Trump mensaje Irán: El presidente Trump no está jugando y advierte a Teherán

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump tiene en la mira 52 objetivos iraníes en la mira, en caso de que tenga represalias en Teherán

 Síguenos en Youtube
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
  • Crece tensión entre Estados Undios e Irán
  • Responde presidente de EE. UU. a amenazas
  • Se vislumbra un conflicto bélico sin precedentes

Trump mensaje Irán. El presidente de EE.UU., Donald Trump, aseguró este sábado que tiene identificados 52 objetivos de Irán para responder “muy rápido” y “muy fuerte” a las eventuales represalias de Teherán por la muerte en un ataque estadounidense del poderoso comandante iraní Quassim Soleimani.

“Que esto sirva como una advertencia de que si Irán ataca a cualquier estadounidense o activo estadounidense, tenemos identificados 52 sitios iraníes (que representan a los 52 rehenes estadounidenses tomados por Irán hace muchos años), algunos de ellos de muy alto nivel e importantes para Irán y la cultura iraní, y esos objetivos, e Irán mismo, serán golpeados muy rápido y muy fuerte”, dijo Donald Trump en Twitter.

“¡EE.UU. no quiere más amenazas!”, añadió Donald Trump, que eligió el número 52 por los 52 funcionarios estadounidenses que fueron tomados como rehenes en el asalto a la Embajada de Estados Unidos en Teherán en 1979, cuando los dos países dejaron de tener relaciones diplomáticas.

Donald Trump consideró que la República Islámica “está hablando con mucha osadía sobre atacar algunos objetivos estadounidenses” en respuesta a la muerte en un ataque con drones en Bagdad de Soleimani, arquitecto de la política de Irán en Oriente Medio, y del vicepresidente de la Multitud Popular iraquí, Abu Mahdi al Mohandes. La información está en varias páginas de internet como El Universal.

Y, debido a esas amenazas de Irán, que continuaron hoy, Donald Trump justificó sus nuevas advertencias.

Ayer mismo, sin embargo, el mandatario Donald Trump aseguró que había ordenado eliminar a Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní y considerado un héroe en el país persa, con el objetivo de “parar una guerra” y no para comenzar ningún tipo de conflicto.

El Gobierno de Donald Trump ha argumentado que el objetivo de matar a Soleimaní era impedir un “ataque inminente” que habría puesto en peligro la vida de militares y diplomáticos de EE.UU. en Oriente Medio, región en la que están desplegados entre 60.000 y 70.000 soldados estadounidenses.

Donald Trump volvió hoy a responsabilizar a Soleimani de la muerte el pasado 27 de diciembre de un contratista estadounidense en un ataque contra una base militar en Irak y aseguró que el comandante iraní también orquestó el asalto a la embajada de EE.UU. en Bagdad, que se produjo en respuesta a bombardeos estadounidenses en Siria e Irak.

Irán ha prometido que tomará represalias y, en respuesta, EE.UU. comenzó este sábado a enviar a Oriente Medio a entre 3.000 y 3.500 soldados, informó hoy la cadena Fox.

Trump mensaje Irán: El presidente Trump no está jugando

La decisión de Donald Trump ha provocado caídas en bolsa, subidas del precio del petróleo y ha despertado entre varios países, incluidos aliados de Washington, el temor a un conflicto armado.

A nivel interno, varios legisladores de la oposición demócrata han criticado que Donald Trump no les informara previamente del ataque.

Finalmente, este sábado la Casa Blanca formalmente envió información al Congreso sobre la operación para eliminar a Soleimani, aunque los detalles están clasificados y es posible que no se hagan públicos.

Trump mensaje Irán: El presidente Trump no está jugando

Por su parte, miles de personas se echaron este sábado a la calle en 70 ciudades de EE.UU. para pedir la salida de las tropas estadounidenses de Oriente Medio y rechazar el ataque que ordenó el presidente Donald Trump para acabar con la vida del poderoso comandante iraní Quassim Soleimani.

En Lafayette Square, frente a la Casa Blanca, unas trescientas personas se reunieron en el acto central de las protestas.

