Trump anuncia plan de abandonar tratado de cielos abiertos

  • Tratado de Cielos Abiertos. El gobierno de Trump notificó a sus socios internacionales que se retirará de importante acuerdo que ha evitado guerras
  • El acuerdo permite a 30 naciones realizar vuelos de observación sin armas sobre sus respectivos territorios, por lo que promueve la confianza y evita guerras
  • Pero Estados Unidos asegura que Rusia lo incumple; se prevé que la medida tense las relaciones con el conocido rival

Tratado de Cielos Abiertos. El gobierno del presidente Donald Trump notificó a sus socios internacionales el jueves que se retirará de un tratado que permite a unas 30 naciones realizar vuelos de observación sin armas sobre sus respectivos territorios. La intención del tratado, firmado hace décadas, es promover la confianza y evitar las guerras.

El gobierno dijo que quiere retirarse del Tratado de Cielos Abiertos porque Rusia lo está violando, y porque las imágenes tomadas por esos vuelos se pueden obtener más rápidamente y a costo menor de satélites del gobierno o comerciales.

Se prevé que la medida tensará las relaciones con Moscú y disgustará tanto a los aliados europeos como a algunos legisladores.

El expresidente Dwight Eisenhower fue el primero en proponer que Estados Unidos y la entonces Unión Soviética permitieran los vuelos de reconocimiento aéreo en sus respectivos territorios en julio de 1955. Moscú rechazó la idea, pero el expresidente George H.W. Bush volvió a proponerla en mayo de 1989 y el tratado entró en vigor en enero de 2002. Hasta el momento lo han firmado 34 naciones. Kirguistán lo ha firmado, pero aún no lo ha ratificado.

Trump se sale de un acuerdo, pero intenta mantener otro

El enviado de paz de Washington a Afganistán hizo su primera visita a Kabul desde que los enfrentados líderes del país llegaran a un acuerdo para compartir el poder, en medio de un aumento de la violencia atribuido sobre todo a una filial del grupo extremista Estado Islámico que ha sido el blanco de una creciente campaña de bombardeos de Estados Unidos.

En una serie de tuits el jueves, Zalmay Khalilzad habló sobre sus reuniones en Doha esta semana con representantes talibanes, y el miércoles con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, y su rival político, Abdullah Abdullah. Todos los encuentros pretendían resucitar un acuerdo de paz firmado en febrero por Estados Unidos y el Talibán.

Khalilzad regresó a Washington el miércoles por la noche.

El enviado pidió una reducción de la violencia en todos los frentes del enquistado conflicto en Afganistán, en el que el Ejército estadounidense lleva inmerso 19 años. También dijo que se ha desperdiciado demasiado tiempo en pasar a la segunda y crucial fase del acuerdo de paz, que contempla conversaciones entre el Talibán y los líderes políticos del país.

Abdullah liderará esos esfuerzos dentro del acuerdo firmado con Ghani, que puso fin a meses de disputa sobre quién ganó las elecciones presidenciales del pasado septiembre. Reconoció la victoria de Ghani, pero dentro de un acuerdo para compartir el poder.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiteró esta semana que a los soldados estadounidenses se les ha encargado de forma inapropiada mantener la seguridad en el país, y pidió a Afganistán que tome el relevo.

Estados Unidos tiene unos 12,000 soldados desplegados en Afganistán, divididos entre operaciones antiterroristas y la misión Apoyo Decidido que lidera la OTAN, que tiene un total de 16,500 efectivos y que instruye y asiste a las Fuerzas de Seguridad Nacional afganas. Washington paga unos 4,000 millones de dólares anuales para mantener el ejército afgano.

Archivado como: Tratado de Cielos Abiertos

Seguir leyendo: Siguiente >

Seguir leyendo:
Siguiente >

Search

+