Trump prohíbe las estancias de estadounidenses en todos los hoteles de Cuba

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Trump prohíbe las estancias de estadounidenses en todos los hoteles de Cuba
Foto: Shutterstock / Video: MH
  • Trump prohíbe las estancias de estadounidenses en todos los hoteles de Cuba, como parte de las nuevas sanciones contra la isla
  • La medida estrangula todavía más el sector turístico de la isla, donde todos los hoteles están vinculados al Gobierno cubano
  • Los estadounidenses no podrán alojarse en los hoteles de la isla, ni comprar tabaco o alcohol para traer de vuelta al país

Trump prohíbe las estancias de estadounidenses en todos los hoteles de Cuba, como parte de las nuevas sanciones contra la isla.

El presidente Donald Trump anunció este miércoles nuevas sanciones a Cuba, que prohíben a los estadounidenses alojarse en los hoteles de la isla y comprar tabaco o alcohol para traer de vuelta a su país, en un intento de conquistar a los votantes latinos del estado clave de Florida.

“Hoy anuncio que el Departamento del Tesoro prohibirá a los viajeros estadounidenses alojarse en propiedades cuyo propietario sea el Gobierno cubano”, dijo Trump durante un acto en la Casa Blanca con excombatientes que participaron en 1961 en la fallida invasión de Cuba en la Bahía de Cochinos.

La medida estrangula todavía más el sector turístico de la isla, donde todos los hoteles están vinculados al Gobierno cubano, y deja como única opción a los estadounidenses quedarse en casas particulares de cuentapropistas.

Hasta ahora, los estadounidenses podían quedarse en muy pocos hoteles de Cuba, puesto que el Gobierno de Trump vetó hace tres años las transacciones con empresas controladas por los servicios militares, de inteligencia y de seguridad de Cuba; y las Fuerzas Armadas controlan muchos de los alojamientos de la isla.

Foto: Twitter Trump

Trump prohíbe a estadounidenses alojarse en hoteles de Cuba

En un comunicado, el Departamento del Tesoro explicó que, a partir de ahora, los estadounidenses tampoco podrán alojarse en ninguna propiedad que el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, haya “identificado como propiedad o controlada por el Gobierno cubano” o figuras afiliadas a ese Ejecutivo.

La medida afecta a 433 hoteles de la isla, detalló en una comparecencia ante la prensa Carrie Filipetti, responsable en el Departamento de Estado de la política hacia Cuba y Venezuela.

Además, el Departamento del Tesoro prohibió a los estadounidenses que visiten Cuba traer de vuelta ningún “producto de alcohol o tabaco de origen cubano”, lo que cancela una directiva del expresidente Barack Obama que permitía llevar legalmente en el equipaje esos productos por valor de hasta 100 dólares.

El Gobierno de Trump también amplió las restricciones de viaje a Cuba, donde el turismo de los estadounidenses ya está prohibido, al eliminar la autorización que permitía a sus ciudadanos “asistir u organizar reuniones profesionales o conferencias en Cuba”, algo que ahora solo se permitirá en casos excepcionales, bajo petición.

Desde que llegó al poder en 2017, Trump ha congelado el proceso de normalización de relaciones con Cuba que inició su predecesor, al imponer límites a las remesas y constreñir al sector turístico de la isla.

A medida que se acercan las elecciones del 3 de noviembre, en las que busca un segundo mandato y quiere retener el favor de los estadounidenses de origen cubano en el estado clave de Florida, Trump ha endurecido su discurso hacia La Habana.

“No levantaremos nuestras sanciones a Cuba hasta que todos los prisioneros políticos sean libres, se respeten las libertades de asamblea y expresión, todos los partidos se legalicen y se programen elecciones libres”, subrayó este miércoles Trump.

El Presidente pide acelerar decisión para excluir a los indocumentados del Censo

En el mismo día en que el presidente Donald Trump anunció que impondrá nuevamente la regla de carga pública contra indocumentados, también pide al Tribunal Supremo que acelere su decisión sobre excluir a los indocumentados del Censo que se realiza durante este 2020.

El Gobierno del presidente Donald Trump pidió este martes al Tribunal Supremo de Justicia que apure una decisión sobre el intento del Ejecutivo, para que los inmigrantes indocumentados queden excluidos del Censo.

Los resultados del Censo 2020 son sobre los cuales se distribuyen representaciones políticas y fondos del Gobierno federal.

El Gobierno apeló contra una decisión de tres jueces en Nueva York, según la cual el Congreso no ha otorgado al Poder Ejecutivo las atribuciones para adoptar esa medida.

Jeffrey Wall, abogado del Gobierno, pidió a los magistrados del Supremo que consideren rápidamente el caso, que podría pasar a la audiencia de argumentos a fines de noviembre o comienzos de diciembre.

El censo se realiza en Estados Unidos cada diez años por mandato constitucional, y el propósito de contar a todas las personas presentes en el país es la asignación de representación de los estados en el Congreso y el Colegio Electoral, y de miles de millones de dólares para programas de infraestructura, hospitales, escuelas y asistencia social.

El presidente Trump quiere que, aunque el empadronamiento decenal los cuente, los inmigrantes indocumentados no sean tenidos en cuenta en la próxima ronda de asignaciones políticas y financieras.

“La decisión del presidente asegurará que los ciudadanos estadounidenses no vean su representación en el Congreso disminuida sobre la base de la cuenta de extranjeros sin documentos”, afirmó en una declaración la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany.

Trum Quiere Excluir Indocumentados
FOTO: Shutterstock

En todos los censos realizados desde 1790 todas las personas presentes en el país, fuera cual fuese su situación migratoria, se han tomado en cuenta para la distribución de los escaños en la Cámara de Representantes del Congreso Federal, la cual tiene ahora 435 miembros.

En 2019, Trump intentó que el cuestionario del Censo incluyera una pregunta acerca de la ciudadanía de los residentes en el país, en otra batalla que concluyó con una decisión del Supremo desfavorable para el presidente.

El Censo mismo, a su vez, se ha visto gravemente afectado por la pandemia de COVID-19, y la oficina encargada de realizarlo había propuesto extender hasta el 30 de octubre el plazo del empadronamiento, que inicialmente estaba fijado para julio.

El Gobierno de Trump ha ordenado que se concluya el censo el 30 de septiembre, y la presión para una decisión rápida sobre los indocumentados se suma a la incertidumbre en torno al Tribunal Supremo tras la muerte de la jueza Ruth Bader Gingsburg y la determinación del presidente de que el Senado confirme a quien tome su lugar antes de las elecciones del tres de noviembre.

Con información de Agencia EFE 

Archivado como: Trump prohíbe las estancias de estadounidenses en todos los hoteles de Cuba