Trump declara estado de emergencia en Texas por tormenta Hanna

Redacción MundoHispánico
Actualizado en

  • El presidente Trump aprobó la declaración del estado de emergencia en Texas tras el impacto de la tormenta Hanna.
  • Esta declaración da acceso a las autoridades estatales y locales a la asistencia por parte de agencias federales, entre ellas FEMA.
  • Degradada a tormenta tropical, Hanna pasó sobre la frontera entre Estados Unidos y México con vientos de casi 50 millas por hora.

El presidente Donald Trump aprobó este domingo la declaración del estado de emergencia en Texas, que ha sido duramente afectado por la ahora depresión tropical Hanna, que avanza por el noroeste de México tras azotar con fuertes lluvias y vientos la costa sur texana, donde tocó tierra como el primer huracán de la temporada en el Atlántico.

La declaración permite que las autoridades estatales y locales en Texas accesan a recursos de ayuda federales para casos de desastres y permite que agencias del Gobierno federal, como FEMA, brinde asistencia en las zons más afectadas por la tormenta Hanna, al parecer las ubicadas en la costa sur del estado.

Entre los condados que se beneficiarán con los recursos federales están Aransas, Bee, Bexar, Brazoria, Brooks, Calhoun, Cameron, Dimmit, Duval, Fort Bend, Galveston, Goliad, Harris, Hidalgo, Jackson, Jim Hogg, Jim Wells, Kenedy, Kleberg, La Salle, Live Oak, Matagorda, McMullen, Nueces, Refugio, San Patricio, Starr, Victoria, Webb, Wharton, Willacy y Zapata.

Un día después de azotar tierra firme con fuerza de huracán, Hanna arrasó este domingo con la costa de Texas en el Golfo de México con fuertes vientos y aguaceros que destruyeron botes, inundaron las calles y dejaron sin electricidad a una región que ya sufría un repunte de casos de coronavirus.

Degradada a tormenta tropical, Hanna pasó sobre la frontera entre Estados Unidos y México con vientos de casi 85 kilómetros por hora (50 millas por hora), informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés).

Está previsto que arroje hasta 45 centímetros (18 pulgadas) de lluvia en algunas partes del sur de Texas y el noreste de México.

Las comunidades fronterizas cuyos sistemas de salud ya estaban abrumados por los casos de COVID-19 recibieron a víctimas, e incluso algunos pacientes tuvieron que ser trasladados vía aérea a ciudades más grandes.

Los estados costeros batallaron este año para ajustar sus planes de emergencia por huracanes para tomar en cuenta al virus, y Hanna fue la primera prueba grande. El gobernador Greg Abbott dijo el sábado que algunas personas que necesitaban refugio fueron alojadas en habitaciones de hotel para mantenerlas separadas de otros.

Search

+