Plan de Trump busca incluir alimentos poco nutritivos en ‘food stamps’

  • Sumado a las restricciones que pretenden imponer algunos estados, la idea de Trump para las ‘food stamps’ (cupones de comida) es criticada por no garantizar una alimentación saludable a los más pobres
  • La propuesta echa por tierra los esfuerzo del gobierno de Obama de garantizar alimentos básicos que nutran a la población más vulnerable
  • Revelan quiénes serían en cambio los verdaderos beneficiarios del plan

El gobierno de Donald Trump pretende considerar productos como queso en ‘spray’ enlatado, carne seca, salsa de queso para nachos y burritos congelados como alimentos básicos bajo una propuesta que podría permitir a más tiendas minoristas a aceptar ‘food stamps’, informó The Washington Post.

La regla propuesta por el Food and Nutrition Service cambia el llamado Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria, o SNAP por sus siglas en inglés, anterior y popularmente conocido como ‘food stamps’, y ha generado reacciones negativas en grupos como el Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPI), que argumenta que el gobierno está sacrificando la salud pública por el bien de las tiendas minoristas o tiendas de conveniencia.

“Lo que están es intentando hacerles el camino más fácil a las tiendas para que no pongan en sus anaqueles comida real para aprovecharse de los beneficios del SNAP”, dijo Margo Wootan, vicepresidente de nutrición del CSPI.

El cambio propuesto por el gobierno de Trump para las ‘food stamps’, según sus críticos, desplaza un mandato de la era de Obama en el que se proveía a beneficiarios del SNAP de acceso a alimentos más saludables. La ley agrícola de 2014 autorizaba al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) a exigir a las tiendas autorizadas a recibir pagos con SNAP a ofrecer una amplia variedad de productos saludables, en un intento para combatir la malnutrición en los estratos sociales bajos, donde por lo general las familias no tienen acceso a frutas y vegetales frescos.

Tales reglas dejaron de implementarse en 2016, durante el gobierno de Obama, pero requerían que las tiendas aprobadas por el programa SNAP a tener en sus estantes siete variedades de productos en las cuatro categorías en que están tipificados los alimentos básicos: productos lácteos; frutas y vegetales; panes y cereales; carnes, pollos y pescados. No obstante, el Congreso impidió que el USDA implementar las nuevas reglas hasta que la agencia modificara su definición de que alimentos califican como una variedad apropiada.

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+