Compañía de EEUU prueba vacuna para COVID-19 en Australia

Compañía Novavax comenzó ensayos clínicos en humanos de una vacuna para el COVID-19 en Australia que ha mostrado buenos resultados.

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Compañía estadounidense comenzó ensayos clínicos en humanos de una vacuna para el COVID-19 en Australia
  • 131 voluntarios probarán la seguridad de la vacuna y buscarán los primeros indicios de su efectividad
  • Las pruebas en animales indicaron que la vacuna es efectiva con pequeñas dosis

Una compañía estadounidense de biotecnología anunció el martes el inicio de ensayos clínicos en humanos en Australia de una vacuna para el coronavirus con la esperanza de tenerla lista este año, reseñó The Associated Press.

Novavax ha dado inicio a la primera fase del ensayo en la que 131 voluntarios probarán la seguridad de la vacuna y buscarán los primeros indicios de su efectividad, comentó el médico Gregory Glenn, principal investigador de la compañía.

Alrededor de una decena de vacunas experimentales se encuentran en la fase inicial de pruebas o se disponen a iniciarlas, principalmente en China, Estados Unidos y Europa.

De momento no está claro si alguna de las candidatas al final demostrará ser segura y efectiva. Pero muchas vacunas funcionan en distintas formas, y son fabricadas con diferentes tecnologías, aumentando las probabilidades de que al menos una tenga éxito.

“Estamos haciendo dosis y la vacuna al mismo tiempo previendo que podremos demostrar que está funcionando y que podremos empezar a distribuirla para finales del año”, dijo Glenn durante una conferencia de prensa virtual en Melbourne desde la sede de Novavax en Maryland.

Las pruebas en animales indicaron que la vacuna es efectiva con pequeñas dosis. Novavax podría fabricar por lo menos 100 millones de dosis este año y 1.500 millones en 2021, señaló Glenn.

Añadió que desde marzo, la producción de la vacuna, llamada NVX-CoV2373, se intensificó luego de una inversión de 388 millones de dólares por parte de la Coalición para la Innovación en la Preparación de Epidemias, con sede en Noruega.

Se tiene previsto que los resultados de la primera fase de los ensayos clínicos en Melbourne y Brisbane se den a conocer en julio, dijo Novavax. Después de eso, miles de candidatos de varios países se involucrarían en la segunda fase.

El ensayo comenzó con seis voluntarios que fueron inyectados con la potencial vacuna en Melbourne el martes, dijo Paul Griffin, experto en enfermedades infecciosas para el colaborador australiano Nucleus Network.

La mayor parte de las vacunas experimentales en proceso tienen el objetivo de entrenar al sistema inmunológico a reconocer las proteínas espiga que se extienden desde la superficie del coronavirus, aprestando al cuerpo a reaccionar si llegara a estar expuesto al virus real.

Algunas de las candidatas están hechas utilizando sólo el código genético para esa proteína, y otras se valen de un virus inocuo para proporcionar la información.

Algunos de los otros proyectos de vacuna siguen el estilo tradicional, utilizando virus muertos completos.

Novavax agrega una nueva clase a esa lista, conocida como vacuna recombinante. La compañía utilizó ingeniería genética para cultivar copias inocuas de la proteína del coronavirus en células de insectos en un laboratorio.

Los científicos extrajeron y purificaron la proteína, y la empacaron en nanopartículas del tamaño del virus.

“La manera como hacemos una vacuna es que nunca tocamos el virus”, le dijo Novavax a The Associated Press el mes pasado. Pero a fin de cuentas, “para el sistema inmunológico tiene el mismo aspecto que un virus”.

OMS pausa ensayos clínicos con hidroxicloroquina

La Organización Mundial de la Salud informó el lunes que suspenderá temporalmente el uso de la hidroxicloroquina —el medicamento antimalárico que el presidente estadounidense Donald Trump dice que está tomando— en su estudio global de tratamientos experimentales para COVID-19, porque sus expertos necesitan evaluar toda la evidencia disponible hasta la fecha.

Durante una conferencia de prensa, el director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo que a la luz de un artículo publicado la semana pasada en la revista The Lancet que mostró que la gente que toma la hidroxicloroquina tenía un mayor riesgo de morir o desarrollar problemas cardíacos, habría una “pausa temporal” en la sección de hidroxicloroquina de su ensayo clínico global.

“Esta preocupación está relacionada con el uso de hidroxicloroquina y cloroquina para tratar al COVID-19”, dijo Tedros, y añadió que los medicamentos son tratamientos aprobados para personas con malaria o enfermedades autoinmunes.

Otros tratamientos que son parte del ensayo, como el medicamento experimental remdesivir y una terapia combinada usada contra el VIH, todavía se están probando.

Tedros comentó que el grupo ejecutivo detrás del ensayo global de la OMS, denominado “Solidaridad”, se reunió el sábado y decidió llevar a cabo una revisión exhaustiva de toda la información disponible sobre la hidroxicloroquina y que su uso en el ensayo se suspendería por ahora.

El médico Michael Ryan, director de emergencias de la OMS, dijo que hasta la fecha no había indicios de problemas de seguridad con la hidroxicloroquina en el ensayo de la OMS, pero que ahora los estadísticos analizarían la información.

“Sólo estamos actuando por precaución con base en los resultados más recientes de todos los estudios para garantizar que podamos continuar de manera segura con esa sección del ensayo”, comentó. La OMS señaló que espera tener más detalles en las próximas dos semanas.

Archivado como: vacuna para coronavirus Novavax

La semana pasada, el presidente Trump anunció que tomaba hidroxicloroquina aunque no ha dado positivo al COVID-19. Su propio gobierno ha alertado que el medicamento puede tener efectos secundarios mortales, y tanto la Agencia Europea de Medicamentos como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos advirtieron a los profesionales de la salud el mes pasado que el fármaco no debería usarse para tratar al COVID-19 fuera de hospitales o entornos de investigación debido a numerosos efectos secundarios que en algunos casos pueden ser letales.

La hidroxicloroquina y cloroquina están aprobadas para tratar el lupus y la artritis reumatoide y para prevenir y tratar la malaria, pero ninguna prueba rigurosa a gran escala ha encontrado que sean seguras o efectivas para prevenir o tratar al COVID-19.

Archivado como: vacuna para coronavirus Novavax

Etiquetas: ,
Continua artículo relacionado