura del ala derecha es un libro desplegado lateralmente cuyas hojas caen en un abanico distintivo al acto de hojear un libro.

La analogía del mural tiene varios símbolos y significados.

Sobre la composición, en letras cursivas, aparece la leyenda “Here to stay” (Aquí para quedarse), y remite de inmediato al derecho que reivindica Yehimi en su discurso: “Estoy aquí para quedarme”.

La elección de la mariposa Monarca como el eje de la composición, no es furtiva.

Si alguna criatura de la Creación ilustra a plenitud la dimensión de la inmigración, esa es la mariposa Monarca, cuyos vastos dominios justificaron su nombre al llegar a los bosques de oyamel de Michoacán, México -la tierra natal de Yehimi-, desde las lejanas tierras de Canadá y Estados Unidos.

 

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+