Joe Biden lidera la carrera electoral en Arizona

Compartir
Suscríbete

Suscríbete

Recibe por email todo nuestro contenido.
Foto: AP / Video: MH
  • Joe Biden lidera la carrera en Arizona y algunos medios lo dan por ganador en este estado
  • Sin embargo, simpatizantes de Donald Trump aseguran que “aún hay esperanza” para el republicano
  • Quien gane en Arizona sumará 11 votos electorales

En Arizona la ventaja de Joe Biden se ha reducido a unos 68.000 votos y se ha ido cerrando a medida que ha avanzado el escrutinio, mientras que Donald Trump sigue defendiendo que ha vencido en este estado que otorga 11 votos electorales.

Arizona, un estado en el que las proyecciones de algunos de los principales medios han dado la victoria a Biden, las distancias entre ambos se han acortado, dando un nuevo giro a la teoría de Trump de que aún es posible una victoria demócrata, según reseñó The Daily Mail.

La agencia de noticias The Associated Press ya ha proyectado a Biden como el ganador en Arizona, prediciendo que su ventaja actual es prácticamente difícil de superar, sin embargo, no han hecho oficial la victoria del candidato demócrata.

Ventaja Biden Arizona se reduce a 68 mil votos
Foto: Twitter.

Por su parte, los seguidores de Trump mantienen una pequeña esperanza de que todo pueda cambiar ya que el republicano ganó los lotes de alrededor de 140.000 boletas adicionales del condado de Maricopa que fueron contados entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves.

Después de que se contaron los nuevos votos, los totales de Arizona se situaron en 1.469.341 votos, o 50,49 por ciento, para Biden y 1.400.951 votos, o 48,14 por ciento, para Trump.

De acuerdo con The Daily Mail, para la madrugada de este jueves aún faltaban por contar 400.000 votos en el estado hasta la madrugada del jueves.

Paul Bentz, un encuestador republicano de la consultora HighGround, le dijo a Arizona Republic que Trump tendría que ganar el 57.6 por ciento de las boletas pendientes en el estado para superar la ventaja de Biden.

Bentz aseguró el miércoles que la campaña del presidente todavía “tiene una oportunidad”.

Si Trump ganase en Arizona podría ser reelecto aún perdiendo en alguno de los otros estados claves como Nevada, Georgia o Carolina del Norte.

Por otro lado, decenas de simpatizantes del presidente Donald Trump acudieron el miércoles a centros de recuento de sufragios en Detroit y Phoenix conforme los resultados se iban inclinando en contra de Trump, mientras que miles de manifestantes en contra del mandatario y que exigen que se cuenten todos los votos en la indefinida contienda presidencial salieron a las calles de varias ciudades del país.

“¡Detengan el conteo!”, coreaban los partidarios del presidente en Detroit. “¡Detengan el robo!”, exclamaron en Phoenix, de acuerdo con The Associated Press.

Las protestas se registraron mientras el presidente insistía sin pruebas que había graves problemas con la votación y el escrutinio, y los republicanos presentaban demandas en varios estados sobre las elecciones.

Los manifestantes en Phoenix llenaron gran parte del estacionamiento en el centro electoral del condado de Maricopa, donde la policía vigilaba tanto el exterior del edificio como el proceso de escrutinio dentro.

El representante Paul Gosar, republicano de Arizona y férreo defensor de Trump, se sumó a la multitud y afirmó: “No vamos a dejar que roben estas elecciones. Punto”.

Sin embargo, seguía habiendo observadores de los dos grandes partidos dentro del centro electoral mientras las boletas se procesaban y contaban, y el proceso se emitía en vivo a través de internet en todo momento.

Dos importantes funcionarios del condado, uno demócrata y otro republicano, emitieron un comunicado expresando su preocupación por cómo se había extendido al desinformación sobre la integridad del proceso electoral.

“Todo el mundo debería querer que se cuenten todos los votos, ya fueran por correo o presentados en persona”, afirmó el comunicado firmado por Clint Hickman, presidente republicano de la Junta de Supervisores de Maricopa, y el supervisor demócrata Steve Gallardo. “Una votación precisa requiere tiempo (…) Esto es una prueba de democracia, no de fraude”.

Entre tanto, desde la ciudad de Nueva York a Seattle, miles de manifestantes salieron a la calle para reclamar que se contaran todos los votos.

En Portland, Oregon, donde se han registrado protestas periódicas durante meses, la gobernadora, Kate Brown, desplegó a la Guardia Nacional cuando los manifestantes cometieron lo que las autoridades describieron como violencia generalizada en el centro de la ciudad, lo que incluyó reventar ventanas. Los manifestantes en Portland protestaban por temas desde la brutalidad policial al conteo de votos.

“Es importante confiar en el proceso, y el sistema que ha garantizado elecciones libres y justas en este país durante décadas, incluso en épocas de grandes crisis”, dijo Brown en un comunicado. “Todos estamos juntos en esto”.

Richard March dijo haber acudido a una marcha contra Trump en Portland pese a tener un problema cardiaco que le hacía vulnerable al COVID-19.

“Cuestionar estas elecciones tiene consecuencias terribles para nuestra democracia”, dijo. “Creo que ahora somos una sociedad muy polarizada, y me preocupa lo que va a pasar en los próximos días y semanas y meses”.

En Nueva York, cientos de personas pasaron junto a tiendas de lujo protegidas con tablones en la Quinta Avenida. En Chicago, los manifestantes marcharon por el centro y junto a una calle al otro lado del río de la Trump Tower.

Protestas similares, en ocasiones sobre las elecciones y en otras sobre la desigualdad racial, se desarrollaron en por lo menos media docena de ciudades, incluidas Los Ángeles, Seattle, Houston, Pittsburgh, Minneapolis y San Diego.

Michigan ha estado en alerta durante varios meses por inquietudes de violencia política. En la primavera, varios manifestantes en contra del gobierno portaron armas al Capitolio estatal durante protestas contra las restricciones implementadas por la pandemia, y seis hombres fueron arrestados el mes pasado bajo cargos de conspirar para secuestrar a la gobernadora, Gretchen Whitmer.

Las manifestaciones en Detroit comenzaron poco antes de que The Associated Press declarara al demócrata Joe Biden como ganador en Michigan.

Un video grabado por medios locales mostraba a manifestantes descontentos reunidos afuera del centro de convenciones TCF y dentro del vestíbulo, gritando consignas de “¡Detengan el conteo!” y “¡Detengan la votación!”. Varios policías impidieron que ingresaran a la zona de conteo de votos.

Horas antes, la campaña republicana interpuso una demanda en un intento por suspender el recuento de votos, exigiendo que la secretaria de Estado de Michigan, la demócrata Jocelyn Benson, permitiera la presencia de más inspectores. Trump ha insistido en repetidas ocasiones sin presentar evidencia que existen problemas graves con la votación y el conteo.

Archivado como: Ventaja Biden Arizona

Regresar al Inicio