Miguel Martínez/MH

PERSONAJES DESTACADOS: Por un buen comienzo

Los niños llegan con sus madres, a veces temerosos, a un salón donde encuentran libros, pizarras, tiza, crayones y todo lo necesario para ir desarrollando desde temprano habilidades esenciales que más tarde le servirán.

En ese salón no hay una maestra,sino muchas, porque cada madre o cuidadora asume ese rol, pues en este espacio se les deja claro que ellas son las más importantes profesoras de sus pequeños.

En 2010 nació el programa Cuidándome y Aprendiendo Juntos, una iniciativa del YMCA que busca que los niños latinos estén mejor preparados para ir a la escuela y ampliar las oportunidades para que puedan participar de programas prescolares.

“La razón por la que empezaron el programa es porque los latinos tienen muy poca representación en los programas de cuidado infantil y nos dimos cuenta que no necesariamente era un asunto de problemas de transporte, sino que era su opción cultural, de criar a sus hijos en el ambiente del hogar”, explica Julie Colón Koriakin, directora de iniciativas estratégicas de YMCA.

Y el impacto del programa es notable, asegura Mayira Bunting, una venezolana que funge como coordinadora de enlace con la comunidad hispana del YMCA. “Vemos que muchas veces las familias llegan muy tímidas. A veces no saben ni como jugar con sus hijos y luego de un par de sesiones, la dinámica con los niños y sus padres o cuidadores cambia completamente y vemos que los niños no solo desarrollan las destrezas, emocionales, sociales y cognitivas, sino esa interacción que es tan importante”, sostiene.

Además, los niños que salen del programa, que tiene sesiones dos veces a la semana en Norcross, Lawrenceville, Doraville y Sandy Springs, les va bien cuando entran a la escuela y se adaptan fácilmente.

Promover el lenguaje materno en los niños y que sus cuidadores sean sus mejores maestros son las bases del programa gratuito, cuyo currículo está basado en los estándares educativos de Georgia para los estudiantes en edad preescolar.

“No importa cuánta educación formal tengas, cuán limitado pueda ser tu inglés, lo que importa son las cosas sencillas que le enseñamos cada día”, explica Colón Koriakin.

Top Stories