Trump nomina a Amy Coney Barrett para el lugar que dejó Ginsburg en Corte Suprema

Compartir
Suscríbete
Suscríbete
Recibe por email todo nuestro contenido.
Trump nomina a Amy Coney Barrett para el lugar que dejó Ginsburg en Corte Suprema
FOTO The Associated Press
  • Trump nomina a Amy Coney Barrett
  • El presidente quiere que la jueza ocupe el lugar que dejó Ginsburg en la Corte Suprema
  • El nombramiento lo hizo Trump desde el Jardín de las Rosas

El presidente Donald Trump anunció el sábado su nominación de la jueza Amy Coney Barrett al puesto que recién quedó vacante en la Corte Suprema por la muerte de Ruth Bader Ginsburg, con el objetivo de poner un histórico sello conservador en el máximo tribunal de Estados Unidos cuando faltan pocas semanas para las elecciones.

“Me presento ante ustedes hoy para cumplir con uno de mis deberes más altos e importantes bajo la Constitución de los Estados Unidos: la nominación de un juez de la Corte Suprema”, dijo el presidente Trump.

Con la nominación de la jueza Coney Barret, se establece una amarga confrontación de confirmación en el Senado, dado que los demócratas se oponen a una nominación en la Corte Suprema antes de las elecciones del tres de noviembre.

Barrett, juez de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito de EE.UU. con sede en Chicago y devota católica romana, ha sido aclamada por conservadores religiosos y otros de la derecha como heredera ideológica del icono conservador Antonin Scalia, el difunto juez de la Corte Suprema para quien ella trabajó.

Pero los liberales dicen que sus opiniones legales están demasiado influenciadas por sus creencias religiosas y temen que su ascenso a la corte más alta de la nación pueda llevar a una reducción de los derechos al aborto reñidos.

New York Post reportó que unas horas antes de que Trump nominara a Amy Coney Barret, se vio a su familia salir de su casa en South Bend, Indiana.

A ella se unieron su esposo Jesse Barrett y seis de sus siete hijos, todos vestidos para una ocasión especial.

 

Amy Conet Barret Ginsburg Corte Suprema
FOTO Twitter

Archivado: Amy Conet Barrett

Su hija Juliet, de nueve años, tomó la mano de su madre mientras echaba un vistazo a las cámaras de noticias que habían instalado un campamento al otro lado de la calle de la ordenada casa de ladrillos de la familia, pero Barrett las ignoró cuidadosamente.

La familia se subió a un Honda Odyssey plateado, con la misma jueza Barrett al volante.

Sin revelar nombres, Trump dijo el viernes que había tomado una decisión y que era “muy emocionante”.

Aunque su objetivo aparente era mantener algo de suspenso en torno a su anuncio personal, la Casa Blanca indicó a los republicanos del Congreso y a aliados externos que la elección era Amy Coney Barrett.

“Bueno, yo no he dicho que sea ella, pero ella es excelente”, dijo Trump sobre la jueza federal con sede en Indiana.

Grupos conservadores y aliados en el Congreso están sentando las bases para un rápido proceso de confirmación, incluso antes de que Trump anunciara oficialmente su selección el sábado en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca.

Ellos, como el presidente, no han perdido tiempo para relevar a la recién fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg, organizando una campaña millonaria de anuncios y alentando a los partidarios a respaldar tanto a la nominada como a la reelección de Trump.

El probable cambio en la composición de la Corte —de Ginsburg, un símbolo liberal, a una ultraconservadora— sería el mayor cambio ideológico desde que Clarence Thomas reemplazó a Thurgood Marshall hace casi tres decenios.

Si es confirmada por el Senado, Amy Coney Barrett proveerá una necesaria asistencia política en momentos en que trata de animar a su base de apoyo. Para los conservadores, será una esperada recompensa por su a veces incómoda adopción de Trump.

Y para los demócratas será otro momento de ajuste de cuentas, ya que el partido está inmerso en una dura batalla para recuperar la Casa Blanca y el Senado.

Los senadores republicanos están preparándose para las audiencias de confirmación en dos semanas y el voto en el pleno se espera para antes del día de la elección.

Los demócratas esencialmente carecen de poder para impedir la votación.

Archivado: Amy Conet Barrett

“Confío en que él va a hacer una excelente nominación”, dijo el líder republicano del Senado, Mitch McConnell, en declaraciones a Fox News.

“El pueblo estadounidense va a mirar detenidamente a la nominada y concluir, como muy probablemente concluiremos nosotros, que ella merece ser confirmada en la Corte Suprema”.

El senador demócrata Dick Durbin dijo por su parte que los republicanos “están determinados a hacerlo lo más pronto posible. Creen que ayudará a Trump a ser reelegido”.

A las pocas horas de la muerte de Ginsburg, Trump dejó en claro su intención de nominar a una mujer en su lugar, después de haber puesto previamente a dos hombres en la Corte y mientras lucha por mitigar la erosión del apoyo entre las mujeres de los suburbios.

Archivado: Amy Conet Barrett

El anuncio de Trump el sábado se producirá antes de que Ginsburg sea enterrada junto a su esposo la próxima semana en el Cementerio Nacional de Arlington.

El viernes, fue la primera mujer en permanecer en capilla ardiente en el Capitolio, y los dolientes acudieron en masa a la Corte Suprema durante dos días antes de eso para presentar sus respetos.

Trump había dicho que estaba considerando a cinco mujeres para la vacante de Ginsburg, pero Amy Coney Barrett estuvo en la Casa Blanca al menos dos veces esta semana, incluso una el lunes para reunirse con Trump.

No se tiene información de que Trump se haya reunido con otras candidatas.

Archivado: Amy Conet Barrett