Entre los manifestantes se encontraban la actriz Jane Fonda, que tiene una gran historia de activismo y en los últimos meses ha estado protestando en Washington contra la crisis climática.

“El movimiento climático y el movimiento pacifista deben convertirse en un único movimiento”, dijo Fonda, de 82 años, frente a una multitud que la aplaudía y vitoreaba.

“La gente más joven debería saber que todas las guerras que se han luchado desde que nacieron, todas, han sido por petróleo (…) No podemos perder más vidas, matar a más personas y arruinar el medio ambiente por petróleo y combustibles fósiles”, clamó la actriz.

El discurso de Fonda, vestida con un abrigo y gorro negros, fue la antesala de una decena de activistas que, a través de un altavoz, pidieron acabar con el “imperialismo” de EE.UU. en el mundo.

Entre los participantes, había niños, ancianos y muchos jóvenes que mostraron pancartas que ridiculizaban a Trump, estaban adornadas con flores y símbolos hippies o pedían la retirada de los entre 60,000 y 70,000 soldados estadounidenses desplegados actualmente en Oriente Medio.

“Trump, la gente dice: no queremos guerra con Irán. Saca las tropas estadounidenses de Irak”, rezaba con letras negras y rojas una de las pancartas principales.

Los convocantes de las manifestaciones en todo EE.UU. fueron, entre otros, Answer Coalition y Code Pink, dos grupos pacifistas que ganaron popularidad después de la invasión de Irak en 2003.

Trump mensaje Irán: El presidente Trump no está jugando

Las ciudades que salieron a las calles incluyeron Nueva York y Miami, donde la participación fue más baja que en Washington.

En Nueva York, la protesta fue convocada en la icónica Times Square, junto a las oficinas de reclutamiento del Ejército estadounidense que se alojan en el centro de la plaza, en el conocido monumento de luces rojas, azules y blancas que representan la bandera del país.

En las últimas horas, Nueva York ha reforzado su seguridad en lugares clave ante el miedo de que Irán tome represalias por la muerte en un ataque estadounidense en Bagdad de Quassim Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, y del vicepresidente de la Multitud Popular iraquí, Abu Mahdi al Mohandes.

Muestra de ese aumento de la seguridad fueron la decena de policías armados que hoy se apostaron junto a los manifestantes, que se contaban por decenas.

La presidenta de una de las organizaciones presentes, “Veterans for peace” (Veteranos por la paz), Susan Schnoll, exmilitar de la Marina, dijo a Efe que esperaba que más gente se una a la causa y expresó temor porque, a su juicio, “Estados Unidos está al borde de la guerra con Irán”.

“Esto es un juego para el presidente Trump”, criticó, señalando que el mandatario ha utilizado la Administración que dirige para hacer “lo que él quería”, en referencia al ataque a Quassim Soleimani.

Entretanto, en Miami, una veintena de personas se reunieron en el monumento de la Antorcha de la Amistad, en el Parque Bayfront, en el centro de la ciudad, para pedir la salida de EE.UU. de Irak y mostrar pancartas con mensajes como: “envíen a los chicos a la universidad, no a la guerra”.

Trump mensaje Irán: El presidente Trump no está jugando

Mientras las manifestaciones se sucedían en el país, Trump jugaba al golf cerca de su club privado de Mar-a-Lago, en West Palm Beach (Florida), donde se encuentra pasando las Navidades.

Más tarde, acudió a Twitter para amenazar a Irán y avisar de que lo bombardeará si toma represalias por la muerte de Soleimaní, considerado un héroe en el país persa.

En concreto, el mandatario aseguró que tiene identificados 52 objetivos de Irán para responder “muy rápido” y “muy fuerte” en caso de ataque. Explicó que eligió ese número por los 52 estadounidenses que fueron tomados como rehenes en el asalto a la Embajada de EE.UU. en Teherán en 1979.

Entre los objetivos que ha seleccionado EE.UU. se encuentran lugares de mucha importancia para “Irán y la cultura iraní”, explicó el mandatario, que no ofreció más detalles.

La destrucción deliberada de un patrimonio histórico está considerada como un crimen de guerra por Naciones Unidas.

Con información de EFE

Continua artículo relacionado