Sin fiebre, Trump completa segunda dosis de Remdesivir y la Casa Blanca lo muestra trabajando

Compartir
Suscríbete
Suscríbete a Nuestro Boletín
Recibe por email las noticias más destacadas
Sin fiebre, Trump completa segunda dosis de Remdesivir y la Casa Blanca lo muestra trabajando
Foto: AP/ Video: MH
  • El presidente Donald Trump completó la segunda dosis de Remdesivir en su lucha contra el coronavirus.
  • El más reciente informe médico indicó que Trump continúa con el Remdesivir y no ha presentado fiebre.
  • Además del Remdesivir, Trump está tomando aspirinas, según su equipo médico.

El presidente Donald Trump recibió la segunda dosis del Remdesivir y no ha presentado fiebre, indicó el reciente reporte médico emitido a las 9.08 de la noche del sábado. Mientras, la Casa Blanca difundió fotografías donde lo muestran trabajando desde el hospital.

Relacionado

La secretaria de prensa de la Casa Blanca y asistente del presidente, Kayleigh McEnany, publicó en Twitter otro reporte médico de Trump en la noche del sábado.

En el informe se indicó que el mandatario continuaba bien y que había logrado un “progreso sustancial” desde que recibió el diagnóstico de coronavirus el viernes.

Trump completó su segunda dosis de Remdesivir sin complicaciones, no ha presentado fiebre ni ha necesitado oxígeno suplementario y ha tenido un nivel de saturación de oxígeno entre 96 y 98% todo el día, detalló el reporte médico.

El presidente pasó casi toda la tarde del sábado trabajando y se ha estado moviendo por la suite médica sin dificultad, agregó el informe.

Este domingo, Trump seguirá en observación médica mientras sigue el tratamiento con Remdesivir y continúa realizando sus labores como presidente, concluyó el reporte de salud.

Por otra parte, la Casa Blanca difundió el sábado por la noche dos fotografías que muestran a Trump firmando un folio en su oficina en el Centro Médico Militar Walter Reed.

Trump fue fotografiado en la suite presidencial del hospital donde fue admitido el viernes por la noche luego de su prueba positiva de coronavirus.

El presidente intentó asegurar al público que su salud estaba mejorando el sábado después de que se supo que tenía problemas para respirar y que podría haber estado con oxígeno en la Casa Blanca antes de ser hospitalizado, reseñó Daily Mail.

La Casa Blanca y el equipo médico de Trump insistieron en que el presidente está mejorando y continuó trabajando.

Las dos imágenes publicadas el sábado por la noche se destinaron a mostrar cómo Trump trabaja duro en la oficina contigua y la sala de conferencias de la suite, reseñó el Daily Mail.

“¡El hombre nunca deja de trabajar!”, comentó el subsecretario de prensa Judd Deere mientras publicaba las imágenes en Twitter.

Más temprano el sábado por la noche, Trump había publicado un video en Twitter en reprimenda de los comentarios extraoficiales de su jefe de gabinete, Mark Meadows, que mostraban preocupación por la salud del presidente.

El video fue realizado desde la misma mesa donde más tarde se fotografió a Trump trabajando.

Trump dijo en el video que su condición estaba mejorando, que estaba en tratamientos que eran “milagros de Dios” y que no tenía más remedio que ir al hospital porque no quería esconderse en la Casa Blanca en cuarentena.

Trump declaró que comenzaba a sentirse mejor y confiaba en “regresar pronto”.

Sin embargo, horas antes, Meadows dijo a la prensa afuera del hospital: “todavía no estamos en un camino claro hacia la recuperación completa”.

En el informe más actualizado sobre el estado de salud del presidente, su principal médico manifestó el sábado en la noche un cauteloso optimismo, aunque agregó que el mandatario “no está aún fuera de peligro”, apuntó la agencia de noticias AP.

Trump remdesivir

Las versiones cambiantes y a veces contradictorias crearon una crisis de credibilidad para la Casa Blanca en un momento crucial, en que la salud del mandatario y el liderazgo de la nación están en juego. Ante la previsión de que Trump continúe hospitalizado varios días más y la proximidad de las elecciones presidenciales, los estadounidenses siguen con inquietud su estado de salud, comentó AP.

Además, la salud del presidente representa un asunto de seguridad nacional de suma importancia no solo para las funciones del gobierno de Estados Unidos sino para los países del resto del mundo, aliados y enemigos, según AP.

La información difundida el sábado por el comandante de la Armada, doctor Sean Conley, y otros médicos suscitaron más preguntas que respuestas.

Aunque afirmaron que Trump no ha recibido oxígeno, de acuerdo con una persona enterada del estado de salud de Trump, este sí recibió oxígeno el viernes por la mañana en la Casa Blanca, mucho antes de que lo trasladaran al atardecer en helicóptero al hospital militar. Esta persona solicitó el anonimato a The Associated Press porque no estaba autorizada a hacer declaraciones públicas.

Ayer sábado, Conley señaló que los síntomas de Trump, como tos leve, congestión nasal y fatiga “se están resolviendo y mejoran”, y afirmó que el mandatario no ha tenido fiebre en 24 horas. No obstante, Trump también está tomando aspirinas, lo que reduce la temperatura del cuerpo y podría ocultar o mitigar ese síntoma.

“Está de muy buen humor”, afirmó otro médico, Sean Dooley, quien señaló que las funciones cardiacas, renales y hepáticas del presidente estaban normales y que no tenía problemas para respirar o caminar.

En su informe nocturno sobre el presidente, Conley destacó que Trump “ha estado de pie y desplazándose en su suite médica sin dificultades y efectúa sus actividades”.

“Aunque no está aún fuera de peligro, el equipo mantiene un cauteloso optimismo”, expresó.

En el video desde el hospital, Trump defendió su decisión de haber continuado haciendo campaña y realizando eventos multitudinarios en medio de la pandemia.

“No tenía opción”, manifestó Trump, quien se rehusó a acatar las recomendaciones básicas de salud pública, como el uso de mascarilla.

“Tenía que salir y estar al frente… No me puedo encerrar en una habitación para estar totalmente a salvo… Como gobernante, hay que confrontar los problemas”, aseguró el mandatario.