Herencia Hispana: Un pie acá, un pie allá

La salsa es el condimento más vendido en Estados Unidos; Gabriel García Márquez es un nombre cada vez más reconocido en este país, y el español ya se oye por todas partes, aun entre anglos que más y más se encuentran en mayor contacto con la creciente población hispana.

Estos son unos pocos ejemplos de la gran huella que están dejando los latinos en este país, de acuerdo con Héctor Fernández-L’Hoeste, profesor en el Departamento de Lenguas Clásicas y Modernas y director del Centro para América Latina y Estudios Latinos en la Universidad Estatal de Georgia (GSU, por sus siglas en inglés).

Pero hay quienes argumentan que los hispanos que viven en Estados Unidos –el Censo estima que este número llega a 55 millones hoy en día, lo que representa un 17 por ciento del total de la población del país– no se están integrando adecuadamente a la cultura estadounidense.

Miguel Martinez/MH

Según Fernández-L’Hoeste, es cierto que, en cada nacionalidad, hay casos de inmigrantes quienes “glorifican el país de donde vinieron: viven aquí y nunca aprenden inglés, viven en un ghetto, no se integran a la cultura estadounidense”.

Sin embargo, el profesor considera que la noción de que los inmigrantes hispanos no se asimilan al país es “a veces fundamentada en la paranoia” y asegura que, en mayor parte, los hispanos se van adaptando a Estados Unidos, especialmente aquellos inmigrantes que tienen niños.

“La mayoría de los latinos es mucha más práctica. Saben que tienen que aprender las reglas del país. Muchos valoran la herencia de uno, pero saben que los niños no van a crecer como latinoamericanos. No es funcional pretender que los muchachos van a crecer aquí con los códigos de allá”, explicó el colombiano.

Y mientras destaca que a esta población le importa mucho mantener las tradiciones e idioma de su tierra, asegura que sí se reconocen los beneficios de aprender y utilizar el inglés.

“Los niños en particular lo aprenden tarde o temprano, en la escuela y con los amigos. Se sabe que si los niños crecen bilingües, en un futuro tendrán un mayor ingreso y estarán más preparados para un mundo globalizado”, manifestó Fernández-L’Hoeste.

Miguel Martinez/MH

De hecho, varios expertos aseguran que los inmigrantes –incluyendo los latinos– están aprendiendo inglés más rápido comparado con las primeras olas que llegaron a Estados Unidos a principio del siglo pasado. Ello, de acuerdo con recientes estudios sobre el tema de la integración cultural, del Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés) y la Academia de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NAS).

Más específicamente, se predice que el porcentaje de inmigrantes que hablan bien o muy bien el inglés aumentará a 70.3 por ciento para el 2030, en comparación con 57.5 por ciento en el 2000, de acuerdo con un informe del centro de investigación Center for American Progress (CAP).

Este mismo estudio pronostica que “los latinos se asimilarán y se integrarán más a la sociedad estadounidense durante los próximos 20 años”.

Los obstáculos
Eso sí, no se puede negar que los hispanos enfrentan retos particulares cuando se trata de la asimilación.

Según Jeanne Batalova, analista principal de políticas para MPI, es importante entender los procesos por los cuales llegan los diferentes grupos de inmigrantes, pues esto suele tener impactos duraderos para cada nacionalidad.

Miguel Martinez/MH

“Hablando de mexicanos y centroamericanos específicamente, la primera generación vino con bajos niveles de ingresos y educación, para ocupar los puestos de trabajo agrícolas que estaba ofreciendo el gobierno estadounidense en los estados fronterizos durante ese momento de la historia,” explicó Batalova.

A raíz de eso, agregó, hasta hoy el proceso de adaptación y asimilación puede ser desafiante para muchos inmigrantes. “Las redes que ellos tienen establecidas suelen ponerlos en contacto con trabajos no calificados, y muchos se quedan atrapados ahí. Además, hablando del estatus legal, es muy difícil que los indocumentados se puedan mudar de esas comunidades y encontrar otros tipos de trabajo en otras partes del país”, dijo.

Añadió que esto es diferente a lo que han experimentado otras clases de inmigrantes, por ejemplo los asiáticos, quienes históricamente han venido a EE.UU. con mayores niveles de educación e ingresos, para estudiar y luego trabajar en industrias tales como la tecnología y la medicina, las cuales ofrecen mejores sueldos y oportunidades profesionales.

Por otro lado, Batalova asegura que la historia suele ser diferente para los niños latinos.

Miguel Martínez/MH

“Lo que hemos encontrado es que, generalmente, en términos de la educación, el lenguaje y la capacidad económica, los niños hispanos tienen mayor éxito en cuanto al proceso de integración, comparado con sus padres”, explicó. “Lo que se ve mucho es que los inmigrantes animan más a sus niños a que vayan a la universidad y que logren el éxito, sin importar el costo a la familia”, agregó.

Y aunque la integración tiene su lado negativo –por ejemplo, los estudios demuestran que, con el tiempo, la salud de los inmigrantes tiende a empeorarse– mientras más se asimilan los inmigrantes, más beneficios aprovechan.

“EE.UU. tiene una economía fuerte y diversa, y saber mejor cómo navegar el sistema educativo y tener éxito y ganar mayores ingresos… los inmigrantes y sus familias se benefician mucho cuando logran este tipo de capital”, aseveró Batalova.

Destacó, además, que asimilarse tiene un impacto psicológico positivo. “A uno se le da una sensación de pertenencia. No solo que uno se siente más como estadounidense, sino que los demás también lo perciben de esa forma. Esto es especialmente importante para los niños quienes nacen aquí o se crían aquí, porque es el único país que conocen”, indicó Batalova.

El futuro
Para Fernández-L’Hoeste, el tema de la integración no es nada nuevo en este país y es algo que seguirá evolucionando en las décadas que vienen.

Miguel Martinez/MH

“La cultura norteamericana siempre se ha influido por los diferentes grupos, somos un país de inmigrantes”, explicó. “Estados Unidos es un país que está creciendo mucho más diverso, y va a seguir pasando. Tarde o temprano, algo que veo pasando es que va a ser un país bilingüe. Y después trilingüe”, predijo el experto, quien recordó que para el año 2044, el Censo estima que los anglos ya dejarán de ser la mayoría. De hecho, se pronostica que los hispanos compondrán un poco más del 25 por ciento – es decir un cuarto – de la población estadounidense.

“Va a ser un Estados Unidos muy interesante”, aseguró Fernández-L’Hoeste.

“No todo va a ser de tinta rosa, también habrá problemas, pero yo veo un Estados Unidos más tolerante, más flexible, más abierto a la diferencia. No es un Estados Unidos perfecto, pero nadie es perfecto,” finalizó el experto.

En cifras:

55

Millones de hispanos viven en Estados Unidos

 

Más de 42.4

Millones de inmigrantes residen en EE.UU., lo que representa el 13.3 por ciento del total de la población.

 

28

Porcentaje de inmigrantes en EE.UU. que son oriundos de México. En total, hay más de 11.7 millones de inmigrantes mexicanos en EE.UU.

25.1

Porcentaje de la población de Estados Unidos que será hispana para el año 2044, según pronósticos oficiales

 

5

Millones de estudiantes en este país, desde kínder hasta el duodécimo grado, cuyo idioma natal no es el inglés

 

Fuentes: Censo y la Academia de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NAS)

Leslie Froelich/Especial para Mundo Hispánico

 

 

Si quieres ver más videos relacionados con la Herencia Hispana visita:

Top Stories