Trump anuncia salida del secretario del Interior, Ryan Zinke

Luego de que hace algunos días anunciara la salida del jefe del gabinete de la Casa, John Kelly, el presidente Donald Trump dijo esta mañana vía Twitter que el secretario del Interior, Ryan Zinke, dejará su cargo a finales de año.

El mandatario dijo que Zinke “logró mucho durante su mandato” al frente del Departamento del Interior, de aproximadamente dos años. Agregó que la persona que lo reemplace sería anunciada la próxima semana. El candidato que el presidente proponga debe pasar por la confirmación del Senado.

Zinke, quien fuera un congresista republicano de Montana, deja el gobierno semanas antes de que los demócratas tomen control de la Cámara de Representantes, un cambio en el poder que promete intensificar las investigaciones sobre sus polémicas acciones.

Zinke enfrenta varias investigaciones federales debido a la polémica que desataron sus costosos viajes, su actividad política y otros conflictos de intereses.

TE PUEDE INTERESAR: Lady Frijoles presume atributos al más puro estilo de Jennifer López (FOTOS)

Zinke jugó un papel fundamental en los esfuerzos de Trump por dejar sin efecto las regulaciones medioambientales y promover el desarrollo de energías en territorio estadounidense.

Su salida se produce en medio de la movida del presidente para renovar su equipo de gobierno de cara al tercer año de su gobierno. El viernes, Trump nombró al director de Presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, como su nuevo jefe de gabinete.

Un radical del Tea Party en el Despacho Oval

Mulvaney suele presumir de que no hay nadie más de derechas que él en la Casa Blanca de Donald Trump. El presidente estadounidense confió a este ultraconservador la elaboración del presupuesto y ahora lo nombró su nuevo jefe de gabinete, abriendo las puertas del Despacho Oval al “Tea Party”.

Mulvaney, que nació en el extrarradio de Washington hace 51 años pero se crió en las Carolinas, dejó el lucrativo negocio inmobiliario familiar en 2006 para entrar en política. Estaba decepcionado con los republicanos y con el expresidente George W. Bush (2001-2009) por estar hinchando el déficit nacional, la obsesión que le ha acompañado en su carrera.

ES TENDENCIA:

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+