Trump quiere el voto hispano y lo busca por cada rincón de EE.UU.

  • Donald Trump busca votos en su campaña de reeleción en los lugares más insospechados.
  • Intenta ganar votantes hispanos donde las comunidades no son muy grandes, como Pensilvania.
  • Pero será difícil porque Trump ha mostrado una gran hostilidad hacia los inmigrantes.

La campaña de reelección de Donald Trump está buscando votos en los lugares más insospechados, intentando ganar simpatizantes hispanos en estados donde no hay grandes comunidades, como Pensilvania.

Su segunda campaña, mucho mejor financiada y organizada que la anterior, intenta aprovechar cualquier posible ventaja táctica, lo que incluye tratar de capturar incluso pequeños grupos de votos hispanos confiando en que ayuden en las batallas más ajustadas.

Voto hispano Trump

Mirna Orellana, a la izquierda, organizadora comunitaria para el grupo sin fines de lucro We Are Casa, ayuda a Karyme Navarro, a la derecha, a rellenar un formulario para registrarse como votante en York, Pensilvania, el 30 de septiembre de 2019. (AP Foto/Will Weissert)

“Creo que se ganan las campañas con lo que llamamos ‘tajaditos’. Bocaditos. Hay que hacer un poco de esto y un poco de aquello”, comentó Bertica Cabrera Morris, nacida en Cuba y miembro del grupo asesor “Latinos for Trump”. “No necesitas a todo el mundo de todos los grupos, pero tienes que tener un poquito de todo”.

Por muchos motivos, incluida la hostilidad del presidente de Estados Unidos hacia los inmigrantes, será una tarea difícil.

Eso quedó claro una tarde reciente en York, Pensilvania, cuando Karyme Navarro, de 18 años, rellenaba su primer formulario de registro de votante pero se detuvo en una pregunta sobre afiliación política.

Mirna Orellana, organizadora comunitaria del grupo no partisano sin fines de lucro “We Are Casa”, que llevó el formulario a casa de Navarro, no puede defender a ningún partido. Aun así, ha visto suficientes veces la situación como para tener una respuesta preparada. Les dice que si son demócratas, son partidarios de Obama, y si son republicanos, prefieren a Trump.

Navarro asintió y después devolvió el formulario. Había marcado “demócrata”.

Los demócratas cuentan con esas situaciones, con hispanos tan indignados por las medidas y los comentarios de Trump contra los inmigrantes que acudirán en masa a las urnas para impedir su segundo mandato.

Los activistas en la campaña de Trump admiten que el fervor del presidente contra los hispanos no ayuda a su causa. Aun así, dicen que muchos miembros de la comunidad se verán atraídos por la fortaleza de la economía y los valores conservadores. También los demócratas dicen que a menudo, no basta con criticar a Trump para ganarse el apoyo de los hispanos.

Como es comprensible, la campaña de reelección centra sus esfuerzos en estados indecisos como Florida y Nevada, y podría reforzar la posición de Trump en Arizona y Texas. Pero esos esfuerzos redoblados también podrían tener efecto en zonas menos evidentes en las que Trump ganó en 2016, como partes de Pensilvania donde la población latina va en alza y el margen de error es pequeño.

“Los latinos están saliendo de los centros urbanos, apartándose de los feudos demócratas”, dijo José Fuentes, exsecretario de Justicia de Puerto Rico, asesor de la campaña de reelección del presidente y describió Pensilvania como “un ejemplo perfecto”. “Nos estamos centrando de forma específica en esas zonas que pueden ser exitosas para nosotros”, señaló.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+