Washington Post suspende a reportera tras tuit negativo sobre Kobe Bryant

El Washington Post suspendió a una reportera tras tuitear un enlace hacia un artículo sobre acusaciones de violación contra Kobe Bryant.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Periodista paga caro publicar un tuit negativo sobre Kobe Bryant.
  • La reportera fue suspendida tras el escándalo desatado por el tuit.
  • La comunicadora recordó un presunto caso de agresión sexual cometido por el legendario jugador.

El Washington Post suspendió a una reportera luego de que tuiteó un enlace hacia un artículo que hablaba sobre las acusaciones de violación presentadas hace años contra Kobe Bryant, en el día en que el exastro de la NBA falleció en un accidente de helicóptero.

Decenas de periodistas del diario criticaron la decisión.

La reportera Felicia Sonmez publicó su tuit el domingo, en momentos en que mucha gente se mostraba apesadumbrada por el deceso de Kobe Bryant. De inmediato, Sonmez obtuvo respuestas iracundas en las redes sociales, reseñó la agencia de noticias AP.

https://twitter.com/Semana_Deportes/status/1221946460452937729

El Post informó que Sonmez recibió incluso advertencias de que sería asesinada o violada, y tuvo que mudarse a un hotel, luego de que se reveló en internet su domicilio.

De acuerdo con el diario, Sonmez borró el tuit original a petición de un editor. Recibió también un correo electrónico del editor ejecutivo Marty Baron, quien le reprochó: “Fue una falta verdadera de criterio tuitear esto. Por favor detente. Estás dañando a esta institución al hacer esto”.

Sonmez compartió el correo con un reportero de The Associated Press.

El Post informó que Sonmez recibió licencia para ausentarse con goce de sueldo, mientras los jefes de la redacción analizaban lo ocurrido. Una vocera del diario no respondió a una serie de preguntas sobre el mensaje de Baron.

El lunes por la noche, Sonmez dijo que sigue suspendida y que desconoce cuánto durará la licencia. Añadió que ha estado en comunicación con el sindicato Washington Post Newspaper Guild, y que podría reunirse pronto con su directiva.

Miembros de la asociación gremial protestaron contra la suspensión. Destacaron que Sonmez había “recibido una andanada de mensajes violentos” y “había recibido parámetros insuficientes del Post sobre la forma de protegerse”.

“Entendemos que las horas posteriores a la muerte de Bryant el domingo eran un momento delicado para compartir un reportaje sobre acusaciones pasadas de agresión sexual”, escribieron los miembros del sindicato.

“La pérdida de una figura tan querida y de muchas otras vidas es una tragedia. Pero creemos que es nuestra responsabilidad, como organización noticiosa, decir al público toda la verdad como la conocemos, sobre figuras e instituciones, populares e impopulares, en momentos oportunos e inoportunos”, agregó el sindicato.

El polémico tuit llevaba a un artículo publicado en 2016 por el Daily Beast que se titulaba “El preocupante caso de violación de Kobe Bryant: La evidencia de ADN, la historia de la acusadora y la confesión a medias”.

En 2003, Kobe Bryant fue acusado de violar a una joven de 19 años que trabajaba en un complejo turístico de Colorado. El basquetbolista insistió en que las relaciones sexuales fueron de mutuo acuerdo, y los fiscales retiraron finalmente el cargo de agresión sexual, a petición de la acusadora.

La mujer presentó después una demanda civil contra Kobe Bryant, en la que se llegó a un arreglo extrajudicial.

Piloto de helicóptero donde murió Kobe Bryant buscaba elevarse

El piloto que murió junto con el exbasquetbolista Kobe Bryant y otras siete personas había dicho a los controladores de tráfico aéreo, en su última comunicación por radio, que buscaría elevar su helicóptero para evitar una capa de nubes, dijo el lunes una investigadora del accidente.

El radar indica que el helicóptero llegó a una altura de 701 metros (2,300 pies) el domingo por la mañana, antes de descender. Los restos de la aeronave se encontraron a 331 metros (1,085 pies), dijo Jennifer Homendy, investigadora de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), durante una conferencia de prensa realizada el lunes por la tarde.

Los investigadores de la NTSB se presentaron durante la jornada en el lugar del accidente para recabar evidencias.

“La zona donde hay restos del helicóptero es bastante extensa”, explicó Homendy. “Una pieza de la cola está al pie de la colina. El fuselaje está en el otro costado de esa colina. Y el rotor principal se encuentra a unas 100 yardas (91 metros).

Algunos expertos sugirieron que el piloto pudo haberse desorientado debido a la niebla, pero Homendy comentó que los equipos de investigación analizarán todo, desde los antecedentes del operador de la nave hasta los motores.

“Observamos el factor humano, las máquinas y el ambiente”, indicó. “Y las condiciones meteorológicas son sólo una parte pequeña de eso”.

