Viñedo de Trump es elegible para fondos de rescate federal

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
  • Revelan que Trump podría buscar beneficiarse con los fondos del rescate federal aprobados por la crisis del coronavirus.
  • Un viñedo de Trump podría ser elegible para el rescate federal, informó AP.
  • La Casa Blanca no quiso comentar si el viñedo de Trump sería uno de los beneficiados con el estímulo económico.

En medio de la emergencia por el coronavirus, un viñedo de Donald Trump genera polémica ante la posibilidad de que se beneficie con el paquete de ayuda económica.

El viñedo del presidente Donald Trump en Virginia podría ser elegible para un rescate federal bajo el estímulo económico de 2,2 billones de dólares que el mismo mandatario firmó el mes pasado, pese a las cláusulas en la ley que según los demócratas tenían como objetivo impedir que él y su familia se beneficiaran personalmente, reseñó AP.

Sepultados en las letras pequeñas de la ley aprobada por el Congreso para tratar de impedir un colapso económico se encuentran términos que harían que el viñedo de Trump fuese elegible para recibir parte de la ayuda extendida a viticultores y productores de “cosechas especiales”, entre ellas las uvas usadas para la fabricación de vino.

viñedo de TrumpNo hay indicio de que las compañías de Trump, que actualmente son operadas por sus hijos, vayan a solicitar la ayuda, y un representante del viñedo dijo el viernes que no existen planes para hacerlo.

La Casa Blanca declinó comentar, pero el mes pasado Trump se negó a descartar la posibilidad.

“Veremos qué sucede, porque tenemos que salvar algunas de esas grandes compañías”, dijo el 22 de marzo a una pregunta especifica durante una conferencia de prensa sobre si sus compañías renunciarán a la ayuda.

Los intereses de negocios de Trump han sido sometidos a un intenso escrutinio desde el momento en que él decidió que, a diferencia de presidentes previos, no prescindiría de su participación en los mismos ni los colocaría en fideicomiso durante su presidencia.

Empleados, burócratas y funcionarios del gobierno federal tienen prohibido por leyes y normas que fueron creadas para impedirles sacar beneficio de sus cargos. Sin embargo, muchas de esas restricciones no aplican al presidente, incluidas las cláusulas cuyos objetivos sean limitar los conflictos de interés.

Luego de que Trump se negara a decir si sus empresas solicitarían apoyo financiero, los demócratas negociaron agregar restricciones a la ley de estímulo, antes de que fuera aprobada por el Congreso, que evitarían que el presidente y su familia se beneficiaran personalmente.

El control de Trump Winery no queda del todo claro. El presidente ha dicho en varias ocasiones que es de su propiedad y su declaración de conflicto de intereses de 2019 reveló ingresos provenientes del hotel en los viñedos y la renta de éstos. La declaración también estipula que las compañías controladas por Trump son propietarias de Trump Vineyard Estates LLC.

Sin embargo, un comunicado del sitio web del viñedo indica que Trump Winery es un nombre comercial registrado de una compañía controlada por Eric, el hijo de Trump, “que no es propiedad, ni está operada o afiliada con Donald J. Trump o alguno de sus asociados”. 

Las muertes se disparan en EE.UU. mientras Trump medita abrir la economía

Estados Unidos superó este sábado a Italia como el país con más fallecidos en el mundo por el coronavirus, con más de 20.000, y registra además ya más de medio millón de contagiados, pese a lo cual el presidente Donald Trump contempla una paulatina reapertura de la economía que podría iniciarse a comienzos de mayo, informó Efe.

La tarde de este sábado, Estados Unidos reportaba ya 20.071 muertos y unos 520.000 contagiados, según datos de la Universidad de Johns Hopkins que se mantenían en ascenso.

De esa forma, el país se ubica como foco central de la pandemia global, tanto por muertes como por casos, y por delante de Italia, donde han fallecido 19.468 personas y hay 152.271 personas contagiadas; y España, con 16.353 fallecidos y 161.852 positivos.

Mientras en estos dos países europeos parece confirmarse la ralentización en ritmo de contagios y fallecimientos, en EE.UU. los expertos vaticinan que sigan al alza ya que se considera que aún no se ha llegado al pico. 

Nueva York y Wyoming, los dos extremos

El epicentro del brote del país es Nueva York, con más de 8.000 fallecidos, aunque ya hay casos confirmados de coronavirus en los 50 estados del país.

El estado Wyoming, en el oeste del país, es el único en el que no se ha registrado aún una muerte por el virus.

Estados Unidos cuenta por ahora con uno de cada tres infectados y un 20 % de los fallecidos en todo el mundo, de acuerdo con la última actualización de datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que situó la cifra global de contagios en 1,61 millones y las muertes en alrededor de 100.000.

Las curvas de incidencia de la pandemia muestran estabilización en Europa y Asia, donde surgió el brote, pero no en América, donde la epidemia sigue una tendencia ascendente, de acuerdo con la OMS.

El virus marca los tiempos

Pese a las alarmantes cifras de fallecidos y contagiados, el presidente Donald Trump se ha mostrado optimista sobre la reactivación de la economía, lo que ha generado preocupación entre los expertos.

“Es el virus el que decide cuándo es apropiado o no que el país se vuelva a abrir. Lo que estamos viendo son señales favorables. Pero yo querría ver una clara y contundente indicación (…) para no hacerlo de manera prematura”, afirmó Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas y miembro del grupo de trabajo de la Casa Blanca frente al coronavirus.

Hasta hace poco Trump quería que el país volviera a la normalidad el 12 de abril, aunque luego aceptó que sería necesario esperar al menos hasta el 1 de mayo.

Para poder reanudar la actividad económica a comienzos de mayo, el mandatario ha creado un grupo de trabajo con ese objetivo específico. 

La decisión

El viernes, en una rueda de prensa, Trump pidió esperar a ver el desarrollo del virus en las próximas semanas y prometió que escuchará “con mucha atención” a sus asesores en temas de salud pública, aunque volvió a insistir en las ventajas de acabar con el parón económico cuanto antes.

Casi 17 millones de trabajadores han perdido su trabajo en apenas 21 días, después de que la semana pasada otros 6,6 millones solicitaran el subsidio por desempleo en Estados Unidos, lo que representa la muestra más significativa del impacto de la pandemia del coronavirus en la economía debido a la paralización de la actividad.

“Tendré que tomar una decisión, y solo le pido a Dios que sea la decisión correcta. Pero diría sin lugar a dudas, que es la decisión más importante que he tenido que tomar”, admitió.

A nivel federal, la Casa Blanca había estimado que el coronavirus podría dejar entre 100.000 y 240.000 muertos, pero esta semana redujo esa proyección hasta dejarla en 60.000.

En total, 42 de los 50 estados del país, además de Puerto Rico y el Distrito de Columbia, han emitido decretos para obligar a sus ciudadanos a quedarse en casa, lo que supone que aproximadamente el 95% de la población estadounidense (unos 316 millones de personas) se encuentran recluidos.

 

 

Regresar al Inicio