Trump, amante de la carne, es recibido con comida vegetariana en la India

La cálida ciudad de Ahmedabad vibró con la llegada de Trump. Las calles se llenaron de gente que intentaba ver un momento al presidente de Estados Unidos. En su ruta esperaban calles recién limpiadas, flores y cientos de carteles con la imagen del mandatario y su esposa, Melania Trump.

Su primera parada fue la casa de Gandhi, donde Trump se colocó un chal de oración y se descalzó, ofreciendo la imagen contradictoria de un presidente que tiende a lo grandilocuente caminando en silencio por el humilde asram. Allí vio el telar utilizado por el famoso pacifista y esculturas de monos representando el mantra de Gandhi de “No ver el mal, no escuchar el mal, no decir el mal”, antes de salir hacia el estadio de cricket.

La comitiva de Trump circuló entre vítores de un grupo de seguidores de Modi y trabajadores cuidadosamente seleccionados entre su partido Bharatiya Janata, que pasarían horas de pie junto al arreglado tramo de 22 kilómetros de carretera (14 millas) para ofrecer una gran bienvenida al mandatario en su ruta hacia al recién construido estadio.

Decenas de miles de policías se ocupaban de la seguridad y se había levantado un muro ante una barriada, al parecer para ocultarla de la vista de visitantes presidenciales.

El estadio estaba lleno de gente, muchos con máscaras de Trump y Modi, que esperaron sentados en una calurosa jornada escuchando música india tradicional y popular antes de la llegada de los mandatarios. El mitin “Namaste Trump”, era en cierto modo una continuación del acto “Howdi Modi” que ofrecieron Modi y Trump en Houston el año pasado ante 50.000 personas.

Síguenos para más contenido

Youtube
Página: 1 2 3 4