Wendy Karla: mi hija Jocelyn me enseñó amar, luego de tantas dificultades al cruzar a los EE.UU.

  • La mexicana Wendy Karla enfrentó las adversidades en la frontera para llegar a los Estados Unidos.
  • Nunca le dijo a sus padres que iba a cruzar el río Bravo para buscar el sueño americano.
  • Sin estar lista para ser mamá, Wendy Karla se desploma al saber que su hija padece de microcefalia.
  • Con ayuda de la terapia energética superó sus miedos y temores.

Wendy Karla desafió las adversidades luego cruzar a los EE.UU., y ahora su mayor escudo es su hija Jocelyn, diagnosticada con microcefalia.

Problemas emocionales, detenida por migración, abusos sexuales en la frontera y criar a una niña en condición especial, fueron las situaciones que marcó un antes y un después la vida de una madre mexicana, cuando un día decidió cruzar el río Bravo en busca del gran y tan anhelado sueño americano en los Estados Unidos.

La protagonista de esta historia se llama Wendy Karla, quien con gallardía desafió todas las barreras que se le atravesaron en el camino y como su hija Jocelyn, diagnosticada con microcefalia, y su familia, la ayudaron a cambiar su manera de pensar y actuar ante las adversidades.

Ahora es una mujer luchadora con el único propósito de ver a su hija feliz, olvidando aquellos episodios desafortunados que alguna vez vivió y que habían quedado impregnados en su alma.

“Estoy tratando de sanar muchas cosas que pasaron tras cruzar la frontera, yo creo que no soy la única”, fueron las palabras más contundentes que pronunció Wendy Karla, al contar cómo llegó a los Estados Unidos.

Wendy karla desafió las adversidades

Foto Captura / MH

Dejar a su familia, sin despedirse fue doloroso

La mexicana Wendy Karla nunca les reveló a sus padres que una de sus metas era emigrar a los Estados Unidos, por lo que armó un plan para que ellos no se enterarán de su próxima odisea.

“Yo desafortunadamente, no me despedí de mi familia, simplemente los abandoné sin dejarles una carta sobre la mesa”, expresó la dama mexicana, quien afirmó que tuvo su manera de decirles adiós.

Manifestó que durante dos meses compartió con sus padres lo más que pudo, momentos donde los abrazos y las alegrías fueron infinitas.

Sin embargo, la madre de Wendy Karla, al enterarse que ella se había ido a los Estados Unidos sola, sufrió un quebranto de salud quedando hospitalizada.

La hispana recuerda una escena donde le pide a su padre bailar una pieza musical en una colorida fiesta, para ella sería la mejor formar de despedirse en silencio.

Aunque en ese tiempo, el papá de Wendy Karla no quiso bailar porque se sentía indispuesto, esa reacción le dolió en lo más profundo de su corazón.

Estando en los Estados Unidos, la dama mexicana recibe una llamada de su padre, quien le pide disculpa por rechazar la invitación a bailar, “Ahora entiendo por qué insistías tanto”, le dijo su padre muy consternado.

Aún no está lista para ser mamá

Tratando de superar todas aquellas barreras desde su mala experiencia con la policía migratoria de los Estados Unidos, los abusos sexuales y el desprendimiento de sus padres, Wendy Karla le toca vivir el momento de ser madre de la bella Jocelyn.

¿Cómo iba a traer a la vida a una persona, cuando yo misma no me sabía cuidar? Fue la pregunta que se hacía Wendy Karla, durante los primeros meses de gestación, los cuales transcurrieron de manera normal.

Este episodio se convertiría en el mayor reto que tenía a su paso y que debió encarar contra viento y marea la idea de ser mamá sin estar preparada.

Jocelyn es diagnosticada con microcefalia

La madre mexicana cuenta que el proceso de gestación de Jocelyn se desarrolló con total normalidad, pues los estudios realizados no arrojaban anomalías.

Pasaron los meses, Wendy Karla da a luz a la pequeña Jocelyn, quien ahora y adelante se convertiría en su motor, para convertirse en la mejor madre del mundo.

Wendy karla desafió las adversidades con el amor de su hija

Foto/ Captura MH

Muy contenta de su pequeña familia, la mexicana recibe una mala noticia de su doctor, quien le notificó que Jocelyn sufre de un defecto congénito llamado microcefalia.

Esta tipo de condición se evidencia cuando el tamaño de la cabeza del bebé es más pequeño de lo esperado que afecta su comportamiento físico y mental.

Su corazón de madre se derrumbaba, expresaba la joven madre hispana, quien en algunas ocasiones respiraba profundo para calmarse y no tomar una mala decisión.

La niña Jocelyn crecía en medio de las dificultades y su madre luchando por darle el mejor bienestar posible.

Una luz de esperanza llega a la familia

Ya era tiempo que Wendy Karla disolviera esas terrible emociones que cargada desde su salida de México.

Su esposo le presentó a una terapista energética que la ayudó a eliminar los problemas desde la primera sesión, viendo el mundo de otra perspectiva, “empecé a buscar un poquito en mí”.

Luego de esta experiencia, la hispana aprendió este tipo de técnica, ahora ayuda a restaurar el equilibrio y la armonía física, mental y emocional de las personas.

Centrada en esta alternativa, no dudo en aplicar la terapia energética en su hija Jocelyn, para no doblegarse ante su incapacidad.

Después de esta terapia, Wendy Karla revela que la carismática niña de ojos relucientes comenzó desarrollar cambios importantes tantos físicos como emocionales.

“Las terapistas, que eran ocupacionales y físicas, me dijeron que no sabían que era lo que estaba pasando con Jocely porque ha despertado y mejorando”, dijo la madre muy contenta por el avance de su hija.

La llegada de Jocely a la vida de Wendy Karla, luego de atravesar por tantas dificultades, le enseño a amar.

“Para mí, Jocely es mi maestra y mi guía”, culminó diciendo la madre hispana, quien hoy en día es otra mujer, más aguerrida, luchadora y emprendedora.

Search

+