“¡Desgraciados!”: Así trasladaron a la cárcel a los presuntos feminicidas de Fátima en México (FOTOS)

Cuentan los vecinos que hace más de un año Giovana dejó el domicilio por una pelea entre las familias y se mudó al barrio de San Felipe, donde vivía con Mario Alberto.

Es en ese predio de la manzana 12, lote siete, de la calle San Felipe, la pareja y sus tres hijos fueron vistos por última vez.

Sobre Mario Alberto mencionan que trabajaba en un mototaxi, le gustaban las caguamas, las fiestas e incluso refieren que consumía inhalantes.

A la orilla del portón de la casa que habitaron dejaron varado el mototaxi en el que solía trasladar a la mujer y a sus hijos.

La abuela de Mario Alberto, doña Petra, aún no da crédito de lo sucedido ni que su nieto haya sido el autor de ese crimen, incluso fue una de las tantas mujeres que acudió a los rezos y apoyo a la familia por la pérdida de la pequeña.

“Me duele lo que está pasando, es mi sangre, aún no creo todo lo que dicen que hizo (…), pero sí es culpable, pues que pague. Es preferible verlo preso a saber que algún día será linchado por los habitantes de Tláhuac”, comentó.

Él, reveló la abuela, fue muy indiferente con los parientes, y desde que se casó con Gladis se alejó de su madre y hermanos.

Seguir leyendo: Previous page Siguiente >

Seguir leyendo:
< Regresar Siguiente >

Search

+