Trump confirma muerte de Al-Baghdadi, líder del Estado Islámico (VIDEO)

  • El presidente Donald Trump envió un importante mensaje para Estados Unidos poco después de las 9.00 de esta mañana.
  • Trump confirmó la muerte del líder del Estado Islámico en un ataque militar en Siria.
  • “Está muerto”, anunció Trump sobre el líder del Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, quien era el hombre más perseguido del mundo.

El presidente Donald Trump confirmó en la mañana de este domingo la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, líder del Estado Islámico.

Como se había prometido horas antes, el presidente Donald Trump se dirigió a la nación para hacer un importante anuncio este domingo, en el que explicó cómo se desarrolló el ataque militar de tropas estadounidenses en Siria donde murió Al-Baghdadi.

“Está muerto”, afirmó el mandatario al iniciar la conferencia de prensa desde el Salón Diplomático de la Casa Blanca.

“Anoche, el líder terrorista número uno del mundo ha sido llevado ante la justicia”, mencionó.

Al Baghdadi se suicidó durante la operación militar al activar un chaleco explosivo, acción con la que también mató a tres de sus hijos, detalló Trump. “Murió como un perro, murió como un cobarde”, agregó.

Trump dijo que murió “lloriqueando y gritando por todo el camino”.

“Era un hombre enfermo y depravado”, agregó el presidente, “y ahora se ha ido”.

Expuso que las fuerzas especiales de Estados Unidos ejecutaron una “incursión audaz” que duró alrededor de dos horas, durante las cuales un gran número de compañeros de Al Baghdadi fueron abatidos.

Trump dijo que no hubo personal estadounidense muerto y que 11 niños presentes no resultaron heridos.

Abu Bakr al-Baghdadi, el recluido líder del grupo extremista Estado Islámico (EI) que dirigió su yihad global y que se convirtió quizá en el hombre más perseguido del mundo, murió tras un ataque del Ejército estadounidense en Siria.

Al-Baghdadi fue atacado en la provincia siria de Idlib, según había dicho el sábado por la noche a Associated Press un funcionario de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, adelantó que habría un gran anuncio al tuitear el sábado por la noche: “¡Acaba de pasar algo muy grande!”.

El vocero de la Casa Blanca Hogan Gidley había dicho que el presidente haría un “importante anuncio” a las 9.00 de la mañana de este domingo, hora del este de Estados Unidos. Y así fue.

El ataque se produjo entre preocupaciones porque la reciente retirada estadounidense del nordeste de Siria pueda dar nuevas fuerzas al grupo armado, que ha perdido el control de un extenso territorio.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que monitorea la guerra en Siria, informó de un ataque de la coalición internacional tras la medianoche del sábado al domingo realizado por un escuadrón de ocho helicópteros y un avión de combate, contra posiciones de los Hurras al-Deen (Guardianes de la Yihad, un grupo adscrito a Al Qaeda) y donde se creía que había ocultos miembros del grupo EI, en la zona de Barisha, al norte de la ciudad de Idlib.

Los helicópteros, según el grupo, atacaron posiciones del grupo EI con intensos bombardeos durante unos 120 minutos, mientras los yihadistas respondían con armas pesadas contra los helicópteros.

El Observatorio Sirio, con sede en Gran Bretaña, documentó la muerte de 9 personas como resultado del ataque.

En un primer momento no estaba claro si Al-Baghdadi era uno de ellos, indicó el grupo, señalando que era probable que la cifra de víctimas mortales creciera dado el alto número de heridos.

En un principio no fue posible confirmar de dónde procedía la información sobre el paradero del líder extremista, aunque funcionarios iraquíes y kurdos reclamaron haber jugado un papel.

Por su parte, el Ejército turco dijo en Twitter que antes de la operación en Idlib había intercambiado “información” y se había coordinado con mandos militares estadounidenses.

Las fuerzas kurdas parecieron presentar la muerte de Al-Baghdadi como una victoria conjunta para su maltrecha alianza con Washington, semanas después de que Trump ordenara una retirada de las fuerzas estadounidenses en el nordeste de Siria, lo que en la práctica dejó abandonados a sus aliados ante una gran ofensiva turca.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+