Tributo por víctimas de Virginia terminó en caos y violencia (VIDEO)

Luego de los hechos violentos generados en Virginia, donde la joven Heather Heyer perdió la vida mientras protestaba en contra de supremacistas blancos, cientos de personas y activistas, se congregaron en el Centro de Atlanta, Georgia, para rendir homenaje a la joven con flores, velas y palabras de aliento, y además provecharon para repudiar lo que consideran un “gobierno racista que acumula odio”.

“El odio está en todos lados, tanto en el partido Republicano, como en el Demócrata. Tenemos que parar los ataques en contra de los inmigrantes, los afroamericanos, nuestros hermanos de otros países”, dijo la joven mexicana Susana Durán en la vigilia, que luego se convirtió en marcha y protesta, pues ella, junto a otros organizadores del tributo, decidieron tomar las calles.

También te puede interesar:ICE sorprende con redadas en restaurantes y genera “indignación” (VIDEO)

Cerca de 200 personas marcharon en sentido contrario al tráfico, lo que hizo que la policía local interviniera en la manifestación y los ánimos se caldearan.

Así, el recorrido comenzó en el centro de Atlanta y tuvo como objetivo llegar al parque local Piedmont, donde reposa un monumento de la paz, con una estatua de un soldado confederado y un ángel.
“Vamos a tumbar esa estatua que representa odio, que representa a los nazis, que representa a los que están llenos de odio en el país como el presidente Trump”, exclamó uno de los manifestantes quien no se quiso identificar y tenía su rostro cubierto con una camiseta.

Al llegar al parque, los manifestantes rodearon la estatua y colocaron símbolos antinazis, velas, flores y la foto de la joven quien falleció en los sucesos violentos en Virginia.

Luego la situación se intensificó cuando un grupo de jóvenes encapuchados pintó con espray la escultura y, con una cadena, intentaron derribarla. Sin embargo, en segundos llegó el comandante de la policía local con refuerzos y frenaron la acción tras dispersar a una parte del grupo.

A pesar de ello, otro grupo acorraló al oficial contra la estatua y, al menos durante media hora, lo atacaron con palabras obscenas como “negro cerdo”, gritos contra la policía y preguntas sobre su posición política.

Top Stories