Tras solicitarlo, el piloto recibió el permiso especial para volar en condiciones de niebla espesa, apenas minutos antes del desastre del domingo, y volaba a unos 427 metros de altura (1.400 pies) cuando viró al sur y luego al oeste, indicó Homendy.

Luego, el piloto pidió que los controladores le proporcionaran asistencia de radar a fin de dar “seguimiento al vuelo”, pero se le dijo que la aeronave volaba muy bajo para brindarle esa ayuda, dijo Homendy.

Unos cuatro minutos después, “el piloto avisó que estaba ascendiendo para evitar un estrato de nubes”, refirió la investigadora. “Cuando el control de tráfico aéreo preguntó qué planeaba hacer el piloto, no hubo respuesta. Los datos del radar indican que el helicóptero subió a 2,300 pies (701 metros) y luego hizo un giro descendente a la izquierda. El último contacto con el radar fue alrededor de las 9:45 a.m.”.

Dos minutos después, una persona en tierra llamó al teléfono de emergencias 911 para reportar el accidente.

Randy Waldman, instructor de vuelo en helicóptero que imparte clases en el aeropuerto cercano de Van Nuys, dijo que un piloto desorientado puede disponer apenas de un momento para evitar una caída fatal.

“Si vuelas con visibilidad y entras en una situación en que no puedes ver a través del parabrisas, la expectativa de vida del piloto y la aeronave es quizá de unos 10 o 15 segundos, y eso pasa todo el tiempo. Es realmente una pena”, explicó Waldman.

Algunos expertos han preguntado si el piloto, cuyo nombre no se ha revelado oficialmente, debió recibir el visto bueno para volar en semejantes condiciones meteorológicas. En el momento en que sobrevino el accidente, el Departamento de Policía de Los Ángeles y la oficina del alguacil del condado habían decidido no realizar vuelos en sus propios helicópteros.

La caída del Sikorsky S-76 causó la muerte del basquetbolista retirado, su hija Gianna de 13 años y los otros ocho ocupantes. El impacto fue de tal magnitud que dejó restos del helicóptero esparcidos en una superficie tan grande como una cancha de fútbol.

Las cuadrillas recuperaron tres cadáveres el domingo y reanudaron sus labores el lunes. En tanto, una oleada de conmoción y pesar seguía recorriendo el mundo, por la pérdida de uno de los mejores basquetbolistas de la historia, quien ayudó a que los Lakers de Los Ángeles se coronaran cinco veces en la NBA durante su deslumbrante carrera de 20 años.

Bryant era uno de los rostros más reconocibles del basquetbol. Fue elegido 18 veces al Juego de Estrellas.

Más tarde, el piloto fue identificado como Ara Zobayan. Varios expertos en aeronáutica dijeron que no es raro que se otorgue permiso para que los helicópteros vuelen en condiciones semejantes.

Sin embargo, algunos consideraron inusitado que esa autorización se haya otorgado en un espacio aéreo tan transitado como el de Los Ángeles.

Kurt Deetz, quien transportó a Bryant decenas de veces en el mismo helicóptero que se vino abajo, dijo que suele otorgarse el permiso en la zona.

“Pasaba todo el tiempo durante los meses de invierno en Los Ángeles”, aseveró Deetz. “Suele haber niebla”.

Kobe Bryant

El helicóptero despegó de Santa Ana en el condado de Orange, al sur de Los Ángeles, poco después de las 9.00 de la mañana. Se dirigió al norte y luego al poniente.

Se cree que Kobe Bryant se dirigía a su academia deportiva para jóvenes en la cercana localidad de Thousand Oaks, donde el domingo se realizaba un torneo en el que participaría la hija del deportista retirado, apodada Gigi.

Desde que jugaba con los Lakers, Kobe Bryant acostumbraba transportarse en helicóptero, en vez de soportar los conocidos embotellamientos en las calles y autopistas de la zona.

“No ando por Los Ángeles sin el helicóptero Mamba”, bromeó en alguna ocasión durante el programa televisivo “Jimmy Kimmel Live”, haciendo referencia a su propio apodo, ‘Black Mamba’.

El domingo, los bomberos llegaron caminando a la zona del desastre, con equipamiento médico y mangueras. Personal médico descendió a rapel desde un helicóptero.

Unos 20 investigadores estaban en el lugar el lunes por la mañana. El investigador médico del condado de Los Ángeles, Jonathan Lucas, advirtió que la recuperación de los restos de las víctimas llevará al menos un par de días.

Entre los fallecidos estaban John Altobelli, de 56 años y quien fue durante años coach de béisbol del Sothern California’s Orange Coast College; su esposa Keri, y su hija Alyssa, quien jugaba en el mismo equipo de basquetbol que la hija de Kobe Bryant. Pereció también Christina Mauser, entrenadora de baloncesto en una primaria del Sur de California.

 

 

Continua artículo relacionado